Nuevos relatos reales de terror

Hola amigos aqui compartiendo 2 historias de miedo para esta semana, comparte y deja tus comentarios.

Soy de Colombia, cuando tenia 5 años a mis papas les tocaba trabajar todo el día así que llegaban tarde yo quedaba al cargo de mis hermanos, como era la menor era la que mas rápido se dormía.

Una vez mis hermanos me dejaron sola en casa, me había quedado dormida.. Me desperté y estaba solo y a oscuras prendí todas las luces de la casa menos la de la cocina y la de una habitación que siempre me daba miedo entrar y desde lejos vi una cara tenia los ojos rojos y salí corriendo de la casa, me quede parada en la puerta mirando para dentro y en ese momento mire 3 sombras negras de una persona dentro de la casa, le comente a mis papas y no me creyeron.

A los pocos días mi hermana y yo estabamos jugando con barbies y en un momento donde yo me quede sola con las barbies, una de ellas me hablo diciéndome que alabemos al diablo y le comente a mi hermana y quemamos las muñecas.

En fin pasaron los años y a los 9 años me fui de visita para donde una prima y nos pusimos a jugar el famoso juego de cupido, éramos 4 jugando solos en casa mi prima, ella vivía en una loma todos se pudieron salir del juego menos yo, bueno no le puse mucho cuidado nos adentramos a la casa y nos empezaron a asustar se fue la luz solo en la casa los vecinos tenían luz y a mi prima le cogieron la mano y a mi se me apareció un señor de edad recuerdo que era canoso tenia barba me asuste mucho. Al otro día mi hermana se despertó toda loca queriendo matar a mi primito. Un año después recibí mi bautizo junto a mi primera comunión dejaron de asustarme hasta los 12 años donde empecé a ver sombras q pasaban estando yo sola en casa,siempre me levantaba las 2 de la madrugada escuchando ruidos me daba mucho miedo dormir sola. Así eran todos los dias hasta q me acostumbre y de ver sombras pase a escuchar voces.

Le conté a mama y como siempre nunca me creyó.

Hoy en día tengo 17 años y una hermosa hija quede embarazada y deje de sentir y ver esas cosas. Cuando mi hija nació a los 8 días de nacida me despertaba a las 3 de la mañana escuchando sonidos raros hasta mi mama los escuchaba decía que era la bruja. Me toco llevar agua bendita para la casa, empecé a ver de nuevo sombras, escuchaba que me llamaban. Me despierto a las 3 de la madrugada; se me paraliza el cuerpo a veces siento que alguien se me acuesta al lado como que siento que el alma se me sale. Otras veces se me acuestan encima. La ultima vez que me paso eso pude ver a una persona que se acostó a un lado, no pude verla muy bien contacte a un brujo y me dijo que tengo algo en especial que aun no lo he analizado, el dijo que me ayudaría pero cada día que pasa es peo,r veo mas claras las sombras.

Trabajo en un bar salgo muy tarde, a veces me toca irme sola para la casa, siempre siento que alguien me sigue y me mira mucho, en realidad me da miedo aunque las vea y las sienta todos los días me da mucho miedo.

El brujo me dice que son animas y que aparte el papa de mi hija me hace brujería…

Segunda Historia real Miedo a la oscuridad

El pequeño Francisco había desarrollado desde muy niño, un miedo terrible a la oscuridad que preocupaba a sus padres. Si bien esto era normal en todos los chiquillos, su hijo no parecía superar esa dura etapa como pasaba con el resto de los críos.
Todo el tiempo pedía que hubiera luz en su mesita de noche, pues quedarse a oscuras le provocaba las peores pesadillas. Así que su madre se asguraba de prender una lamparilla en su habitación sin falta.

Pero Francisco poco a poco se hacía mayor y aquella fobia no quería desaparecer.
Llegó el momento en que se enteraron de que él era el único niño de su edad que seguía durmiendo con la luz encendida. Aunque consultaron con varios especialistas y trataron de ayudarlo a superar ese medio, no hubo manera. Francisco simplemente odiaba la oscuridad.

El tiempo pasó y un día desafortunado, el chico tuvo un accidente que lo mató al instante. Destrozados, sus padres decidieron hacer un funeral y darle sepultura.
Amortajaron su cuerpo infantil y sin vida, y lo pusieron en un ataúd, el cual enterraron justo en el jardín para seguir teniéndole cerca.
Fue ahí que comenzaron los problemas.

Todas las noches, los padres de Francisco escuchaban como la cripta se abría y enseguida unos diminutos pasos. Su terror aumentaba cuando, al asomarse por la ventana, veían que efectivamente, la tumba estaba abierta de par en par.
El ataúd seguía allí pero por más que cerraran la cripta, está volvía a abrirse a la noche siguiente.

Descartaron que se tratara de ladrones, pues además de que no tenían cosas de valor y los restos de Francisco permanecían intactos, sabían que ningún amante de lo ajeno se iba a tomar la molestia de regresar todas las noches al mismo lugar.
Decidieron entonces llamar a un investigador de lo paranormal, que colocó monitores en el jardín y espero hasta ver algo.

El hombre le mostró a la preocupada pareja como la cripta se abría sola por las noches, aunque no se veía que nada saliese de ahí. Empero, los pasos pequeños seguían escuchándose, seguidos de un escalofriante y casi imperceptible llanto.
Ellos lo reconocieron, ¡era la voz de su hijo!

La madre de Francisco comprendió lo que ocurría de repente. Aunque su hijo se había marchado para siempre, aun en el más allá le tenía miedo a la oscuridad y la cripta era un lugar muy oscuro. Ya no tenía su lamparita de noche para sentirse seguro.
A partir de ese momento, noche tras noche comenzó a poner una vela encendida para él y los ruidos y hechos extraños cesaron.

El tiempo pasó y los padres de Franscisco también murieron. Otras personas llegaron a habitar en la vieja casa, con la tenebrosa sepultura en el jardín. Y ellos juraban que algunas veces, en medio de la noche, sus puertas se abrían y lograban escuchar un llanto amargo e infantil, de un niño que buscaba a sus padres.
Y tú, ¿qué tanto le temes a la oscuridad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *