HOMBRECILLOS Relato basado en experiencias reales

HOMBRECILLOS
Relato basado en experiencias familiares de Andrés Valencia y Familia Valencia Ramírez.
Escrito y Adaptado por Eduardo Eduardo Liñan

Este relato toma lugar en San José de Iturbide en Guanajuato, en aquel tiempo había asistido a una boda en una ranchería de ese lugar. Fueron conmigo otros tres amigos y compañeros de trabajo del rancho en donde trabajábamos y estábamos complacidos por asistir al evento. Al igual que otras personas que vivían en el lugar, por lo general en esas fiestas de rancho todos están invitados, así que la fiesta prometía un gran banquete y mucha bebida, era lo que se acostumbraba. Al no haber transporte la gente tenía que irse a pie, en caballo o el camionetas que se iban atestadas de gente. Lentamente y con el motor rugiendo por el esfuerzo tomábamos camino rumbo a la boda.

Al llegar el lugar era un romería de gente, todos contentos y felices de acompañar a la familia de los novios, aunque muchas veces ni se conocían entre si, a pesar de eso, los anfitriones eran generosos. La fiesta duró toda la tarde y noche. Cuando por fin la música paró serian las 2 de la mañana y aun había gente tomando y platicando. Nosotros estábamos algo ebrios y cansados. Así que nos fuimos por un camino de tierra con la esperanza de encontrar un transporte que nos regresara al rancho. Al darnos cuenta que no había nadie que fuera. Decidimos caminar de regreso, la distancia no era larga; así que camínanos contentos y platicando de la fiesta entre el camino polvoso e iluminados por la luna. Al calor de la plática y canciones caminamos mucho y no veíamos nada que nos indicara si estábamos lejos o cerca, repentinamente la cerveza que habíamos tomado hizo efecto y nos hicimos a un lado del camino para orinar, uno de los amigos con los que iba se alejó un poco de nosotros y se internó entre el pastizal hasta un árbol viejo de Pirul. Cuando acabamos, regresamos al camino de nuevo y nos dimos cuenta que el amigo que se había alejado aun no regresaba por lo que comenzamos a gritarle y de entre la obscuridad escuchamos que venía corriendo haciendo ruido con la maleza. Al llegar con nosotros estaba algo asustado y decía que algo andaba ahí, que algo había movido las ramas y la hierba. Todos nos burlamos de él, pensábamos que se había topado con algún tejón o un animal de monte. Así que lo hicimos menos y caminamos despreocupados en tanto el otro parecía estar algo nervioso.

No avanzamos unos metros cuando comenzamos a sentir que nos arrojaban piedritas. Sentíamos los golpes de pequeñas piedritas en las orejas, cabeza y brazos. Al principio eran leves; pero conforme avanzábamos se hicieron más constantes y molestos, tanto que volteábamos a ver de donde provenían las piedritas, a nuestro alrededor solo se veía maleza y arboles. Uno de los amigos que venia empezó a molestarse y comenzó a lanzar insultos y mentadas de madre a lo que fuera que nos estuviera acosando. Luego de esto algo se movió violentamente entre la maleza, de forma muy rápida y rodeándonos. Ya algo nerviosos, tomamos piedras del camino y comenzamos a arrojarlas para asustar a lo que fuera que anduviera merodeando por ahí. Se hizo el silencio, los ruidos del monte se apagaron y dieron paso a murmullos que provenían de todos lados, eran vocecitas que parecían hablar todas al mismo tiempo, diciendo cosas incomprensibles, para cuando escuchamos que comenzaron a reírse con risitas chillonas e inquietantes, empezamos a correr. La sensación de correr y no avanzar nada nos hizo sentir pánico. Algo parecía seguirnos porque escuchábamos que corrían detrás de nosotros y lo peor fueron las sombras que de tanto en tanto veíamos que cruzaban el camino delante de nuestra loca carrera.

Cuando la fuerza de nuestras piernas se acabó y paramos para tomar un poco de aire, el escuchar las cigarras y los ruidos del monte de nuevo nos hizo respirar un poco tranquilos; pero esa calma de pronto fue sustituida por terror, detrás de nosotros se veía el camino iluminado por la luna, entre los tonos azulados que parecían alumbrar tenuemente, vimos que había unas personitas paradas en medio de ese camino, el principio era una, pero poco a poco comenzaron a llegar más, median no más de 30 centímetros y eso hizo que la sangre se nos helara, gritamos asustadnos y corrimos con el alma en un hilo, sin voltear hacia atrás.

Cuando por fin llegamos al rancho y al llegar a la casa de aquel que se había orinado en el árbol de pirul, estaba tan asustado que al no poder abrir la puerta, en su desesperación se arrojó por la ventana haciéndola pedazos, los demás lo secundamos y nos mantuvimos dentro en estado de shock y sin saber qué hacer, nos mantuvimos agachados esperando ver aparecer por la ventana a los hombrecillos, todos rezábamos a grito abierto las oraciones que sabíamos y unos estaban hincados haciendo la señal de la cruz. Cuando por fin llegaron los primeros destellos de luz, nos asomamos lentamente por la ventana rota y todo parecía estar en total calma, el canto de los gallos rompió con el silencio en el que estábamos y poco a poco comenzamos a salir, nadie habló y cada quien se fue para su casa.
Conforme pasó el tiempo el amigo que se había internado en el monte y orinado en el árbol, fue el que la paso muy mal, vivía asustado y atormentado todo el tiempo. Tuvieron que curarlo de espanto; pero aun así le dio azúcar y nunca se recuperó de la impresión. Todos decían que fueron duendes lo que vimos y que el amigo al orinarse en el árbol que quizás era su morada, se ofendieron y nos quisieron espantar o cosas peores. Nunca lo supimos con certeza. Pero fue horrible esa experiencia.

Si vas a copiar y pegar el relato menciona los créditos correspondientes de autor – relator y menciona la fuente donde lo tomaste, eso me ayuda a seguir publicando. Gracias.
Derechos de contenido reservados 2017 © Eduardo Liñán. https://www.facebook.com/elrincondelmastuerzo/

2 pensamientos sobre “HOMBRECILLOS Relato basado en experiencias reales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *