Réquiem en las tinieblas

Réquiem en las tinieblas

Autor: Josue Gaito Rosenberger

Era un día como cualquier otro, común y corriente, sin un mínimo vestigio de singularidad. Todo estaba calmo y silencioso, el ambiente no reflejaba nada fuera de lo cotidiano. El cielo estaba completamente nublado y blanquecino, repleto de nubes a donde mirara. Estaba moderadamente frío como de costumbre en esta época del año, un fuerte aire corría en dirección hacia mi cara, causándome unos leves escalofríos. Aún así nada salía de lo que era normal para mí, o para el resto de los ciudadanos de esta enorme y poblada ciudad, Nueva York.

Me dirigía hacia mi trabajo, al horario habitual 9:35am. Este se encontraba relativamente cerca de mi domicilio por lo que me desplazaba a pie, para poder llegar antes de las 10am(mi horario de entrada). Al igual que todos mis días laborables. Mi cargo era un simple puesto administrativo en una oficina, de hecho lo detestaba, pero era lo único disponible para alguien como yo en este periodo de crisis.

Justo antes de llegar a mi destino, un fuerte vendaval de viento helado; se llevó mi sombrero con él, voló rápidamente, y cuando giré para alcanzarlo…quedé perplejo por lo que ví. El cielo se había tornado completamente negro; como el más oscuro ébano. Una densa capa de tinieblas parecía cubrir absolutamente todo lo visible. Este extraño suceso no era similar a nada conocido; no como un eclipse; ni nada terrenal, o explicable fácilmente. El tipo de oscuridad presente era algo sobrenatural, completamente fuera de este mundo; representada por una ausencia total, de cualquier mínimo rastro de resplandecencia lumínica. Había comenzado…..

Fase 1: Incapacidad de utilizar cualquier artefacto tecnológico de cualquier tipo, parecían haberse averiado todos a la vez; imposibilitando cualquier tipo de comunicación a distancia. Pasadas las primeras 3 hs desde el comienzo de tal anormal fenómeno, el pánico y el caos comenzaron a abundar en el sitio que sea, saqueos masivos a pequeñas y grandes tiendas, anticipándose a un posible período de crisis futura, en busca de provisiones. Nadie podía predecir lo que sucedería en los instantes inmediatos al presente actual.

Los animales, ya sean domésticos, en cautiverio, granjas o incluso ciertos animales salvajes; comenzaron a tener un comportamiento un tanto hostil en relación a los humanos y sus iguales. Como si reaccionaran ante un miedo incomprensible, pero a la vez percibible por sus instintos naturales.

La temperatura comenzó a descender poco a poco durante las primeras horas, de forma gradual.

Grandes embotellamientos se producían entre pasajes hacia otras ciudades o estados, así como también en diferentes fronteras internacionales. Muchos intentaban huir de su cruel realidad, con el deseo de encontrar un escenario mejor a la distancia. Pero todos sus esfuerzos eran en vano, no hay lugar adonde escapar.

Fase 2: La densidad de las sombras se había acrecentado de manera notable, disminuyendo aún más la visibilidad; incluso utilizando faros a base de combustible, velas, linternas o antorchas. No hay una sola manera de transmitir la forma en que ocurría, ni ningún principio científico para describirlo, pero daba la impresión de que la oscuridad se cerraba entorno a la luz, como encapsulando su resplandor parcialmente.

 El frío se intensificó aún en los sitios más cálidos, incluso en lugares donde se encontraban en pleno verano. Llegando al punto de congelamiento del agua, impidiendo su consumo directo. Debido a esto era necesario descongelarla primero, para poder utilizarla. Esto afectó también a gran parte de la vegetación eliminándolas en zonas determinadas, las más afectadas por esta helada innatural. No perjudicando así a los animales, los cuales adquirieron cierta resiliencia a este cambio brusco de temperatura, así como también una especie de adaptación a moverse entre las tinieblas. Se incrementó exponencialmente su nivel de agresividad, convirtiéndose en una gran amenaza para nuestra supervivencia. Causaron muchas muertes, víctimas de sus rabiosos y desenfrenados ataques a los humanos, debiendo así ser sacrificados en todos los casos posibles. Los que se mantuvieron escépticos a este acontecimiento, aferrándose a sus sentimientos de apego y fuertes vínculos con sus mascotas; sufrieron irremediables consecuencias. Ser devorados por ellos. Al pasar más tiempo su grado de mutación errática y tenebrosa, fué creciendo, haciendo más dificultoso librarse de ellos luego.

Todos estos inexplicables sucesos generaron múltiples casos de suicidios alrededor de toda la tierra, además de violentos homicidios, a consecuencia de disputas en motines o intentos de saqueo.

Hay quienes afirman escuchar susurros en sus mentes, con voces suaves pero a la vez constantes y perturbadoras.

Algunos casos de divulgaron, de lo que ocurría con los nuevos críos nacidos en la era de la oscuridad, pero no es nada grato de saber. Deformes y demoníacos monstruos nacían en su lugar, causando muerte a su alrededor, en caso de no ser destruidos.

Fase 3: La opaca y completa ausencia de luz evoluciona desfavorablemente. De pronto pareciera espesarse, respirar se hace más dificultoso; provocando la repentina muerte de personas con afecciones cardíacas o respiratorias. Y de igual manera, por sofocamiento, en individuos con claustrofobia, o víctimas de diferentes trastornos causados por su desespero constante a esta situación.

En busca de una salida fácil a todo esto, agrupaciones de gente alrededor de todo el mundo, crean sectas de culto a falsas divinidades siniestras, adorando a la oscuridad como dios. Ofreciendo sacrificios, mediante rituales macabros y sangrientos a su nuevo ser superior, esperando así una respuesta mágica a su ineludible tormento. Estas aglomeraciones se encargaban de cazar a demás personas para ser ofrecidas en tributo, en atemorizantes y dementes ceremonias.

En ciertos lugares los sobrevivientes a esta serie de fatídicos eventos, aseguran que hay algo entre la abismal lobreguez, algo innombrable que devora personas secretamente; y cuyos ataques se están frecuentando más seguido.

Fase 4: Los susurros sombríos que atormentaban a ciertas almas malditas por su mala suerte; ahora se han generalizado, nadie puede escapar de ellos. Causando severos e irreparables casos de demencia y psicosis en los desgraciados seres afectados.

Los ataques por parte de lo que se llamaba reino animal; ahora no tienen límite. Se perpetúan cada breves intervalos de tiempo, y son cada vez más desnaturalizados y peligrosos.

 Los casos de desapariciones entre los comunes y abundantes páramos nocturnos se han multiplicado enormemente. Las provisiones se están agotando a pasos agigantados, por lo que el canibalismo es ahora una salida aceptable a nuestros problemas alimentarios.

Ciertas corrompidas personas, en especial cultistas del nuevo dios, han sucumbido ante los murmullos en sus cabezas. Dando nacimiento a una nueva estirpe de sombras vivientes, devoradoras de hombres. Con una opacidad similar a la de la más oscura noche, y unos penetrantes y terroríficos ojos blanquecinos, lo único perceptible de estas criaturas abominables.

Fase 5: En medio de una versión de este mundo, la más desolada y devastada jamás imaginable. Quedando solo desconocidas bestias acechando y matando a sus desconcertadas víctimas. Cadáveres por doquier, un frío terriblemente atroz, y un infinito vacío absoluto.

Un último manto de tinieblas cubrió lo que quedaba, de tenue y casi imperceptible destello de partículas luminosas. Encerrando a todo lo poco que quedaba, en un infinito espacio cubierto de eternas legiones de sombras. La ausencia de visión completa. Tal como si los supervivientes que quedaban hubieran sido cegados por el resto de sus ahora desechables vidas.

Ya todo se perdió, no quedan ni almas en pena por salvar, la última etapa por fin concluyó. Junto con nuestro nulo sentido de existir. Y el hecho de porque sé lo que sé sobre la inmensa oscuridad que nos invadió aquel día. Es porque ya soy parte de ella, desde el comienzo. FIN.

Wattpad:    http://my.w.tt/UiNb/eKHXNndY5x

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *