Y el señor bajó de los cielos

Nota del autor: Antes de que comiences a leer esta historia, quiero dejar en claro que respeto todos los tipos de religiones, siempre y cuando no lastimen directamente a nadie de ninguna forma. Esta es tan solo una historia de terror con el fin de entretener, no busco formar polémica con ningún creyente ni ofender a nadie.

La noche del diecisiete de junio del 2036, el tan esperado regreso de Jesucristo por fin llegó, pero no fue como lo prometió la biblia. Tras siglos de presenciar como el aberrante comportamiento del ser humano no cambiaba, Dios tomó una decisión.

Aquella noche los mares hirvieron, la tierra se partió en dos, y desde lo más alto del firmamento llovió enormes bolas de fuego. Un terrible rugido lleno de ira recorrió el planeta hasta los rincones más profundos de la tierra. Y el señor bajo de los cielos, envuelto en llamas más brillantes que el sol, pero que no producían calor alguno. Cuando sus gigantescos pies tocaron el suelo, toda la vegetación en el planeta se secó, todo animal más grande que una cucaracha , a excepción de los humanos, murió, y todo útero perteneciente a una mujer humana, se marchitó.

Cuando el Papa fue enviado a hablar con Dios, este le preguntó si al menos se llevaría a los más fieles con él, entonces el señor habló por ultima vez con la humanidad.

—Mis queridos hijos, bien sabéis que el mal es algo intrínseco en todos ustedes, y eso es porque han sido maldecidos con el don de hacer el bien, pues no hay bien sin mal, y no hay mal sin bien. Por desgracia para ustedes, se dedicaron a sembrar lo peor que hay en ustedes, y ha llegado el momento de que cosechéis vuestros frutos. Han despertado algo en mi que no creí que pudiese existir; en otras palabras, me han corrompido, mis imprudentes vástagos. Seré honesto con ustedes, no es la ira ni el bien de otros seres lo que me hace abandonarlos, sino el miedo, ha llegado el día en que he sentido temor hacia mis propia creación. Por eso me voy, y me llevo conmigo todo regalo que alguna vez os dí. Desde este día y hasta el ultimo de vuestros días, estáis por vuestra cuenta, ya no sois mis hijos, sois hijos de las tinieblas.

Tras estas ultimas palabras, todas las personas sobre la faz de la tierra cayeron en un profundo sueño, y al despertar, grande fue la sorpresa de todo ser humano al ver que el mundo seguía tal cual como estaba antes de la visita del señor. Las personas del planeta suspiraron con alivio, todo volvió a ser calma, al menos por un rato. Fue al día siguiente que se reportó que al rededor de todo el planeta, todos los recién nacidos estaban muertos tras dejar el útero de su madre, lo mismo sucedió al día siguiente y al subsiguiente. Y así fue como tan solo fetos sin vida llegaban al mundo, y la población mundial no dejó de disminuir, día a día eramos menos, fuimos dejados a la deriva en las torrentes de nuestra extinción.

Esta historia me la contó mi madre mientras ella daba su ultimo aliento, pronto yo daré el mio, y mientras escribo esto me pregunto. ¿Estará Dios mirándome? ¿Estará Dios viendo como muere el ultimo ser humano sobre la tierra? Esperando a que yo fallezca para regresar, y quizá, volver a empezar. Me gustaría creer que es así…

 

Autor:   solomonozmund.blogspot.mx

 

One thought on “Y el señor bajó de los cielos”

  1. Interesante historia, deberian buscar “La Ultima Pregunta” de Isaac Asimov, donde se plantea de manera subconciente si Dios es en realidad Dios o es/fue el fruto de la inteligencia humana y que al final de todo, volvemos a empezar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *