Historias de Pactos con el diablo

LIMPIA
Relato basado en hechos reales, contado por Laura Gómez D.
Escrito y Adaptado por Eduardo Liñán

Mi tía es una señora mayor que llegó de Monterrey por una extraña aflicción, su cuerpo delgado padecía de tos, dolores de pecho y anemia por la falta de alimento. Decía que no podía comer, que algo le impedía poder tragar cualquier cosa, de tal suerte que vinieron a Tampico para poder tratarse esos males de una manera un tanto extraña. A través de las limpias esotéricas.

Había estado así durante unas semanas, con cada día que pasaba, su salud y su aspecto se fue deteriorando. De ser una mujer con algo de peso, pasó a ser una mujer pálida y con la piel pegada a los huesos, en su estado llegó a tener delirios y afirmaciones escalofriantes sobre lo que habitaba en su casa. Fue llevada con doctores los cuales aminoraban los males; pero no encontraban la causa.

En cierto momento la gente que la iba a visitar a su casa, sentía que algo no estaba bien en el ambiente, muchas personas afirmaron haber visto salir sombras negras del cuarto de la tía y manifestaciones que solo los visitantes podían ver o percibir de manera inmediata al entrar en la casa. En lo personal a mi hija le sucedió algo extraño. Fuimos de visita a Monterrey para ver a la tía y estando en su casa, ella enseguida se metió a una habitación en donde había varias muñecas y juguetes. La niña por el interés de jugar, tomaba los muñecos y sentía que le jalaban el pelo o escuchaba voces amenazadoras. La última vez que se metió en esa habitación, salió llorando y estaba asustada, me dijo que la habían golpeado en la cabeza por haber agarrado un oso de peluche. Al ir a revisar no vi nada extraño, excepto que ese cuarto era muy frío, tanto que se me erizaba la piel solo de estar ahí.
Mi estancia ahí fue de lo más horrible, tensa y con una serie de malestares que no sabía explicar. Por las noches se escuchaban golpes en los techos que te martillaban la cabeza y los oídos, los objetos se movían ante la mirada atónita de mis familiares y lo peor fue uno de los botes de basura de la calle de enfrente de la casa, se movió unos metros asustando a los vecinos, los cuales ya tenían conocimiento de los fenómenos que se presentaban y que también los afectaba, hartos de esa situación, una noche simplemente se fueron de su casa. La tía nos plática que durante las noches no podía dormir por que escuchaba que le gruñían en el oído y escuchaba como golpeaban la puerta intentando entrar. Así que mis familiares desesperados por no saber cómo tratar esos padecimientos decidieron traerla a Tampico con un curandero al norte de la ciudad. Y con el cual mis tíos que viven aquí han tratado para curarse de ciertos males que la medicina tradicional no puede. La decisión de traerla se debió a que una tía que vive aquí, fue a hacerse unas limpias y le contó al curandero de la situación de la tía Elba en Monterrey, lo que veía y lo que sucedía en su casa. El curandero alarmado le pidió encarecidamente que le trajeran a la tía o bien él iría a verla. Porque podría morir. De tal suerte que, y a pesar de la negación de mi tía, la trajimos a Tampico para que fuera curada.

Al llegar y ver el estado de la tía, el hombre de inmediato se puso a trabajar con ella, le dijo que la estaban trabajando con la Santísima y que la tenían bloqueada de su garganta para que no pudiera comer y muriera por inanición o ahogada. El hombre mencionó que unos familiares la querían muerta en especial un primo al que había demandando por una fuerte suma de dinero y que él al perder la demanda estaba obligado a pagarle a mi tía; pero este le hizo un trabajo para que ella muriera y no tener que pagarle un centavo ,así que pactó con la muerte para que se la llevara.

En esa ocasión fui con mi tía y fui testigo de algo horrible que hasta el momento no puedo olvidar y de solo pensarlo me llena de miedo. Durante las curaciones que le hacia este brujo, llegó un momento en que entre la humadera, el hombre comenzó a convulsionarse horrible y luego de un rato su aspecto cambió, su cara se le “chupó” literalmente, y la voz le cambió por una mas rasposa y grave. Enseguida vio a todos en el cuarto y se detuvo en mi tía que la veía sorprendida, luego de un rato de estarse viendo, el silencio del lugar contrastado con el humo del copal de los anafres, fue interrumpido por la voz que salió de la garganta del brujo que le preguntó:

“Sabes quién soy?…”
-Eres la muerte. ¿Has venido por mi? – Le pregunto mi tía con la voz temblorosa.
“Aun no es tu tiempo, te quedan 4 días ¿Para qué me has llamado?…”

Todos sentimos que la sangre se nos heló y mi tia armándose de valor y luchando para levantarse, se arrodillo y le pidió que la dispensara, pero que no quería morir, le pido misericordia. El hombre transformado, la miró con recelo y le dijo que la iba a liberar del pacto, que su primo ya le debía mucho y que iría por él a cambio de su vida; Pero que ya no se cruzara en su camino porque si no se la llevaría.

Luego de decir esto, el hombre recuperó sus facciones y se dejó caer en una silla agotado. Mi tía comenzó a vomitar algo negro y nauseabundo y de igual manera se tiró al piso para recuperar el aliento. Como por arte de magia su aspecto cambió y a pesar de su delgadez, se veía mas lúcida y fuerte. Las curaciones continuaron por unos días mas. El curandero le comentó que en su casa habitaba un niño que había muerto de hambre y que se manifestaba, que no tenía nada que ver con el trabajo que le impusieron, por lo que también debía tratar ese asunto. Según el niño había sido un indígena que había sido abandonado y murió de hambre. Que pedía flores, una vela blanca y un plato de mole para poder irse, alcanzar la luz y por fin descansar.

Luego de las curaciones el hombre prometió ir a la casa de mi tía en Monterrey . En mi casa durante el tiempo que estuvo aquí la tía Elba se sintió un ambiente sofocante y extraño, quizás a consecuencia de las limpias y la sola presencia de ella. Después de ver y escuchar todo lo acontecido me quedan dudas, no sé cómo explicar o entender si todo eso fue cierto, la realidad es que mi tía mejoró después de ver a ese curandero y los fenómenos en su casa dicen que han ido desapareciendo, no se el destino del primo, pero seguramente pagará de algún modo

~Eduardo Liñán.

 

  • leyendas urbanas de pactos con el diablo
  • Historias  reales de pactos

 

2 pensamientos sobre “Historias de Pactos con el diablo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *