OBSCURO Relato basado en experiencias reales

OBSCURO
Relato basado en experiencias reales de Glennys C. Ibañez
Escrito y Adaptado por Eduardo Liñán.

Soy mamá de tres niños, me dedico enteramente a ellos y al hogar; dos de ellos desde pequeños les gustó el deporte del Tae Kwon Do y son muy dedicados, su padre y yo los hemos apoyado desde hace tiempo en su desarrollo.

De tal manera que era común que algunas veces salieran de la ciudad para participar en justas deportivas, en una de esas ocasiones se realizaría un torneo en Uruapan, Michoacán. Saldrían muy temprano por lo que tuve que llevarlos a las 2 am a tomar un bus que saldría en una plaza cercana. Una vez que los deje y me despedí, regrese a mi casa y serian las 3 am aproximadamente. Estaba algo mortificada por que ellos no habían viajado solos y tenia algo de tensión. Mi esposo dormía y mi hija pequeña de igual forma descansaba en su habitación. Decidí preparar algunas cosas y me retire a descansar algo intranquila por mis hijos. Pensaba en que se habían ido con sus demás compañeros y algunos padres de familia, por esa razón no podía conciliar el sueño completamente, dormitaba y de tanto en tanto me despertaba algún ruido del exterior.

Mis ojos se fueron cerrando y mi conciencia comenzaba a entrar en el sueño, fue en el ultimo instante antes de entrar en el completo descanso que escucho un gemido sordo; era un quejido leve que se escucho a mi alrededor, dentro de la habitación. El sueño se me fue y de primer instancia pensé que había sido mi marido. Al ver que dormía plácidamente a mi lado. Noches antes se quejaba de una migraña que no lo dejaba dormir; pero estaba bien o al menos eso parecía.

Sin tomarle tanta importancia, me volví a acomodar en la almohada y cerré mis ojos, no habían pasado unos instantes cuando de nueva cuenta, escucho el quejido; pero esta vez mas audible y mas cerca de mí, a mis pies El ruido parecía una especie de gruñido cavernoso, como de un animal grande. Muy profundo y largo. Desperté alertada y temerosa por ese ruido extraño de primer instancia pensé que mi esposo se había levantado al baño y la obscuridad de la habitación no era total, estaba una pequeña luz que salia del sanitario y que dejaba encendida para ver por la noches sin que me resultara molesta. Fuera de eso todo eran penumbras. De las cuales se comenzó a formar algo siniestro. De la obscuridad de la habitación y del pie de la cama una figura tan negra que no reflejaba la luz, de negro absoluto, comenzó a tomar forma lentamente, alzandose hacia el techo y tomando parte de la realidad. Algo se materializó frente a mis ojos, grande y frío estuvo estático por unos segundos frente a mi, yo intentaba analizar, razonar, darle alguna explicación a lo que veía; pero apenas iba a reaccionar al terror que me produjo esa aparición, cuando se movió rápidamente hacia a mi, deslizándose hasta quedar encima de mi y con lo que parecía ser la cabeza de ese ser obscuro frente a mi rostro. Era negro en su totalidad, frio, horrible. Aquello parecia rodearme como envolviéndome en su negrura. Mi pecho comenzó a oprimirse al igual que mis extremidades, no las podía mover; tampoco podía reaccionar, quise emitir un grito; pero mis labios estaban sellados y mi lengua parecía acalambrada; un espasmo apareció para hacerme temblar de miedo y sentía que aquello me cubría completamente.

Por un instante pude sentir los dedos de mi esposo y con un esfuerzo sobre humano logre mover mis dedos para alertarlo para que despertara y me ayudara; pero fue inútil. En un momento de lucidez, pensé que podía rezar, así que lo hice: padre nuestro, ave maría y otras mas que parecían no funcionar, aquello parecía tomar mas fuerza y la opresión de mi cuerpo era tal que el colchón comenzo a hundirse bajo mi espalda. En la desesperación cerré mi mente, la puse en blanco y una imagen repentinamente apareció. Era el Ángel Gabriel. Inmediatamente le rogué que me ayudara, que intercediera para que me liberara de ese horror. Cuando pensaba que todo estaba perdido y la obscuridad me consumirira, Así como aquello se postro sobre mi, de pronto comenzó a diluirse, como si fuera una masa gelatinosa, aquello empezó a caerse por el pie de la cama hasta desaparecer de mi vista.

Mi cuerpo dejo de pesarme, pude moverme nuevamente, respirar con normalidad y lo primero que hice fue gritar. El grito inundo la casa, mi esposo despertó asustando casi dando un brinco de la cama y encendió la luces, la niña comenzó a llorar asustada y yo, temblaba de miedo, mi razonamiento había sido destrozado con aquella vision obscura, no podia hablar, tan solo emitía balbuceos, llantos y palabras entrecortadas por la ansiedad. Respiraba con dificultad y mi esposo estaba preocupado, había ido por la niña y la abrace con mucha fuerza como si quisiera protegerla del horror que había pasado.

Luego de un rato, me tranquilice y la niña se durmió, mi esposo aun estaba mortificado y me miraba con extrañeza. No lo había soñado, había sido real, las sensación de frío, la pesadez de mis extremidades, la obscuridad rodeandome y consumiéndome como un animal hambriento. Le conté a mi esposo y el me miraba incredulo en tanto le relataba mi horrible experiencia, decía que había sido un sueño quizás producido por la ansiedad de ver a mi hijos partir solos al viaje. Le quiso dar una explicación, razones; las cuales no creí ni por un segundo. Me acosté de nuevo; pero esta vez con la luz encendida. Por la mañana me tranquilice al escuchar la voz de mis hijos al decirme que habían llegado con bien. Luego de ese episodio han sucedido cosas raras en al casa, cosas a las que les quiero hallar una explicación; pero no la encuentro, de ese ser obscuro no puedo decir mas, cada noche rezo la oración de San Gabriel y pido por su protección, me siento un poco segura, aunque intuyo que no sera la ultima vez que pueda sentir eso, temo por mis hijos y por mi esposo; pero ellos están bien y no se percatan del temor que siento cada día, al escuchar los gruñidos de algo a mi alrededor, siento miedo de las sombras, pienso que quizás me consuman alguna noche y nada pueda evitarlo.

“Si copias y pegas este relato menciona al autor y la fuente donde lo tomaste, apoya a los autores literarios y su trabajo.”
Derechos de contenido reservados © 2017 Eduardo Liñán

One thought on “OBSCURO Relato basado en experiencias reales”

  1. Lo que cuentas es algo que usualmente le llaman ( que se te sube el muerto ) a mi me paso algo muy parecido a lo tuyo y es mas.. hasta me dejo una marca roja en la espalda..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *