Prueba

PRUEBA
Relato basado en una experiencia de Raúl Marcelo
Adaptado por Eduardo Liñán

Me dedico a la venta de verduras en el mercado municipal de Tampico, mi familia ha sido propietaria de varios locales y una bodega en donde guardamos la mercancía, como es costumbre todos ayudamos en la venta, yo a veces en el puesto al menudeo, mi papá y mi abuelo en la bodega donde se vende en mayor cantidad; mi historia comienza un día que mi abuelo, ya enfermo de su corazón, llega al puesto dentro del mercado y con el rostro pálido y sudoroso, se sienta a un lado de mi con gran esfuerzo y me dice

-Hijo llama a una ambulancia, me siento muy mal.

Yo alertado, le llamo a mi papá y se da cuenta del estado grave de mi abuelo, entonces en la desesperación llamamos a una ambulancia y llega a recogerlo, mi papá se va con él; yo quería irme con ellos pero mi padre me pidió quedarme en la bodega por cualquier cosa que se ofreciera, a regañadientes me fui para cuidar el local, pero la angustia y la zozobra de no saber de mi abuelo, me tenia molesto.

El mercado poco a poco se fue quedando solo, las bodegas seguían abiertas y yo sin saber del estado de mi abuelo, en eso una extraña visita llega al local, era una anciana andrajosa, con los cabellos enmarañados y un rostro lleno de arrugas que se complementaba con una enorme verruga con pelos, en su frente; su aspecto contrastaba con el olor a orines y sudor que despedía, haciendo insoportable estar cerca de ella sin sentir nauseas, llevaba una bolsa percudida de mandado y comenzó a ver las papayas que tenía en exhibición, después de tomar una, me habló y me acerqué, su aliento era putrefacto y el tufo hizo que me doliera la cabeza y me pusiera mas de malas.

-Cuanto es de esta papaya hijo – me preguntó la anciana con cierto enfado
-No vendemos por piezas doña, solo mayoreo – le dije impaciente
-Ándale no seas malo, véndeme esa ¿ A cómo me la das?
Pensando en mi abuelo y queriendo que se fuera rápido para no tener que soportar la peste que despedía y su presencia, pesé la papaya y le dije:
-Son quince pesos doña.

La anciana sacó de un blusa un envoltorio, era un paliacate, el cual comenzó a desdoblar para sacar el dinero de un monedero viejo y mugriento, mientras hacía esto algo llamó mi atención y era la cantidad de billetes que traía, era un fajo impresionante de dinero, billetes de 500 y de 1000, tomó uno y me lo dió.
Mi mente bloqueada por la salud de mi abuelo, me hizo contestarle molesto e impaciente, le pregunté si no tenia cambio, eran solo 15 pesos. La anciana tomó el fajo de billetes con una mano y comenzó a hurgar en el monedero, después de un rato, logró juntar la cantidad, metió la papaya en la bolsa y acomodó los billetes, amarró el paliacate y he hizo el intento por meterlo de nuevo a la blusa, pero en vez de eso soltó el amarre tirándolo enfrente de mí y empezó a caminar, uno de los
“chalanes” que estaba conmigo me dijo:

-Ya viste?
Yo sin pensar y sin meditarlo mucho, me agacho para tomar el envoltorio y le gritó a la anciana
-¡Señora, se le cayó su monedero.
La anciana con pasos lentos y viéndome fijamente, me arrebata el envoltorio y me dice con unas palabras que nunca podre olvidar.

-Muchacho, eres muy afortunado.
En eso se voltea y sigue su camino perdiéndose entre los pasillos mugrientos del mercado. En ese instante suena mi teléfono y es mi papá que con voz optimista, me dice:
-Hijo, tu abuelo salió de peligro, está bien al rato te caemos por ahí.

Viendo a los ayudantes, les doy la noticia y comenzamos a platicar del evento sucedido, uno de ellos dijo sin temor, causándome un leve escalofrío.

-Se me hace que esa señora era la muerte, te vino a calar, quizás le compraste más tiempo a tu viejo, con esa acción.
Nunca lo supe, pero me dio una gran lección.

3 pensamientos sobre “Prueba”

  1. buenísima historia, bueno a lo que se la muerte se puede representar de varias formas, no exactamente como se cree que es, así de esqueleto y con su guillotina en la mano. pero de mi punto de vista igual si creo que pudiera ser la mismísima muerte

  2. yo creo no creo q era la muerte, mas yo creo q era Dios materializado sabemos q la muerte es enemiga del ser humano y por lo tanto no tiene poder para dar vida solo dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *