Sucesos Extraños (Fantasmas reales)

Sucesos Extraños (Fantasmas reales)

Buen día a todos!! Tiene ya algún tiempo que no escribía un relato de terror en esta página, debo decir que solo era un breve receso por las fechas decembrinas pero, ya estamos de regreso con nuevas ideas y relatos para contarles. Mi siguiente relato continua narrando la serie de sucesos extraños que ocurren en la casa donde actualmente habito y que es de mis suegros. Ya antes les he platicado que se ha visto desde un pequeño niño de 5 años que corre por toda la casa y que en una ocasión hasta el teléfono contesto hasta una mujer que aspecto muy tétrico que se detiene al lado de las camas y observa a la persona que este dormida, hasta un ser que alguna vez llego a salir en las caricaturas de los cazafantasmas de nombre “el espanta niños”, son varios sucesos para nada agradables, no siempre ocurren estas cosas, he llegado a considerar que se dan cíclicamente o por tiempos determinados los cuales no he podido determinar pero, que definitivamente se están dando en estos momentos. Mi relato es el siguiente:

fantasmas-reales-terror

Desde que mi niña era pequeña nos dimos cuenta de que tenía la “capacidad” para ver cosas extrañas, le hablaba a animales que nadie más podía ver y que siempre ella identificaba como un gato, platicaba con gente que no había y saludaba en direcciones donde no había nada ni nadie, esto no quedo ahí, al nacer mi niño y llegar a cierta edad cuando jugaba en la sala de la casa en varias ocasiones lo escuchamos discutir con alguien, “alguien” al que no le quería prestar sus juguetes y acto seguido tomaba todos ellos y se movía de sitio, debemos tomar en cuenta que en ese momento solo estaba él y mi cuñada, nadie más. A pesar de esto, tratamos de no darle tanta importancia a estos sucesos ya que mi nena suele tener mucho miedo a este tipo de cosas y en ocasiones no puede dormir porque alguna amiga en la escuela le cuenta la clásica historia de la niña que mataron en el baño y que ahora se aparece, o cosas similares de ese tipo. Siempre trato de decirle que no debe pensar en eso, que así como hay cosas buenas hay malas pero, a su corta edad ella tiene mejores cosas porque preocuparse y que debe tratar de evitar tener miedo por los fantasmas.

Una de esas noches en que no podía dormir y pedía que yo me quedará con ella, recuerdo muy bien que yo veía una película de terror de nombre “It follows” (recomendación personal) la detuve y un tanto molesto hablé con ella tranquilizándola y distrayendo su mente, antes de que se calmara me comento que en los últimos días escuchaba claramente como un niño pequeño corría de la puerta de su cuarto a la puerta de mí cuarto, mis pequeños duermen en literas, el pequeño en la cama de abajo y mi nena en la cama de arriba pero, por el frío se estaban quedando juntos y ella ya no deseaba hacerlo porque al estar en la cama baja estaba más cerca de donde se escuchaban esos pasos. Me lo platicaba con mucho miedo en sus palabras y con lágrimas en sus ojos, yo como todo padre solo podía decirle que solo era su imaginación, que le rezara a su ángel de la guardia y tratara de dormir pensando en algo alegre. Después de un rato solo durmió y yo continué viendo la película olvidando por completo lo que mi nena me platico.

Quizá un mes después por compromisos sociales me toco llegar tarde a casa y mis nenes no estaban en la misma, se había quedado con mis padres a dormir y no sé porque razón se me ocurrió dormir en la cama de mi pequeño, hacía mucho frío por lo que decidí hacer la clásica casita que uno puede hacer en las camas de literas, con cobijas o sábanas e inmediatamente me dispuse a dormir. Al clarear el día quizá eran las 7 a.m. algo me despertó y mis ojos vieron un poco de luz que se filtraba por el tragaluz, decidí volver a dormir y en eso escuche los pasos de mi pequeño que iban desde la puerta de su cuarto al del mío corriendo, lo hizo una, dos, tres veces hasta que en la última ocasión abrió la puerta de mi cuarto y se introdujo en él, justo en ese momento recordé que mis niños no estaban en la casa y la sangre se me heló porque me di cuenta que lo que me despertó fue el ruido de esos pasos que iban de un lado a otro y que posteriormente cuando ya estaba semidespierto nos soló fue de un lado a otro, sino que hasta entro a mi cuarto, con un miedo total salí del cuarto y me fui a bañar tratando de que el agua me quitara esa sensación. Dos semanas después por otro evento familiar mis niños se quedaron nuevamente con mis padres, suelo dejar la puerta que comunica de su cuarto al mío abierta para que si se levantan puedan llegar sin problemas a mi cama, ese día, al no estar ellos, la cerré. Dormí tarde ese noche, no había visto ninguna película de terror ni nada similar, me desvele anexando unas palabras a mi novela por lo que mi mente giraba en torno a ella y a nuevas ideas para anexarle, cerca de las 2 a.m. caí rendido en la cama, antes de dormir pensé que dormiría hasta que la luz del sol ya no me lo permitiera pero tan solo una hora después de haberme acostado algo me despertó, un ruido, un ruido familiar, sonidos de piecitos que corrían de un lado a otro, desperté de golpe, sabía muy bien lo que estaba escuchando, ese pequeño corría desde la entrada del cuarto de mis pequeños hasta la entrada del mío, lo hizo cerca de 6 veces, en unir y venir continuo, estaba petrificado de mi cama, acostado de lado viendo a la pared contraria de donde está la entrada al cuarto cuando en esa última corrida recordé que la puerta de mi cuarto estaba cerrada porque así lo había dispuesto yo y en ese mismo instante escuche como ese pequeño se detuvo justo en la entrada, me arme de valor y me incorpore en la cama deshaciéndome de las cobijas y sin importarme el frío, en la oscuridad de mi cuarto y con la poca luz que se filtraba por las cortinas de la ventana vi a un pequeñito parado que me observaba directamente, si de por si tenía miedo, al ver esa cosa el miedo se incrementó de forma indescriptible, mi cerebro sabía que eso no era algo normal pero, aun así lo único que atine a decir fue el nombre de mi pequeño con voz gradual y firme y enseguida gire un poco a la izquierda para tomar mi celular, activarlo y alumbrar en dirección a esa cosa… no había nada. Descubrí un cuarto muy frío y la puerta aun cerrada, además de que la hora que marcaba mi celular eran las 3.20 a.m. Con el miedo latente en todo mi cuerpo guarde mi celular e inmediatamente me refugie en mis cobijas tratando de dormir nuevamente, quizá por el cansancio del día y de no haber dormido lo suficiente perdí la consciencia inmediatamente. Casi al despertar volví a escuchar esos pasos, estaba en un estado de letargo, como esas ocasiones en las que uno no puede despertar por completo ya sea por flojera o por autentico cansancio y en ese letargo escuche varias veces los pasos que iban de un lado a otro solo que en esta ocasión se acercaban hasta el borde de mi cama, justo cuando logre despabilarme algo en el ambiente cambio, quizá suene raro decirlo pero, se volvió más ligero y logre incorporarme de mi cama. Estos eventos son recientes, tienen de noviembre del año pasado a la fecha, de hecho también es un razón por la que deje de escribir un poco ya que una vieja amiga me dijo que estar pensando en ese tipo de cosas atrae más a esos seres y justo en esa fecha escribí una buena historia de terror en esta página. Ahora solo me queda estar a la expectativa de qué más pueda suceder al respecto. Solo puedo decir una cosa para terminar este relato, ese día por la madrugada cuando vi a ese ser de frente doy gracias a Dios de haber visto brillo en sus ojos y ni siquiera haber distinguido la cavidad de los mismo sino solo una silueta, porque si de por si tuve miedo, al ver eso hubiera terminado totalmente aterrado.

Nuevamente agradezco a todos por el tiempo que se toman en leerme y cualquier duda o comentario con todo gusto los atiendo por este medio o a través de mi whatsapp, el cual si me solicitan con todo gusto se los comparto. Gracias!!

Facebook  https://www.facebook.com/lucio.guerrero3?fref=nf

Un pensamiento sobre “Sucesos Extraños (Fantasmas reales)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *