Relato de Miedo en el Centro de Monterrey

Anónimo por favor.

Hola muy buenas tardes, hace pocos días conté un relato que le sucedió a un tío mío allá por la Alameda, en el centro de Monterrey, bueno pues esta es la continuación…

terror-misterio2323

Como mi abuelita y mi tío se mudaron a la Colonia Chapultepec de San Nicolás de los Garza dejaron a todos sus amigos y conocidos de allá por la calle Vallarta del centro de Monterrey, mi tío acostumbraba siempre al salir de su trabajo pasar a darle la vuelta a su abuelita y después esperar a la única “pesera” que lo llevaría a San Nicolás de los Garza, cuenta que un día hubo un partido de fútbol que se extendió hasta muy altas horas de la noche y para cuando acordó ya era muy tarde así que la “pesera” ya no pasaría, como al siguiente día iba a entrar muy temprano al trabajo y la ropa que traía ya estaba muy sucia por andar jugando fútbol, decidió irse caminando ya que como estaba tan despejado el camino, la luna estaba llena y brillante, pues con la luz que daba era suficiente para poder atravesar por el camino de terracería que llevaba a la Chapultepec, llevaba ya unos minutos caminando cuando a lo lejos escuchó una carreta que se aproximaba de norte a sur, lo cual no le dio miedo ya que en ese entonces era muy normal escuchar al “sereno” (algo asi como vigilancia privada) pasar por los caminos, así que mi tío pensó que tal vez podría acercarlo aunque fuera a la entrada a San Nicolás de los Garza, el sonido cada vez se fue acercando mas hasta que coincidieron en el camino, el “sereno” se detuvo y le pregunto que hacia donde iba para llevarlo, mi tío le dijo a donde y todo, a lo que le contesto que el solo iba a una diligencia a Cervecería y no tardaba, si gustas puedes acompañarme, mi tío pensando en que iba a tardar mas en llegar no acepto la propuesta y le dijo, que mientras avanzaría caminando y ya cuando volviera lo alcanzara; cada uno siguió su camino. Un poco mas adelante unas grandes nubes cubrieron la brillante luna dejando el camino como “boca de lobo” muy obscuro y lo único que se podía ver era la neblina que cubría el monte de los lados del camino, cuenta él que a la altura de lo que hoy es el Parque Niños Héroes vió una figura humanoide de pie pero muy alto como de unos 3 metros atravesada en el camino, el quiso regresarse pero tal vez por el miedo no pudo, esta figura humanoide mi tío la recordaba con cabeza de cabra con unos cuernos largos, una pata de caballo y una de gallo, con unos ojos verdes brillantes y en lugar de caminar saltaba muy alto para acercarse a el, mi tío solo pensaba en lo que hacia varios años el había dicho _ No le tengo miedo al diablo_ por lo que de inmediato se retracto y comenzó a rezar, esta figura humanoide saltaba alrededor de el, riéndose, burlándose a carcajadas porque mi tío no podía terminar ni un Padre Nuestro, todo esto duro mucho (o tal ves poco), mi tío se quedo agachado en cuclillas cuando de pronto la calma volvió las nubes se dispersaron y el señor de la carreta (el señor del “sereno”) llego y le dijo que si acaso iba contando los pasos porque solo había caminado unos 50 metros de donde el lo había topado, mi tío estaba pálido que lo único que podía decirle era que lo llevara a su casa, tan pronto llegaron le contó a mi abuelita lo que le había sucedido que decidieron pedir audiencia con el Padre de la parroquia para ver que se podía hacer para que lo dejara de seguir, mi tío enfermo pero no sabían que enfermedad tenía, así que después de la audiencia con el Padre, paso otra cosa, que les platicare un poco mas adelante… Que pasen muy buenas noches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *