ACCIDENTE

ACCIDENTE 
Relato basado en hechos reales, contado por E. Ramírez.
Escrito y Adaptado por Eduardo Eduardo Liñan.

Mi esposa y yo nos habíamos casado un mes de julio del año 2014. En ese entonces decidimos irnos de luna de miel por varios sitios del país en nuestro coche, nuestro destino era Cancún, Salimos de Monterrey y nos fuimos manejando por parte del estado de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche y finalmente llegamos a Quintana Roo. Pasamos varios días en aquel paradisiaco lugar y al regresar tomamos una ruta diferente ya que mi esposa quería visitar a sus abuelos en Tehuetlan. De tal manera que tuvimos que manejar por caminos de la sierra, los cuales estaban llenos de curvas y tramos en los que era imposible manejar rápidamente. Así que se nos hizo bastante largo y tedioso el ir manejando a aquel sitio. Sin embargo éramos felices y pensábamos en nuestra nueva vida y planeábamos cosas para crecer como pareja y familia.

Al pasar Huejutla nos agarró una lluvia intensa que hizo que condujera lentamente. Mi esposa se comenzó a poner algo tensa por que estábamos en medio de la nada y se podía ver poco por la lluvia; por lo que nos estacionamos en un paradero a esperar que pasara la lluvia. Hacia algo de frio y nos abrazamos para entrar en calor. Cuando la lluvia cesó, nos dispusimos a seguir con el camino. Ya la tarde había caído por lo que estaba obscuro y se notaba una peculiar neblina al ras de la carretera. Salimos del auto para apreciar la sierra o al menos lo que podíamos observar a lo lejos, el sonido del cerrito en donde estábamos y el olor a tierra húmeda inundo nuestros sentidos. Al regresar al vehículo notamos que paso otro por la carretera muy rápido era un Aveo de modelo reciente y mi esposa se dio cuenta que iban un par de personas en el auto, que parecían ir algo desesperadas. Ella siempre fue muy observadora y yo solo quería llegar lo más rápido posible, ya nos había agarrado la noche en la sierra y sin conocer la carretera era para volverse loco; pero tenía que mostrarme sereno ante ella para no alterarla aun mas.

Le di marcha al carro y me fui manejando sin correr mucho, pensaba en quedarnos en el primer hotel que viéramos y seguir nuestro camino durante el día; pero aquello se veía muy improbable estábamos en medio de la sierra y sin saber muy bien porque rumbos, mi esposa sacó entonces un mapa de carreteras para ubicarnos y así poder llegar a algún punto conocido. No tardamos mucho en ubicarnos y más adelante quedaba un poblado más o menos grande y quizás alguna pensión donde quedarnos. As i que me fui seguro y esperando ver la luces del poblado en cualquier momento. No tenía mucho rato manejando por aquellos caminos cuando tomamos una pronunciada curva y luego un tramo largo, de pronto a lo lejos vimos la luces traseras de un vehículo que parecía estar ladeado en un vado a un lado de la carretera, al pasar cerca del vehículo nos dimos cuenta que había chocado con un árbol, la parte delantera estaba hecha pedazos y el parabrisas roto. Me detuve unos metros más adelante y me bajé para ver si podía ayudar.

Al acercarme al auto siniestrado, tristemente me di cuenta que venía una pareja, estaban cubiertos de sangre, el hombre tenía la cabeza metida en el volante y aplastada en el tablero del auto, mientras que la mujer estaba prensaba entre la puerta y el asiento, su rostro había sido partido en dos, aquello me ocasionó un pánico que me dejó en shock y temblando al ver la horripilante escena, al mirar la parte trasera del auto, me percate que venía otra persona, era una jovencita que estaba acurrucada en el asiento trasero, parecía estar inconsciente por que no se movía y pensé que también había muerto, aunque la parte trasera no había sufrido daños.

Intente abrir la puerta; pero esta se había atorado y me asomé de nuevo, esta vez la jovencita parecía estar sentada en el asiento llorando y tomándose el rostro con las manos, su largo cabello negro parecía cubrir su angustia y el dolor de haber perdido a sus padres. Me regresé al auto, mi mujer estaba parada a un lado temblando y claramente nerviosa. Saqué una herramienta para tratar de abrir la puerta y sacar a la joven, quizás llevarla a un hospital. Cuando regresé noté con extrañeza que la jovencita no estaba.

Eso me dejó con una gran duda y con algo de temor. Era imposible que hubiera salido, mi esposa jamás vio salir a nadie del auto y yo estaba seguro de haberla visto llorar amargamente. Sin saber que pensar, le dije a mi mujer que la joven no estaba, que no sabía a donde había ido. Ella siempre fue creyente de cosas de fantasmas y se asusto enormemente, me rogó que nos fuéramos de ahí y que llamáramos a los servicios de emergencia, eso era todo lo que podíamos hacer. Aunque nunca había visto a mi esposa aterrada, estaba a punto del llanto cuando accedí que nos fuéramos del lugar.

Mi esposa rompió en un llanto de miedo y pena por la pareja y por la situación de la joven. Yo aun no entendía como es que se había salido del auto o si en realidad lo que vi era alguien . No terminaba de pensar eso cuando en un instante los faros del vehículo iluminaron lo que parecía ser una persona corriendo por la carretera, para mi sorpresa era la joven que parecía haber visto en el auto siniestrado. Delgada de cabello largo y vestido de manta todo lleno de sangre, parecía correr con desesperación, apenas dije : ” esa es la niña”. Mi mujer se alteró y se puso tensa, sin pensar sus palabras fueron “no te pares” Sin saber qué hacer, quise por un momento parar y ante la insistencia de mi mujer no lo hice, me seguí de largo no sin antes ver el rostro de aquella joven.

Estaba pálida y con un enorme gesto de tristeza y angustia. En cuanto vi que desapareció del camino, le dije a mi mujer que se calmara que ya íbamos rumbo a un hotel y pronto llegaríamos a un pueblo, ella comenzó a decir que tenía miedo. Que sus abuelos siempre le hablaron de apariciones o ánimas que rondaban esos caminos de la sierra en busca de paz y que a veces venganza, que nadie sabía que le tocaría en suerte y mas viniendo de noche. Después de decirme eso sentí escalofríos; pero no era de esas personas creyentes de fantasmas. Al ir subiendo por las curvas mi mujer por la impresión y por el movimiento sintió nauseas y ganas de devolver. Como pude me paré a un lado de la carretera y la ayudé. Luego de que se sintió mejor, su rostro cambió a un mueca de horror, sus ojos casi salidos de sus orbitas contrastaron con unos labios que comenzaron a temblar como queriéndome decir algo. Corrí y la abracé, estaba temblando y helada. Al preguntarle que sucedía, tan solo levantó su mano y señaló algo. Al voltear una corriente eléctrica me recorrió de pies a cabeza y la impresión produjo que mi corazón se acelerara. A unos metros de nosotros estaba la joven del accidente. Estaba de pie, descalza y con el vestido de manta lleno de manchas, su rostro era pálido y sus ojos reflejaban soledad y tristeza, estaba delgada hasta los huesos. Cosa que no había visto antes en el accidente. Casi con mi mujer a rastras la subí al coche y le di marcha para alejarnos de ahí.
Maneje lo mas rápido que pude y al dar la vuelta en una curva mi mujer comenzó a balbucear algunas palabras que no entendía, al final de sus frases tan solo me dijo: “¿Que quiere?” Luego de decir esto se quedo en total silencio y con los ojos cerrados, segundos después escuchamos en el interior del auto una voz femenina que decía: “A mi mamá”, casi de inmediato mi mujer comenzó a gritar histérica tapándose la cara y yo voltee de inmediato a la parte trasera del coche, cada músculo de mi cuerpo se tensó al ver que la joven venia sentada en la parte trasera, con su rostro pálido y demacrado; luego de verla, dibujó en aquel rostro fantasmal una sonrisa y comenzó a reírse con una sonrisa breve y silenciosa. Mi mente se desconectó completamente, el miedo hizo que me paralizara y en vez de frenar aceleré el auto. Mi esposa gritaba con todo el terror que le pudo salir de su garganta y lloraba intentando que todo aquello fuera irreal. Yo con las manos temblando no sabía qué hacer, el frio nos invadió a ambos y de pronto unas luces que iluminaron el camino me alertaron que venía un vehículo de frente. Lo único en lo que pensé fue en volantear y eso fue todo. El auto cayó a un barranco no muy profundo; pero lo suficiente para que este diera varias vueltas. Entre los gritos de pánico de mi esposa y los míos, vi con horror que ella salía por la ventanilla rota, no llevaba el cinturón puesto y el golpazo fue terrible, el horror se apoderó de mi, al ver que había sido expulsada del auto y luego un gran ruido al caer al fondo del barranco. Estaba medio inconsciente y luego entre sombras y ruidos raros pude observar que frente a mi estaba el rostro de la joven, la veía borrosa y después la nada.

Desperté en la cama de un hospital, estaba en Huejutla y no sabía como había llegado ahí, luego de muchas preguntas, yo solo deseaba saber cómo estaba mi mujer. Un doctor que me estaba atendiendo, me miró muy serio y me confirmó lo que me temía. Ella había muerto en el accidente. Me desgarré en llanto y quise pararme de la cama; pero mis piernas rotas me lo impidieron. Cuando me preguntaron la causa del accidente, no supe que responder o decir. Recordé todo y recordé la aparición de la joven, la maldije no sé cuantas veces y luego de recuperarme no quise volver al sitio del accidente, ni siquiera ver lo que había quedado de mi coche, a mi esposa me la entregaron en una urna la cual descansa frente a mi cama, todos los días platico con ella y por las noches puedo sentir su calor en mi cama. Aun me duele todo esto y me duele la muerte de mi esposa por algo tan absurdo y tan irreal como un maldito fantasma de carretera.

~Eduardo Liñán.

 

(Si copias o compartes este relato, menciona y cita los créditos correspondientes. Es una condición de honestidad y honradez darle el crédito a quién lo merece,)

2 pensamientos sobre “ACCIDENTE”

  1. Wow no se q decir, llevo mucho tiempo visitando esta página y leyendo todas las historias de cada mes y esta es la primera vez q voy a comentar. Q historia tan impresionante estoy sin palabras te envío mis condolencias.

  2. Creo que debieron ayudarla cuando la vieron corriendo, allí está la clave, total, algún día todos seremos fantasmas.
    Las faltas de caridad se pagan caro, es una ley universal, yo lo sé, pero no todos lo entienden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *