Historias de Monterrey – Guadalupe N.L

RELATO ANONIMO
Esta historia como muchas otras que después les contaré me las platicó mi padre (q.e.p.d.) él era aficionado a todo este tipo de hechos paranormales y eso lo heredé…
Hace como 40 años cuando era recién casado con mi mamá cuenta que acudían a un centro espiritual de esos a los que acude la gente a las curaciones por medio de “materias o cajones” (son las personas que tienen un don para que los espíritus entren en sus cuerpos y se comuniquen y ayuden a la gente que acude a sanarse o cosas así).

Bueno el hecho es que un amigo de él acudió en busca de ayuda ya que vivía cerca del cerro de la silla en la colonia Lomas de Tolteca en Cd. Guadalupe, N.L. y su casa estaba cerca de las faldas del cerro y por las noches en algunas ocasiones distinguía a lo lejos fuego como si algo se estuviera quemando y ya cuando amanecía iba a ese lugar donde veía el fuego y no había rastro alguno de hierba o árboles quemados y le causaba mucha inquietud; motivo por el cual decidió acudir al centro espiritual en busca de la causa o motivo de ese fuego que veía. Al acudir a dicho centro espiritual se manifestó un ser que decía que en ese lugar donde veía el fuego estaba un tesoro enterrado justo a u lado de una piedra enorme y que se los regalaba, solo que a cambio quería que desenterraran sus restos (huesos) y le dieran cristiana sepultura en camposanto; ya que en la época en que escondieron el tesoro fué asesinado y su cuerpo fue enterrado encima de donde se encontraban las monedas de oro, quedando su espíritu en pena y sin poder descansar para cuidar ese tesoro.

Mi papá, mi mamá, el señor que era amigo de mi papá y la esposa del amigo, así como la Señora que era la Materia o cajón espiritual acudieron una noche a donde este espíritu les dijo que se encontraba el tesoro enterrado.

Mi papá quien era muy apasionado de estas historias fué quien me contó este relato, pero lo que contaré a continuación me lo platicó también mi mamá que es una persona muy seria y reservada pero ante mi insistencia también me confirmó lo que sucedió esa noche:

Cuenta que llegaron a las faldas del cerro al terminar las casas (antes había muy poca gente en esos años viviendo en esa colonia) y había una piedra grandísima y ese era el lugar donde se manifestaba el fuego señal de que ahí se encontraba enterrado el tesoro, dice mi madre que se sentaron en unas piedras que estaban aproximadamente a unos 20 metros de la gran roca donde según estaba el tesoro y platicaban en la oscuridad de la noche que solo era alumbrada por la luz de la luna, mi papa y su amigo fumaban y estaban de espaldas a la roca mientras platicaban de ese suceso y las tres mujeres (la señora que era la materia espiritual, la esposa del amigo de mi papá y mi mamá) estaban sentadas en las piedras mirando de frente, de pronto vieron que detrás de un árbol salió un hombre vestido con ropa tipo de la revolución caminando entre la maleza del cerro hasta la piedra grande donde según estaba enterrado el tesoro ¡¡¡Pero no tenia cabeza!!! Y se desapareció justo detrás de la piedra grande.

Mi mamá dice que solo ellas tres vieron desde que salió detrás de un árbol hasta llegar a la piedra y que ella quiso decirle a mi papá pero del susto no pudo articular palabra. Mi papá dice que cuando vió la cara de espanto de mi mamá volteo rápidamente y solo alcanzo a ver a este ser muy poco y corrió en la dirección que desapareció el hombre pero no pudo ver más.

Eso fue lo que pasó esa noche. Días después dicen que este ser se manifestó en la Sra. Del centro espiritual y que de forma muy agresiva les dijo que al que habían visto esa noche era él, que lo que les había dicho de lo del tesoro era real y por eso se había manifestado esa noche, pero solo que en esa ocasión les pidió el alma de una persona a cambio de que la suya descansara en paz a cambio del tesoro, a lo cual obviamente nadie estuvo de acuerdo y de forma igualmente grosera rechazaron que se volviera a manifestar de cualquier forma.

Han pasado muchos años de este suceso; del amigo de mi papá ya no lo volvió a ver, se perdió contacto, ya jamás supo si siguió buscando el tesoro o lo dejó por la paz, ya que el precio que pedía esa alma era demasiado alto………
Saludos y Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *