El taxista de San Juan del rio

 

Anónimo
Esto le sucedió a un taxista de San juan del río qro, se la contó la hija del mismo, a mi prima y ella me la contó a
mi.

Ocurrió el 30 de octubre del 2014, el señor ruleteaba en su vehículo todo el día y ya cerca de las 10 pm realizaba su último servicio, todos los días a esa hora iba y recogía a unos empleados de una panadería y los llevaba a su casa, ese día cuando ya iba a su casa después de haber dejado a las personas iba por la avenida principal que conduce al centro y vio que había a la orilla un joven que le hacía la parada, el taxista le pensó en pararse ya que se encontraba cansado y ya quería irse a su casa a descansar pero accedió y paro el vehículo, el joven llevaba puesta una sudadera gris y llevaba el gorro puesto sobre la cabeza, cuando sube al vehículo desprendía un olor muy fuerte a humo (como cuando quemas leña), el joven no dijo una sola palabra a lo que el taxista le dice – buenas noches joven, hacia donde lo llevo?

El joven contesto que lo llevara a una finca (no recuerdo el nombre) que esta sobre la carretera a tequisquiapan, y así fue,
el chófer condujo hacia ese lugar, desde que el joven subió al vehículo llevaba inclinada la cabeza hacia abajo y con el gorro puesto no se le apreciaba bien su rostro, el taxista manejaba y para hacerle platica le pregunto: y a que va hacia ese lugar amigo? Y el joven solo contesto: -voy a una fiesta-.

El chófer siguió conduciendo y le empezó a dar miedo y escalofríos por lo que empezó a rezar en su mente, en eso el joven le dice en forma fuerte ¡no reces, porque rezas!!!?

El taxista sacado de onda contesto no estoy rezando, -claro que vas rezando no tengas miedo no te voy hacer nada solo llévame a ese lugar y ya!!

El chófer más sacado de onda aceleró la marcha y siempre en su mente rezando cerca de llegar al lugar donde lo iba a dejar el joven le dijo: -te dije que no rezaras! Bajame ya aquí-, el chófer paro el vehículo y el joven solo le dio un billete de $50 y se bajo, antes de arrancar por el retrovisor solo vio como se desvanecía el joven de los pies a la cabeza en la oscuridad, el taxista se paralizó y rápido como pudo se fue de ahí. Al llegar a su casa le contó a su familia lo ocurrido y nadie lo podía creer, en eso se acordó del billete que le había dado lo traía todavía en la bolsa del pantalón, lo saca para enseñárselos era un billete común y corriente pero desprendía un olor a humo.

Días después de lo ocurrido su hija le estaba contando a mi prima la experiencia de su papá, ellas son maestras trabajan en una primaria de San juan, mientras le contaba la historia en la hora de recreo otra compañera de ellas se les acercó a escuchar, después de haber terminado de contarles la otra maestra le pregunto que como era ese joven su complexión, su cara etc.

La hija del taxista le dijo como lo había visto su papá era delgado, alto y llevaba puesta una sudadera gris y pantalón de mezclilla.
La maestra se quedo pensado un rato y después les dijo, ahí mismo donde le hizo la parada a tu papá un ex novio que tenía cuando yo estaba estudiando en la normal se accidentó en su vehículo y falleció calcinado el era alto y delegado ese día del accidente llevaba puesta una sudadera gris que yo le había regalado en su cumpleaños y a donde tu papá lo llevaba era una finca que tenían los papas de el, ahí íbamos muy seguido en la noche a tomar y fumar…
En la actualidad el taxista tiene ese billete guardado con ese olor tan peculiar. Espero compartas y les guste. Después compartiré más experiencias mías y de mi familia.

4 pensamientos sobre “El taxista de San Juan del rio”

  1. hola muy buenas tardes quisiera saber si me daría el permiso de publicar sus historias en mi pagina de terror con sus créditos correspondientes… están muy buenas un saludo espero su respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *