Relatos cortos de terror

RELATO CORTO

Escrito y Adaptado por Eduardo Liñán
Basando en experiencias reales. de Leticia Lucero

Fue por el año 2008 que me sucedió algo muy extraño y que hasta la fecha me inquieta por no saber que pensar o que explicación darle a eso que sentí. En aquel tiempo estaba en la casa junto con mis dos hijos Dana y Christopher, seria por la tarde que aun no terminaba mis labores domesticas y mis niños estaban jugando en una de las habitaciones de la casa haciendo mucho ruido. Me encontraba trapeando la cocina y me agaché a exprimir el mop, al incorporarme sentí una especie de mareo y luego mi vista quiso nublarse un poco, entonces sentí un ataque de ansiedad que me hizo tirar el trapeador.

Era una sensación terrible de angustia la que comencé a experimentar, luego de un rato de estar algo desorientada, mi mente comenzó a pensar en un pequeño niño. Un infante que no era ninguno de mis hijos. Sentí que lo había perdido y que tenía que buscarlo. Las sensaciones de angustia por no verlo me recorrieron cada fibra de mi ser, intentando con desesperación encontrar a ese niño imaginario. En mi cabeza lo veía claramente, pequeño de unos 5 años y parecía estar indefenso, desnudo y con el rostro lleno de lágrimas que me conmovió de una manera terrible. Dejé todo en la cocina y comencé a buscar por toda la casa a aquel niño. Recorrí la sala, las habitaciones y al entrar en la recamara donde jugaban mis niños se me quedaron viendo con extrañeza y uno de ellos me miró de una forma como si no me reconociera.

Busqué en el baño, bajo las camas, en los closets, nada. Mientras estaba viendo en los closets, uno de mis hijos preguntó a quien buscaba y yo sin pensar dije : ” a mi hijo, está perdido…” Su rostro fue de incredulidad, porque señaló a su hermano y sin hacer mas caso, bajé a la sala y salí al patio, luego a la calle. Cuando estuve fuera , me di cuenta que estaba en medio de la calle. Un auto pasó muy cerca de mi pitándome y de pronto la conciencia volvió a mí. Me cuestioné que era lo que hacía ahí, como había expuesto así a mis hijos y mi propia vida. Desorientada y con mis niños en la entrada de la casa viéndome con desesperación. Tan solo me dirigí a la sala de mi casa y un terrible dolor de cabeza hizo que me dejara caer en uno de los sillones. Mis hijos comenzaban a asustarse por mi estado y mi actitud extraña, los abracé y les dije que todo estaba bien.

Sin embargo me preguntaba sobre lo que me había pasado. Estaba consiente todo el tiempo; pero sentí los pensamientos y la angustia de otra persona en mi interior. Comencé a preocuparme y al indagar un poco. descubrí que hay una habilidad llamada Clarisentencia, la cual consiste en la posibilidad de percibir energías y emociones, incluso poder ser partícipe de los sentimientos que los espíritus tienen o aquello que aun no los deja descansar en paz. No sé de qué manera pude haber sentido eso que me perturbo y que aun me sigue incomodando. No he querido saber más del asunto; pero intuyo que alguna clase de espíritu está en la casa y a través de mi, logra “ver” o estar en este plano. Su dolor y su angustia a la pérdida de un hijo la siento de una manera tal que puedo asegurar que es propia. No quiero sugestionarme ni alterar a mis hijos; pero es lo que en últimas fechas me ha venido sucediendo.

ANONIMO

2 pensamientos sobre “Relatos cortos de terror”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *