Un fatasma en Monterey

Hola chic@s, no había podido escribirles pero aquí les tengo otro relato, quisiera que igualmente se mantuviera en anonimato

Esto sucedió en el centro de Monterrey, en los años 80’s, no me pasó a mí, le ocurrió a unos familiares muy cercanos. Era una familia, ellos tenían su casa en el centro de Monterrey, en la calle S. Tapia. Tenían un negocio familiar no muy lejos del hogar, por lo general pasaban todo el día en el negocio, el hombre de familia atendiéndolo y la mujer ayudandole con citas, informes, etc.

fantasma-terror-miedo-23343
Tenían 2 hijos los cuales los cuidaba una sobrina de ellos. Un día, la sobrina llego de la preparatoria a cuidar a los niños pero la Señora de la casa (la tía) le informa que tienen una reunión en casa de otro familiar, y le preguntó si gustaba de ir con ellos, la sobrina rechazó la invitación pues vio una oportunidad para descansar. Los tíos junto con sus hijos se marcharon y se quedó ella sola en la casa, casa que conocía perfectamente puesto que vivía con sus tíos y pasaba todas las tardes con los niños. Era ya el atardecer cuando decidió tomar un baño, ya en la regadera escucho ruidos y se asustó, salió del baño y se vistió lo más rápido posible.
Con un poco de miedo se asomo por el pasillo y no vio nada fuera lo normal, se calmo un poco y se dirigía hacia la habitación, pero para llegar a ella tenía que caminar por el pasillo y cuál fue su sorpresa que al momento de ir caminando por el pasillo (el cual era largo) vio por una ventana que daba al patio a un hombre con sombrero sosteniendo un periódico, lo primero que pensó fue en un ladrón, por lo que salió muuuuuy rápido de la casa y fue a la tienda que se encontraba en esa calle.

El sr que atendía la tienda le pregunta si le pasaba algo, pues la vio muy asustada, le contó lo sucedido y el sr de la tienda le comenta que en esa casa vivía un Sr ya mayor que tras varios problemas financieros decidió suicidarse en el baño. La joven quedó asustada y espero hasta las 11pm en la tienda a que llegaran los tíos, les contó lo que pasó y lo que le dijo el Sr, pero no le creyeron, ella decidió no quedarse más en esa casa.

Los tíos siguieron viviendo. Con el transcurso de los días los niños comenzaron a decirle a sus papás que en las noches escuchaban como les chistaban a fuera de sus habitaciones, ya saben el típico “tss, tss” o que escuchaban que les lanzaban piedras en sus ventanas. La madre se rehusaba en creer en eso. Un día la abuela de los niños fue a cuidarlos ya que la sobrina no quería hacerlo más, y fue en la noche cuando escucharon como el fregadero tiraba agua, uno de los niños fue a asomarse y todo estaba en orden, la abuela le informa a la mamá de los niños lo que pasó y fue ya que deciden mudarse.

Cabe mencionar que durante el proceso de mudanza una de las mascotas murió, y uno de los ayudantes de mudanza juro haber visto en el patio a una señora de edad avanzada barriendo con una escoba de hoja de palma (obvio la señora nadie la conocía, era imposible que estuviera ahí), esos sucesos fueron los que les ocurrieron a mis familiares.

La casa ahora es un negocio que se encuentra en la calle antes mencionada del centro de Nuevo León, no doy el # para no ocasionar problemas a los actuales dueños jeje

Después les sigo mandado más historias, hay unas que si me han sacado de onda .

Un pensamiento sobre “Un fatasma en Monterey”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *