El muñeco del mal

EL MUÑECO
Relato basado en una experiencia real de R. Treviño
Escrito y Adaptado por Eduardo Liñán.

Hace algunos años tuve una experiencia paranormal muy extraña, para ser especifico fue un 31 de octubre. En mi familia teníamos la costumbre de salir a pedir Halloween recorriendo las casas de los vecinos. Costumbre que seguí hasta la edad adulta con mis hijos. Como ya era una tradición decoraba con afiches y accesorios propios de la época, muñecos horripilantes para causar el asombro y el temor de los niños que llegaban a mi casa a pedir dulces. Sin embargo ese año quise hacerlo muy especial y conseguí el muñeco más horrible y con apariencia de demonio que, al verlo daba la impresión de que te observaba, era verdaderamente inquietante verlo. Mi esposa que es creyente de Dios y sus costumbres, al ver aquella cosa hecha de tela y cartón, me reprendió y algo nerviosa me dijo que eso era horrible, que era una invitación a que el diablo entrara por la puerta; yo con toda la soberbia que habría podido tener y de manera altanera le conteste a mi mujer:

“Me vale, si viene el diablo mejor, así espantara a todos los que toquen la puerta de mi casa…”

Después de ese tenso momento, fui a la tienda de la esquina. El tendero que siempre me atendía con amabilidad me miró a los ojos muy serio y me dijo algo que jamás olvidaría.

-Vecino ¿Le puedo decir algo sin que se moleste?
– Dígame ¿Qué pasa? – le contesté extrañado y a la defensiva
– ¿Usted colgó ese demonio en la puerta de su casa? – me pregunto en tono molesto
– Si, ¿Por qué? – le conteste en tono socarrón
– Mire señor usted está invitando al diablo a su casa, es mejor que quite eso y se evite problemas, le puede pasar algo -me dijo el tendero muy serio y bastante seco.

En ese momento sentí enojo y quise responderle con soberbia y algunas palabras altisonantes, sobre que le importaba lo que yo pusiera en mi casa, al fin era mi casa y no creía en esas cosas del diablo, así que le respondí en tono molesto:

-Mire, no pasa nada, es mi casa puedo poner lo que quiera
-Yo, le vuelvo a repetir que lo quite, si no lo hace usted sabrá después por que le digo esto

Ya enojado, me retire de la tienda con cierta amargura y al llegar vi al muñeco en la entrada, un breve impulso me hizo querer quitarlo, pero mi obstinación y mi soberbia me lo impidió, así que me metí, cenamos y nos fuimos a dormir mi esposa y mi pequeño hijo. Ella aun estaba molesta conmigo por no querer quitar el afiche, pero no me importó, al fin y al cabo se contentaría después.

Esa madrugada entre un sueño profundo, algo inusual porque tenía el sueño ligero, comencé a soñar cosas bastante horribles y de pronto me vi acostado, el reloj digital marcaba las 3:35 am, y en el exterior soplaba un viento ligero que movía las hojas de los arboles. De pronto unos golpes en la puerta me alertaron así que me levanté para ir a ver quien tocaba, al abrirla no había nadie y el viento continuaba, al voltear vi la figura de cartón horrible viéndome con unos ojos igual de horribles, tan solo me reí y cerré la puerta, di la media vuelta y escuché un golpe muy fuerte, que me asustó. Rápidamente abrí de nuevo la puerta y no había nadie, cerré con coraje, atranqué la puerta y me dirigí a mi habitación. Antes de dejar la sala, se volvió a escuchar un golpe en la puerta y al voltear pude ver claramente algo que se movía afuera por debajo; esta vez tomé algo para defenderme y me quedé paralizado cuando algo negro empezó a surgir por debajo, era como un vapor negro que no reflejaba la luz, se materializó y creció hasta el techo quedando frente a mí la figura de algo humanoide con una cabeza provista de dos cuernos.

En ese momento me quedé completamente pasmado, mis piernas no respondían y mi entendimiento y razonamiento quedaron masacrados en cuando esa cosa comenzó a flotar hacia a mí. Reaccioné de inmediato y corrí a la habitación; cerré la puerta tras de mí y me acosté tapándome con la sabana; como si eso me protegiera de lo que vendría después. Temblaba de miedo e intenté recordar alguna oración, no podía pensar absolutamente nada. Sudaba copiosamente y de pronto el terror me invadió cuando escuché como rechinaba la puerta, que se abría lentamente. Retiré un poco la sabana para ver y entonces estaba ahí, la cosa negra estaba parada frente a mi cama como observándome fijamente. Lentamente se “estiro” hacia a mí, quedando de frente su cabeza que bufaba una pestilencia desagradable y en sus ojos se reflejaba un odio llameante. Pensé que mi vida se acabaría en ese instante y solo pensé en mi familia, mi esposa y mi hijo. Luego recordé una imagen de Dios en la iglesia y le pedí con toda la fe que pude haber tenido hasta ese momento que me ayudara.

De pronto sentí que mi mujer me sacudía frenéticamente y repetía mi nombre, abrí los ojos y estaba gritándome que algo se quemaba en la habitación, en efecto estaba repleta de un humo pestilente a azufre, en ese momento se levanta mirando a todos lados, corrió a la habitación del niño y todo estaba bien, regresó junto a mí y abrió las ventanas para despejar el humo, yo estaba en un estado de shock, mis extremidades estaban paralizadas, cuando reaccioné, empecé a llorar y la abracé diciéndole que el diablo había sido, que había estado en la casa y que tenía mucho miedo. Ella viéndome con severidad me respondió que yo tenía la culpa, por haber colgado al “pinche” muñeco en la puerta. Nos asomamos por la ventana y el mono estaba ahí, pero tenía extrañamente la cabeza girada como si nos estuviera viendo, eso me llenó de pánico y me acosté temblando de miedo. Mi esposa furiosa fue a la puerta, tomó al muñeco y lo comenzó a romper, le prendió fuego y regresó a la habitación.

– La próxima vez, hazme caso. No invites al diablo a la casa – Me dijo con mucha seriedad y se acostó junto a mí.
Desde esa vez nunca más puse cosas en Halloween, y tampoco salíamos a pedir dulces. De esa experiencia tan solo me quedo esta lección: Cuando invitas al diablo a tu casa, debes estar preparado para recibirlo.

 

Autor ~Eduardo Liñán

3 thoughts on “El muñeco del mal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *