Los Duendes de la Maquiladora

Buenas noches Legionarios, esta noche les traigo el testimonio de una legionaria que nos pidió que la publicación fuera anónima, en ella nos relatara cuando elmisterio permitió que su papá fuera testigo de:

LOS DUENDES DE LA MAQUILADORA

Buenas tardes David, la historia que te quiero compartir me la contó mi papá que en paz descanse, quien trabajo muchos años como guardia de seguridad en una empresa maquiladora de Nogales en Sonora. El se sentía agusto en ese trabajo, lo único que no le gustaba era hacer los rondines solo cuando le tocaba el turno de noche.

En una ocasión mientras hacia el turno de noche, cerca de las 2:00 a.m., salio a dar un rondin por la fábrica para vigilar que todo estuviera en orden, mi papá me contó que de repente empezó a escuchar muchos ruidos, era algo raro pero el se imagino que ese ruido se producía por efecto del eco de las máquinas del la maquiladora que estaban encendidas las 24 horas del día.

duendes-leyendas-mitos-reales

Sin embargo, paso algo muy raro a lo que el no le había hallado explicación, el vio como se movían unas cajas llenas de cableado, dichas cajas eran muy pesadas, no era posible que alguien estuviera moviéndolas, en eso llego un compañero que vigilaba afuera de la fabrica, el le indico que tenían que llenar el reporte para el cambio de turno, así que se fueron a la caseta de vigilancia, mi papa no le dio mayor importancia a lo que había visto y se olvido del asunto.

Pasaron algunas semanas de esa experiencia y llegó el día en que la fábrica le haría la posada a los empleados, para lo cual hicieron un espacio ahí mismo dentro de la fábrica, para meter algunas sillas, mesas y usar un espacio como pista de baile. Habia unas bases de dos niveles donde subieron las cajas llenas de cableado para que no estorbaran.

En estando en la fiesta, casi al final, ya estaban haciendo la rifa de regalos para los empleados cuando de repente cayó una de las pesadas cajas con cable, toda la gente se asusto bastante por lo impresionante del golpe, nadie se explicaba como se pudo caer, aun no salían de su impresión cuando de repente se cae la otra caja.

Después de tratar de explicar que ocurrió y al no hallar un motivo para lo sucedido, terminaron de hacer la rifa de regalos y los supervisores de la fábrica decidieron dar por terminada la posada, por seguridad de la gente. El coordinador de los guardias decidió solicitar las grabaciones de las cámaras de seguridad de esa noche, para ver que fue lo que causo la caída de las pesadas cajas, que afortunadamente no habían lastimado a ninguno de los presentes.

Dice mi papa, que a los días llevaron el vídeo de las cámaras de seguridad de la posada, el coordinador junto a todos los guardias para mirarlo, pero al ver el vídeo, no podían dar crédito a lo que estaban viendo, según mi papa nos contó, en el vídeo se grabaron unos seres muy pequeños que estaba cercas de las cajas, tan pequeños que apenas se alcanzaban a mirar en el vídeo, eran unos hombrecillos que empujaban con suma facilidad las cajas, como si no pesaran, y las arrojaban hacia abajo; en el en vídeo se alcanzaba a ver que eran alrededor de quince pero se movían muy rápido, de una manera sobrenatural.

Entre todos los guardias decidieron no hablar con nadie de lo que habían visto, pues correrían el riesgo de que los tildaran de locos o que estaban trabajando borrachos. El vídeo lo guardo el coordinador de los guardias y nunca mas volvieron a verlo o a saber de el y desde entonces ya no dejaron a mi papá ni a ningún guardia que se quedará sólo en las noches dentro de esa maquiladora, la cual al parecer fue reclamada como hogar por unos vengativos duendes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *