Historias de miedo panteón municipal (Nuevo León)

Buenas noches, les comparto un nuevo relato.

Aaron Gonzalez

¡¡Inexplicables!!, es la definición que como tal, logra alcanzar una cantidad inimaginable de acontecimientos que hasta nuestros días no han podido ser esclarecidos de una forma racional.

Este mismo calificativo podría ser imputado al siguiente relato, el cual tuvo lugar en la conocida calle Independencia con número exterior 2011 de la Colonia Esmeralda, justo a espaldas del panteón municipal Gpe. en San Nicolás de los Garza, Nuevo León.

cara-fea-fantasma-233343
panteon municipal de guadalupe nuevo leon

En este domicilio se encuentra un gran terreno donde hace años Don José había construido múltiples cuartos para ponerlos en renta, la vecindad era grande y contaba con una noria casi a la mitad del patio que compartían todos, la noria se mantenía cerrada para evitar sucediera algún accidente, la unidad estaba completamente habitada y entre tantos renteros se encontraba Paty que vivía ahí con su familia, a Eufemio su hermano menor, le gustaba dormir fuera de su casa acostado a la orilla de la puerta a unos cuantos metros de la noria porque por las noches hacía mucho calor en aquella temporada.

Paty era novia de José que vivía hasta el fondo de la vecindad.
Por las noches lo único que alumbraba el patio eran unos cuantos focos de algunos inquilinos, pero mientras más se caminaba hacia el fondo la luz menguaba casi en su totalidad ante la oscuridad, permitiendo ver sólo sombras o siluetas.

En cierta ocasión José y Paty se encontraban platicando sentados en la banqueta de la calle, Eufemio, como era su costumbre se había recostado en el piso sobre una cobija con la cara dirigida hacia la calle, pues sentía cierto temor al estar de frente hacia el fondo del terreno, creía que vería algo entre la oscuridad.

Ya entrada la noche, al rededor de las dos y media de la madrugada, la mamá de Paty salió a hablarle para que se metiera a su casa, ya no eran horas de que una señorita de bien estuviera con el novio, enseguida se pusieron de pie y se dispusieron a entrar, mientras lo hacían tuvieron que saltar a Eufemio que tapaba la entrada al estar acostado, se había despertado con el ruido de la puerta y las palabras de su mamá, pero no dio importancia y se acurrucó de nuevo, aunque no pudo recobrar el sueño rápidamente por lo que escucho a los novios despidiéndose y darse el último beso de la noche. José dio la media vuelta y comenzó a caminar hacia su casa que estaba al final del patio, entre las sombras se podían escuchar sus pasos gracias al silencio de la noche, había andado unos unos cuantos metros cuando de pronto Eufemio escuchó más o menos a la altura de la noria que José preguntó en voz alta, en tono de sorpresa y enojó – ¿y tu que haces aqui? -!!!AAAAHHH!!!!
Un grito terrorífico, grave, profundo y desgarrador se escuchó inmediatamente después de la pregunta.

Al oír aquel grito Eufemio se puso en pie de un salto, aún con la piel erizada fue el primero en acudir para saber qué había sucedido, al acercarse notó que José se hallaba tirado en el piso, al lado de la noria, inconsciente y con una mueca en la cara que denotaba horror, y se percibía su mirada perdida, varios fueron los vecinos que salieron a averiguar qué pasaba en el patio y se encontraron con la impactante escena.

Extrañamente José no se recuperó a pesar de los esfuerzos y remedios caseros con los que los vecinos intentaron reanimarlo, poco después lo levantaron y lo llevaron a su casa.

Al siguiente día seguía sin reaccionar aunque con una cara ya relajada, él seguía” ido”, y su familia decidió llevarlo al médico, pero la ciencia no pudo explicar qué había pasado, después de ese día, fueron varias las consultas y tratamientos a los que fue sometido para hacerlo recobrar el conocimiento sin que ninguno de ellos tuviera el éxito esperado.

Tiempo después, aunque no por completo aceptada, llegó la resignación a sus familiares que optaron por llevarlo a casa, lo alimentaban en la boca y lo aseaban, pues él no hablaba y apenas podía caminar, su mirada veía siempre hacia la nada, lo sentaban por las tardes a la orilla del portón en la calle para que le diera el sol, su aspecto físico había cambio totalmente y como consecuencia a todo esto, Paty dió por terminada su relación con José, no sin antes haber hecho lo posible por ayudarlo.

Cuatro meses aproximadamente, José padeció en este estado, acostumbrados ya a la situación algo pasó, una noche mientras todos dormían sucedió lo inesperado ¡¡¡¡¡AAAAHHHH!!!!! un grito abrupto e igual de desgarrador que el de la primera ocasión, terminó con la tranquilidad de la noche, a éste, le siguieron varios gritos más de igual intensidad, era José, extrañamente había despertado de su estado letárgico.

Medio mundo despertó y varios acudieron a su casa pensando lo peor, pero José había vuelto a la realidad, estaba confundido, después de tranquilizarse, su madre le contó lo que había pasado meses atrás, él desconcertado e incrédulo les comentó que aquella noche, después de despedirse de Paty, comenzó a caminar hacia su casa, pero que al pasar al lado de la noria entre las sombras, había visto una silueta de la que parecía ser su hermanita asomándose hacia adentro de la misma, como ya era muy noche y debido a que se podría caer dentro de la noria se enojó y se acercó a ella preguntándole -¿y tú qué haces aquí? – y cuando la personita volteo hacia él, se dio cuenta de que no tenía rostro, parecía estar sólo el cabello sobre la nada, sintió pavor al ver aquella escena y gritó…después de eso no recordaba nada más…
El comentario de lo sucedido llegó a oídos del dueño de la vecindad, quien repentinamente llegó con trabajadores y estos rodearon con barditas la noria, no se podía ver lo que hacían, pero se escuchaba que estaban escarbando, días más tarde el dueño llegó en una camioneta enorme, nuevecita y con traje de marca, llamó a todos los inquilinos y les dijo que tenían un mes para deshabitar sus casas pues ese terreno lo usaría para otra cosa.

Mas historias de terror, Nadie sabe que pasó con Don José el dueño, el día de hoy en esa casa viven solo dos familias.

Se rumora que lo que había encontrado Don José en la noria, era Oro.

Les comparto la foto de la casa, es real, tomada personalmente por su servidor.
Buenas noches.

4 thoughts on “Historias de miedo panteón municipal (Nuevo León)”

    1. Sacó a los inquilinos porque al parecer en la noria encontró oro, no especifican muy bien pero eso dan a entender cuando dicen que llegó con un traje de marca y en una camioneta nuevecita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *