Historias de Extraterrestres Reales

LOS OVNIS
Relato Anónimo
Adaptado por Eduardo Liñán

 

Trabajo en una planta en el corredor industrial en Altamira, como todos los días tengo que manejar desde mi casa en Ciudad Madero hasta el corredor y para eso tengo que tomar el corredor urbano, no hago más de una hora de trayecto aun con tráfico. Por las mañanas hay muchos vehículos en el corredor y es hasta riesgoso manejar a alta velocidad por las curvas; pero de noche la historia cambia.

ovnis-reales

A veces me he tenido que regresar ya muy noche por ese lugar por mi trabajo. La obscuridad de la carretera y la soledad te da algo de miedo e incertidumbre de que en alguna curva te llegue a salir algo siniestro. Creo en fantasmas porque he tenido experiencias, pero nada me preparó para lo que vendría después. Serian las 11 de la noche y tomaba el corredor con rumbo a Madero. Era un mes de noviembre y hacia norte, además de una lloviznita que me obligaba a tener el limpiaparabrisas de mi auto encendido. Sentía como el golpeteo del aire movía el auto por lo que me fui a baja velocidad. Al tomar la última curva pronunciada sentí como que el carro se jaloneó y me percaté de un sonido muy peculiar que me pareció extraño, era como la turbina de un avión pero sonaba cerca, era improbable lo habría visto. Bajé la velocidad y entonces noté la luz que se encendía encima del coche, al principio pensé que se trataba de un relámpago pero estaba fija sobre mí, pensando que quizás era una lámpara y me asomé por el parabrisas.

Sentí una especie de emoción mezclada con un sentimiento de desasosiego, al ver que entre las nubes del cielo salía una gran luz blanca que iluminaba gran parte de la carretera, el objeto que estaba ahí detrás de las nubes se alcanzaba a distinguir que era enorme; tenía una gran luz central y varias luces alrededor haciendo una circunferencia que parpadeaban, se movía lentamente sobre la carretera y tomando camino hacia una laguna seca que estaba a un lado del corredor, se dirigía al mar aparentemente. Intenté buscar mi celular para tomarle foto a aquello y de pronto se me apaga el carro, se mató de la nada, no quería encender por mas que le daba llave, entonces me di cuenta que tampoco el celular tenia pila, ni siquiera mi reloj funcionaba. Mi emoción me llevó a salir del auto. El viento soplaba duramente y la ventisca me comenzó a calar en la cara por la arena que volaba. El objeto sobre las nubes se movía lentamente y en cuanto la luz que iluminaba salió de la carretera; cuando comenzó a adentrarse en la laguna seca, la luz central se dividió en tres partes y cada una salió por direcciones distintas, al frente, a la izquierda y derecha; al suceder ese desprendimiento las luces se alejaron rapidísimo, en un parpadeo “volaron” en esas direcciones, moviendo las nubes como vapor. La obscuridad me invadió de nuevo, yo estaba emocionado y tenía mucho frio, temblaba, decidí entonces subir a mi coche e intentar darle marcha sin éxito, el carro estaba muerto. Me dio un escalofrío de pensar que viniera algún vehiculó atrás y se impactara conmigo. De nuevo salí para esperar a alguien que me ayudara, pero no pasó nadie en un buen rato. Estuve quizás una hora esperando un coche y nada, de pronto unas luces en que venían en mi dirección me alertaron, era un vehículo y no solo eso, el radio de mi coche se encendió repentinamente, era imposible; pero dados los acontecimientos todo era extraño en esa noche. Intenté de nuevo encender el auto y lo logré, aun emocionado di una última mirada a mi alrededor pero solo veía relampaguear el cielo y el aire no aminoraba.

Manejé un buen rato hasta llegar a mi casa y había luz prendida. Al entrar estaba mi esposa histérica, me había llamado muchas veces por qué no había llegado y se preocupó. Antes de explicarle el suceso que por supuesto no me creyó después. Me di cuenta de algo que me dejó helado: El tiempo. Eran las 3 de la mañana, de mi trabajo había salido a las 10:30 y el suceso paso entre las 11 y 11:30, no me tarde más de una hora en que encendiera mi coche o al menos eso parecía. Había estado “perdido” unas 3 horas. No le hallé explicación al asunto. Solo sé que lo que vi fue increíble. Después de esos acontecimientos siempre viajaba acompañado y hasta la fecha no he tenido otro encuentro con esos objetos.

Anónimo

Historias de  alienigenas reales.

3 thoughts on “Historias de Extraterrestres Reales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *