EL DIABLO EN ANALCO

EL DIABLO EN ANALCO

una noche de abril del año 2007 un grupo de jovencitos llego hasta la rinconada del jardín Juarez en el barrio de Analco en un pequeño automóvil tipo guayin pero en ella viajaban de manera asombrosa y seguramente muy incomoda mas de 10 jóvenes, 12 para ser exacto, 7 hombres y 5 mujeres, llegaron hasta ese lugar casi a las once de la noche, para ver con sus propios ojos unos muñecos que estaban en una ventana, uno estaba senado en una mecedora y otro de pie junto a “ella” pues el otro muñeco parecía ser una anciana, los dos eran iluminados por la luz intermitente que emitía un adornado árbol de navidad…si en pleno mes de abril y ahí permanecían los adornos navideños, el ventanal que es muy grande se podían apreciar con una magnifica panorámica la curiosa escena, pero el grupo de jóvenes no iba solamente por ese motivo si no por todas las historias que se contaban alrededor de esa casa y de esas figuras que quizá no eran tan inertes como deberían.



Los jóvenes se acercaron a la ventana, a ver quien se atrevía a quedarse mirando a los muñecos y comprobar todo lo que se decía, uno de ellos el mas osado decidió cruzar la calle y tocar la puerta metálica de la casa, todos guardaron silencio por varios segundos, conteniendo la respiración, esperan ver una siluete, escuchar algún sonido, sentir alguna presencia pero nada… justo al momento de respirar aliviados y apunto de sonreír por la innecesaria tensión, justo en ese momento la luz se apago, todo el jardín Juarez y las calles aledañas quedaron a obscuras, el pánico cundió entre los muchachos, las chicas comenzaron a gritar desesperadas, y todos corrían al auto para escapar, en el alboroto sintieron que se helaba su sangre cuando escucharon unas carcajadas y de las tinieblas emergía un enorme perro negro, la impresión fue tanta que una de las chicas entro en crisis nerviosa y se quedo gritando una y otra vez sin poderse contener, como pudieron sus compañeros la llevaron hasta el auto, rápidamente entraron en el a pesar del apretado espacio y de la cantidad de ellos, pero con las ansias de huir lo hicieron en un santiamén y partió el pequeño auto a toda prisa mientras se escuchaban los gritos de la pobre joven que aun seguía en shock causado por esa experiencia que recordara toda su vida, esa noche todos ellos sintieron que eran verdad lo que se dice y el Diablo anda en el barrio de Analco.

Pero a pesar que pareciera que esa experiencia era un verdadero hecho sobrenatural, la realidad es que no es así, en realidad la luz de ese jardin se apagaba todos los días a las 11 de la noche, quizá por algún tipo de error exactamente a esa hora el alumbrado publico se reiniciaba dejando en tinieblas esa plaza por algunos minutos, fue una verdadera coincidencia que ellos tocaran la puerta unos instantes antes que de apagaran las luces, en cuanto al can, pues era uno de los muchos que sacan a pasear diariamente a ese jardín y al ver el alboroto, el can corrió y se acerco curioso y ellos lo confundieron con una apraricion demoníaca y las carcajadas, pues provenían de los que tuvimos la fortuna de ver esa chusca escena de esa fallida expedición y a exactamente a esa hora.

Aunque los hechos tenían explicaciones simples, hubo algo que en principio los hizo querer ir a ese lugar, pues la gente suele decir que en el barrio de Analco se aparece el diablo, en otra ocasión llegaron 2 camionetas grandes tipo panel con varias personas formando una buena comitiva, llegaron a este mismo lugar y bajo esos ventanales donde se encontraban los muñecos junto al árbol de navidad el guía les explico:
en este lugar existe siempre el peligro que entre el mismo demonio, ya una vez lo hizo y fue tal el revuelo que causo que nunca lo olvidaron, por eso en esa casa siempre es navidad, pues navidad es de Dios y así engañan al diablo que no puede entrar en esa casa mientras las luces estén prendidas y vea que hay gente ahí festejando, si se llegan a apagar esas luces, en ese momento el demonio entrara.

Así sentencio el guía de la pequeña expedición que si bien su historia es bastante absurda, trataba de seguir la tradición que desde hace muchos años se dice que en esos lugares de vez en cuando se pasea el diablo y siempre se le relaciona con esa casa con muñecos en las ventanas, unos extraños muñecos que no parecen tener un rostro definido, pero muchos han dicho que si los miras fijamente podrás ver que sus ojos se mueven poco a poco para tratar de encontrar a los tuyos, aunque hay muchos que dicen que han podido percibir el movimiento de los ojos, nadie a esperado lo suficiente para hacer contacto visual con ellos.

Una joven vecina del rumbo asegura que que mientras corría para ejercitarse alrededor el jardín, le dio la impresión que los muñecos habían cambiado la posiciones de sus cabezas, no le dio demasiada importancia al hecho y continuo con su actividad, pero al dar la vuelta estaban los muñecos volteando hacia la dirección contraria a la ultima vez, ahora si se detuvo y los contemplo con detenimiento, se quito los audífonos para que poder percibir algún sonido, había oscurecido ya y la muchacha jadeaba debido al ejercicio y observaba detenidamente los muñecos que no parecían hacer el mínimo movimiento, al cabo de unos instantes y para no perder el ritmo continuo su rutina pero ahora llevaba la imagen exacta de a que lado estaban volteando los muñecos y cuando dio la vuelta y paso de nuevo frente a esa casa, sin detenerse volteo de reojo y pudo ver como esos muñecos habían cambiado la posición de sus cabezas, la impresión fue terrible no había explicación posible, por eso hay quien dice que si pasas frente a ellos y disimuladamente observas a que lado están volteando los muñecos y das una vuelta por el jardín, al regresar y sin detenerte ni voltear a verlos fijamente podrás ver como esos muñecos voltean hacia otro lado, y también dicen que si esperan en silencio en una de las bancas mas obscuras de ese jardín y si esperas lo suficiente escucharas en el jardín un ligero llanto, el llanto de pena y remordimiento de un hombre que desde hace muchos años deambula por ese jardín y que le llaman el llorón de Analco y que en la madrugada se puede escuchar sus llantos y después sus gritos de dolor y desesperación, por haber visto de frente al mismo demonio, por eso no buena idea que si lo escuchas vayas a investigar, pues podrías toparte de frente con el demonio en forma de bella mujer, que de vez en cuando llega para con el llorón para continuar la historia que comenzó hace muchísimos años en esa casa donde ahora esos muñecos observan el paisaje impávidos, tal vez vigilan a esa pareja que no deben estar juntos o tal vez sirvan para espantarlos y evitar que esa bella mujer de nuevo entre a esa casa como cuando lo hizo por primera vez, pues esa casa, esa barrio, esa mujer y el propio llorón son protagonistas de una de las mas grandes leyendas de la ciudad, y que es de las pocas que afortunadamente sigue viva, y que como pudiste leer hay muchas historias que siguen hilándose y muchos sucesos, algunos graciosos pero otros verdaderamente inexplicables y otros francamente escalofriantes, y todas esas historias se tejieron porque en ese lugar fue en donde hace muchos años se celebro el Baile de la Calle Volantin, que les contare la próxima vez y desde entonces se dice que el diablo anda en Analco.

si observas con cuidado en las ventanas, en el foto podrás ver a uno de los muñecos, si te gusto la leyenda por favor compártela con tus amigos y espera las próximas publicaciones, hasta pronto,

Pues muy agradecido por su participación y hacer tan reñida la eleccion, se publicaran ambas, pero en primer lugar ustedes eligieron.

3 pensamientos sobre “EL DIABLO EN ANALCO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *