INVITADO Relato basado en experiencias reales

INVITADO

Relato basado en experiencias reales de Daniela San Miguel .
Escrito y Adaptado por Eduardo Liñán.

Mi historia comienza hace algún tiempo. En ese entonces mi actual esposo era mi novio y frecuentaba mi casa. Un día me contó que uno de sus primos había tenido un mortal accidente en una de las curvas del corredor industrial. Yo sabía quién era; pero nunca lo conocí al menos físicamente o en fotografía. Después de esa conversación no volvimos a hablar del tema. Fue hasta el cumpleaños de su padrino que es el tío y papá del joven muerto que me sucedió algo extraño.

Sería por la tarde que llegamos mi novio y yo a casa del tío para ayudar en los preparativos de la fiesta de cumpleaños, en tanto decoraban el patio con globos, acomodaban sillas y mesas; mi novio y yo estábamos en la sala de la casa con otros preparativos. En cierto momento dejamos la agobiante tarea y nos pusimos románticos. El comenzó a besarme cuando sentí que alguien nos veía y al abrir mis ojos pude notar la presencia de un joven alto que se asomaba por la puerta que daba a la cocina. El joven me observó con una mirada cómplice y una sonrisita burlona. Le perdí de vista y le dije a mi novio que alguien estaba detrás de la puerta viéndonos. De principio pensé que se trataba de uno de los muchachos que andaba en el patio arreglando, a lo que mi novio me dijo que era imposible ya que no había nadie en la casa y la puerta trasera estaba cerrada con llave.

Pensando en que quizá alguien estuviera escondido tras el muro, mi novio se levantó del sillón y se aseguró de que no hubiera nadie ahí, la puerta en efecto estaba cerrada, al regresar se me quedó viendo y con una mirada firme me dice: –Es Jorge mi primo muerto, lo viste.

Sin poder creer lo que decía y algo nerviosa, tan solo atiné a decir que no, que no hiciera bromas. El salió al patio a hablarle a mi tía y estando dentro mi novio le dijo que había visto a Jorge detrás del muro que conducía a la cocina, a lo que la tía con un rostro impaciente saca un álbum de fotos de una cómoda y me enseña unas en particular.

–¿Es el, a quien viste? –Preguntó.

–Sí, es el mismo muchacho. –Respondí algo nerviosa.

–El es Jorge mi hijo muerto, se mató en un accidente de auto hace un tiempo yendo para su trabajo. Se ha estado apareciendo toda la mañana en la casa, varias personas incluyéndome, lo hemos visto. Supongo que está feliz por el cumpleaños de su papá.

Luego de decir esto, la señora guardo el álbum y salió de nuevo al patio con un rostro desencajado y los ojos húmedos; pero alegre como siempre lo ha sido. Yo me salí de la casa, no quise estar sola dentro. A pesar de haberlo visto con su sonrisa cómplice, no me asusto, ni sentí una “mala vibra” de él. Ahora que lo recuerdo, se apareció como siempre fue el en vida. Alegre y dispuesto. Descanse en paz.

Si vas a copiar y pegar el relato menciona los créditos correspondientes de autor – relator y menciona la fuente donde lo tomaste: https://www.facebook.com/elrincondelmastuerzo/ . Eso me ayuda a seguir publicando. Gracias.

Derechos de contenido reservados 2017 © Eduardo Liñán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *