LA POSADA DE LA BRUJA

 

LA POSADA DE LAS BRUJAS

POSADAS DE LAS BRUJAS
POSADAS DE LAS BRUJAS

Hace poco me entere de que mi padre había enfermado gravemente, yo no había podido verlo, por mi trabajo es en el campo en las tierras que mi padre me había heredado , por eso terminando la última cosecha me decidí ir a verlo a la ciudad, pero para poder salir del terreno tenía que ir forzosamente a pie, ya que el camino estaba muy empedrado, aparte de ser la opción mas rápida, ya que si me iba por la carretera me tardaría tres días,decidido a ir solo tome mi mochila, en la cual solo llevaba ropa y un poco de dinero para lo que se pudiera presentar, y mi machete, decidí salir por la noche para llegar por la mañana a la ciudad.

Después de haber salido pasaron las horas cansado y asoleado por el camino que más parecía un desierto viejo y áspero a un que simulaba no serlo, mientras veía como atardecía viendo como el sol se escondía en el cerrillo, para postular a la luna como dueña delos cielos, no para la marcha y recordé las historias que mi padre me contaba cuando era pequeño, o como suelen decir e “el chicolotito” el más pequeño, recordaba las historias fantásticas, de caballeros, brujas y duendes que me contaba, a un recuerdo cada una de ellas, y las recordé para así no sentir el viaje tan aburrido, así me pase varias horas hasta que por fin callo la noche todo ese calor, se marcho y comenzó el frio oía como el viento soplaba y movía el follaje de los arboles, al principio pensé quedarme a la intemperie a dormir, ya había preparado todo mi fogata que daba un calor maravilloso.

Historias de terror

Tome mi mochila y la acomode debajo de mi cabeza para poder dormir, ya conciliado el sueño, empiezo a oír unos aullidos a lo lejos,pensé por estos rumbos no hay coyotes, solo fue un instante cuando vi a un lobo abalanzándose sobre mí no sé cómo le hice , pero lo a vente la mochila, y Salí corriendo, se entretuvo un rato con ella, mientras corría, lo más rápido posible, sentía que ya no la iba a contar, fue hasta que a lo lejos vi una luce sita, corrí mas fuerte, mas por miedo porque ya estaba bastante oscuro, corrí y corrí hasta que aquella luz se convirtió en una casa.

El lobo no se acerco mas, desde la puerta de aquella casa se quedo parado, pero note algo muy raro, aquel lobo se quedo parado cerca de los arboles apenas y se distinga, por la oscuridad, solo vi como se empezó a erguir yo quede impresionado, en mi mente paso la idea si será un hombre lobo, o un lobizón,noche de repente empecé a tocar la puerta de aquella casa al ver que el lobo se acercaba a mi lentamente en forma erguida, toque como no pude me empecé a lastimar los dedos, se empezaron a llenar de sangre de mi desesperación de aquella bestia se acercaba mas, y de que no había respuesta alguna de los habitantes de esa casa, mientras tocaba, escuche una voz muy fuerte y rasposa,diciendo ya van, de repente cuando se abrió la puerta vi una señora gigante como de dos metros, gorda vestía un vestido, viejo mas parecía una bata de dormir,su cara de molesta, con una pequeña nariz respingada hacia abajo y con canas en la mayoría de su pelo.

Cuando la vi le dije, lo que había visto, pero al parecer aquel monstruo se había ido ya, noche si por la presencia de la terrorífica mujer, noche, pero la cuestión es que ya me sentía a salvo, a aquella señora le pedí posada, pero me contesto que no podía dejarme entrar a su casa, yo pensé a lo mejor se encuentra con su marido, y ha de ser muy celoso, yo solo le dije, si me podía quedar a donde sea, fue cuando vi el gallinero, y le dije si me podía quedar allí, ella dijo se puede quedar allí,pero solo con la condición de que si oía cualquier cosa rara hiciera caso omiso a ello y sin importar lo que fuera, no mirara a fuera, por lo que se o lo que suceda es la única condición, yo de miedo le dije que yo solo me dormiré, y no abriré los ojos hasta la mañana siguiente, la señora me dijo está bien pero recuerde muy bien lo que le dije, hasta mañana, señor yo le conteste igual mente y gracias, me dirigí hacia el gallinero, para poder dormir, y descansar de lo que ya había vivido por esta noche sin duda la peor de mi vida.

No creía que nada de esto podía empeorar, bueno después de dos horas de haber llegado a esa casa me puse a pensar de lo que me dijo aquella señora, y me pregunte ¿Qué esconderá? Bueno no le tome importancia, cuando empecé a escuchar,unos gritos espantoso me erizaron toda la piel, solo me decía a mi mismo por que a mí, yo solo quería ver a mi padre y ya no tener encuentros de ultratumba, bueno no haré caso a nada de lo que escuche afuera, pero no pude evitarlo cuando empecé a escuchar mas gritos, y sentí como retumbaba el piso, me dije a mi mismo, solo me asomo y sin importar lo que sea no voy hacer nada, me mentía a mi mismo porque sabía que no lo haría, cuando mire atreves delas tablas mal puestas del gallinero las cuales dejaban entrar la poca luz dela luna, me dije de nuevo, demonios, lo que vi fue peor de lo que ya había visto quería sacarme los ojos después de eso, solo recordaba todos lo cuentos que decían de estos rumbos, y ya empezaba a creer en ellos desde aquel gallinero vi como esa mujer, bailaba alrededor de una fogata, se posaba sobre ella y saltaba sus ojos estaban rojos, como si se hubieran llenado de sangre sus gritos eran incontenibles, eso no fue todo, lo peor fue cuando vi que tomaba un machete se sentó a un lado de aquella fogata, y sin pensarlo se empezó a cortar las piernas sin dolor alguno, vi como se las arrancaba, eL recuerdo es traumante, a un no puedo sacar aquella imagen de mi mente, después de haber arrancado una comenzó a cortar la otra rápidamente la logro arrancarlas tomo y las coloco en forma de cruz en medio de la fogata en tronces aquella señora se arrastro y se alejo lo más raro es que no le salía sangre, de eso se levanto con sus brazos, y se impulso dando un salto y bueno aquí va lo mas traumatizante, vi como esa cosa porque ya no se le puede llamar humano se empezó a transformar en un pájaro gigante vi claramente como le empezaron acrecer plumas, era una especie de pájaro con cara de humano era una cosa espantosa, la piel se me erizo todo, me empecé a marear después de ver esa cosa tan desagradable aquel monstruo se fue volando, yo estupefacto,me quede un rato sentado pensando, y recordé, algo muy interesante, más que eso lo pensé, que si le quitaba las piernas no se iba a poder convertir de nuevo en humano, por eso salí sigilosamente de aquel gallinero, lleno de paja, asustado y atemorizado, pensando que me podía pasar si volvía aquel ser, lentamente camine, con la luna a mi espalda me acerque y vi esas piernas gordas y feas,entre el fuego pero lo raro, es que estas no se quemaban, inhale fuertemente y con una vara que estaba por allá las fui sacando del fuego, hasta que pude tomarlas, las levante y las puse en sima de mi hombro estaban muy pesadas, pues debían de estarlo, ya por el tamaño de aquella señora, sin pensarlo me metí ala casa de la señora y busque un saco donde eche las piernas después con un pedazo de pala que estaba al frente de la puerta comencé a hacer un hueco y enterré las piernas después de haber hecho todo eso retorne al gallinero para, para disimular que no había hecho nada, al pasarlos ratos,escuche un fuerte aleteo, y vi de nuevo a aquella espeluznante ave,como se acercaba a la fogata se poso enfrente de ella y con la vista empezó a buscar sus mutiladas piernas, comenzó a emitir gritos sin igual, me lastimaban los oídos, cuando de repente se empezó a convertir en aquella señora que me había recibido antes, en peso de nuevo a gritar gritando, ¡mis piernas!¡Quien os llevo mis piernas!, de eso cuando la miraba con miedo, su mirada voltio hacia mi ser, y grito de nuevo ¡tu campesino donde habéis puesto mis piernas, habla si no quieres que acabe contigo!, yo Salí corriendo y gritando runa mula runa mula que venga el sol y que se valla la luna, de eso ella grito¡cállate cállate! Respondiéndole le decía jamás bruja mula y repitiendo runa mula runa mula que venga el sol y que se valla la luna, aquel ser empezó a chillar como un cochino, el amanecer estaba cerca, pues solo tenía la noche para volver a ser un humano, pero al no tener sus piernas desaparecería, sin darme cuenta vi como de la tierra empezó a sacudirse a donde había enterrado las piernas de aquella bruja, la tierra empezó a saltar y de un momento salieron aquellas piernas, saltando al aire la bruja seguía gritando,el amanecer se acercaba , el sol brillaba por la vereda, era cuestión de segundos, el sol se postro por el cerrito, rojizo y fuerte, la bruja no pudo unirse a sus piernas las cuales se hicieron polvo perdiéndose en la tierra, y el torso de aquel mounstruo se hizo un charco de agua, sin dudar de lo que había pasado Salí de ese lugar con fuerzas que saque de quien sabe donde en menos de tres horas llegue corriendo a la ciudad, llegando a un parque cerca del hospital, me senté y pensé todo lo que había pasado, y si todo fue realidad, ya un poco más tranquilo, y sereno, entre al hospital, donde me entere que mi padre ya había muerto, solo vi a mis hermanos con cara de tristeza, dándome las condolencias, ese día fue de mucha paz y tranquilidad, decidí, retirarme del campo aquel terreno lo vendí, lo más rápido posible, para mudarme a la ciudad y trabajar de lo que sea, a pocos días de la muerte de mi padre comenzaron a repartir sus cosas según como él lo había estipulado, en su testamento al suertudo de mi sobrino le dieron una mecedora, que haría un niño con eso, a jugar ser abuelo no creo pero era el preferido de mi padre por algo se lo dejo después de todo este relato nunca les dije nada sobre mi nombre es Alberto Hernández, y tengo tres hermanos dos hombre y una hermana, esta ha sido mi espantosa experiencia hasta pronto.

2 thoughts on “LA POSADA DE LA BRUJA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *