Fantasma de la Niña

Fantasma de la Niña

Anónimo
Bueno, les contaré algo que me sucedió a mi cuando tenía 5-7 años de edad, ahora tengo 15, no ha pasado mucho pero fue algo que me dejó muy marcada y, aunque estaba muy chica, aún lo recuerdo y no lo he podido olvidar.

fantasma-deterror-miedo
Era de madrugada ya, mi familia y yo teníamos poco de habernos cambiado a esa casa en Apodaca, ahí empezando Hda Las Palmas, si más no recuerdo teníamos de 3 a 5 meses viviendo ahí y todo era normal hasta que una noche yo estaba soñando que estaba pintando “un cuadro” o algo así, estaba todo apagado, no se veía muy bien que digamos, solamente el reflejo de la luz de la casa de atrás daba para la ventana del cuarto y, en ese momento yo estaba acostada boca arriba, fui abriendo los ojos y en lo que me volteo veo una niña como de unos 6 años entre mi cama y la cuna de mi hermano, (yo no tengo hermana), se me hizo eterno el momento en el que la estaba viendo, la niña estaba en ropa interior y una blusa de tirantes como de algodón rosa, (esas que usan mucho los niños chiquitos), la curiosidad me estaba matando y empecé a verla detenidamente, empecé por los pies y, para lo poco que alcancé a ver porque estaba oscuro, tenía muchas heridas, fui subiendo hasta ver la blusa que traía, estaba muy maltratada y tenía muchas manchas como que de sangre, y, al momento de que le iba a ver la cara, se empezó a mover toda y se metió abajo de la cuna, le pensé como 5 segundos en ir a ver si seguía ahí o no, más que nada porque estaba muy chica y yo tenía mucho miedo y pues me paré de la cama y luego luego me asomé a ver que había, para mi sorpresa había varios de mis juguetes que supuestamente se me habían perdido, (hasta el momento me sigo preguntando cómo fue que llegaron ahí), el espacio era muy chico, así que es muy poco probable que también una niña haya logrado meterse ahí, prendí el foco y como pude saqué los juguetes de ahí, los dejé en mi cama y me fui al cuarto de mis papás, y les conté lo que había visto y como yo era una niña obviamente no me creyeron y se reían de mi, se lo llegaron a contar a mis familiares y también hacían lo mismo y yo me sentía mal por eso, porque yo sabía que lo había visto.


Ahora ya no vivo ahí por suerte, pero mis papás me creyeron hasta que a ellos también les empezaron a pasar muchas cosas en esa casa que con el tiempo les iré contando, gracias por leerla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *