San Luis Potosí (Leyendas)

Eusebio González García

Hace 60 años o poco más (1950-1955) mi abuelo, originario de El Saucito de la capital de S.L.P., contaba historias de aparecidos, brujas y alguna fantástica como la de la cueva de … Treviño en el Cerro de la Silla. Decía que por ahí, entre los tantos recovecos que existen en este emblema de la ciudad de Monterrey, existía una cueva donde un bandolero de la región de los años revolucionarios o previos que se abría al azar, no a cualquier extraño. Una vez que se introducía el explorador escuchaba: “¡Llévate lo que puedas cargar, no más!”.
Según esta historia de mi abuelo, esta cueva cobraba víctimas pues la ambición de los visitantes era mucha, no se conformaban con llevarse lo que pudieran, y en su tardanza por salir, la cueva se cerraba y los dejaba encerrados… Como trabajador minero de las minas de San Pedro y San Pablo que existieron en la Sierra Madre, al sur de la ciudad de Monterrey, cruzando el lugar conocido como La Santa Cruz allá por el lugar conocido como “La Boquilla”, caminaba con mi abuela y mi padre largas horas por la noche. Narraba el temor que les infundía un sujeto de a caballo a sus espaldas, que los seguía. -“No miren hacia atrás”, era su recomendación a mi abuela y mi papá. De pronto el jinete desaparecía en la oscuridad de la noche…. Me tocó andar con mi abuelo por esas veredas.

Cuando nos topábamos con un montón de piedras apiñadas en un lugar, mi abuelo tomaba una piedra y la arrojaba sobre el montón. -¡por qué hacía eso mi abuelo?. Decía que esas eran tumbas de personas que ahí morían y en aquellos lejanos años no se andaban molestando en llevar los cuerpos a su lugar de origen, ahí mismo los enterraban y “para que no se salieran” esos muertos de sus sepulcros, se tenía la creencia de que había que seguir apilando piedras. Esa era la costumbre de los antiguos… ¿Por qué anteriormente era común creer en historias de “aparecidos” (fantasmas). A veces pienso si no es por que en aquellos años, las personas tenían lo que hoy se conoce como percepción extrasensorial. Sin radio, televisión, menos celulares, los sentidos de esos humanos eran más receptivos a estos fenómenos…

Un pensamiento sobre “San Luis Potosí (Leyendas)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *