Las respiraciones del demonio

anónimo

Bueno, las cosas que les voy a contar ya me ha pasado muchas veces y siempre pasan en mi cuarto. Normalmente mi hermana se duerme en mi cuarto y por eso a lado de mi cama siempre hay un colchón para que ella se duerma. La primera noche mi hermana no llegaría a dormir a casa y la verdad me dió muchísima flojera quitar el colchón así que decidí dejarlo ahí. Eran como las doce, yo ya estaba a punto de dormirme cuando escucho respiraciones. No unas respiraciones normales, unas respiraciones profundas.


Se escuchaban muy fuerte y en todo mi cuarto. Yo estaba paralizada por el miedo, no sabía qué hacer y no sabía de dónde venían esas respiraciones pero finalmente me quedé dormida.

La segunda vez que me pasó fue lo mismo, mi hermana no llegaría a dormir a casa y yo dejé el colchón en el piso, sólo que esta vez no fueron respiraciones las que escuché. Estaba yo otra vez a punto de dormirme cuando de repente escucho que le pegan al colchón. Fue un golpe muy muy fuerte y obviamente yo me estaba muriendo de miedo pero como la primera vez, me volví a quedar dormida.
Otra noche después de eso, mi hermana sí estaba conmigo, ella estaba dormida y yo estaba a punto de dormirme como de costumbre.
A lado de mi cama también hay un mueble, y en el mueble tengo un libro grande de madera. Cuando ya estaba quedandome dormida escucho que levantan el libro y después lo dejan caer. Yo no sé si fue mi imaginación porque mi hermana no se despertó con el golpe.

Yo pensé que estas cosas sólo me pasaban en la noche, cuando un día estaba yo con una prima viendo películas de terror y ella se fue al baño y mientras ella estaba ahí yo decidí bajar a tomar agua. Subí a mi cuarto y mi prima no estaba, pero volví a escuchar respiraciones, las mismas de antes. Yo me empecé a reír y dije que voz alta “Ya no hagas eso, me estás asustando” pensando que mi prima estaba adentro del closet haciendo esas respiraciones.
Volteo y miro fijamente al closet y vuelvo a decir lo mismo pero se siguen escuchando las respiraciones, así que me paro y lo abro. Mi prima no estaba ahí adentro, estaba vació. Justo cuando lo abrí escucho que ella le baja al baño y entra a mi cuarto. Cuando ella entró ya no se escuchaban las respiraciones.
Otras veces me ha pasado que siento que me tocan el hombro y cuando volteo no hay nadie.

Gracias a Dios últimamente no me ha pasado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *