Archivo de la categoría: Escalofrio

Relatos de mi Mamá

Hace algunos meses mi mamá me contó una historia que le sucedió cuando era una adolescente.
Resulta que estaba en la secundaria y tenía un compañero de aula que era muy lindo, su madre era maestra de una escuela primaria y su papá era chofer de autobús de transporte escolar. Ambos eran personas decentes y muy queridas en el vecindario.
Una tarde el muchacho iba en su bicicleta camino a casa cuando un hombre le pidió que lo guiara a una direccion.

Con mucho gusto él se brindó a hacerlo y el hombre se montó. Cuando habían recorrido un tramo el señor se sacó una jeringuilla del bolsillo del pantalón y le inyectó una sustancia para dormirlo.

Por un tiempo no se supo nada del niño, hasta que lo dieron por perdido. Como su padre era chofer, logró movilizar un grupo de autobuses que iban y venían cargadas de personas del pueblo que andaban en busca de su hijo. Recorrieron gran parte de la provincia pero no hallaron rastro alguno del chico.

Finalmente decidieron ir a ver a un palero (persona que practica la religión de santos y muertos) y este hombre le dijo que el niño estaba de cara al sol. Fueron a buscar en el oriente, por donde sale el sol y dieron con el niño. Estaba sentado con las piernas cruzadas en la hierba en un campo, le habían inyectado formol (líquido que le inyectan a los muertos para endurecerlos antes de enterrar) y le sacaron el corazón. Los pájaros le estaban terminando de comer los ojos.

Cuando comenzaron a hacer las investigaciones descubrieron que el hombre que el niño llevó en su bicicleta era un brujero que había sido contratado por una enfermera y su marido que era prófugo de la justicia. La intención era que el brujero hiciera un trabajo para que la policía no buscara más a su marido. El brujero lo que necesitaba era un corazón joven para el trabajo. La enfermera colaboró sacando las inyecciones y los elementos para operar del hospital.
Luego la policía hizo un levantamiento hospital por hospital buscando a la enfermera, pero nunca apareció.
En el entierro de tuvo que sellar el cristal del ataúd con fotos del niño. La mamá del niño fue internada en un hospital psiquiatrico y murió a los pocos meses. Su padre aún vive y es un alcohólico.

La mujer del terror (Noches oscuras)

Hola me gustaría que fuera anónimo, contaré varias historias, la primero me pasó cuando tenía alrededor de 14 años, resulta que un día estaba ya por dormir, escuchaba música con una grabadora al lado de mi cama, ya recostada y de repente, empezó a escuchar mi nombre en el oído y dije “es el tráfico de afuera”, queriendo yo justificar y lo olvide, después, vuelve a pasar lo mismo, es cuando dije, “Estoy sola en el cuarto no hay nadie conmigo” y salgo corriendo del cuarto, estaban dos hermanos míos y me preguntan -que pasa-?? y es cuando les cuento, y sólo se me quedaron viendo sin decir nada, mis papás no estaban, pienso que desde ahí me pasaron varios suceso.

Otro día estaba acostada en la cama y siento una mano acariciando mi cabeza y que me despierto, esa mano era pesada vi que se escondió abajo de mi cama, yo estaba con tanto miedo porque estaba sola en mi recámara y me puse a orar y me quedé dormida, después empezaron a chistar y hablarme por mi nombre, al grado de hablarme en pleno día y no veía a nadie, después me empezaban a jalar las sábanas, al grado de dormir con luz prendida y tratar de conciliar el sueño.

Yo creo que surgió esto es a raiz de que fue un padre a bendecir la casa, pero antes ya había bendecido toda la calle y la mía era la esquina, pienso que el me llevo los espíritus y yo los alimentaba con mi miedo, hasta que un día deje de hacerlo e ignorarlos, ya lo último que vi en casa fue un dia que veo que entra mi hermano, con un sombrero y un cigarro y en eso me levanto a regañarlo y que de repente entra ni hermano de nuevo y dije que fue eso,?? una entidad?’.

Esto me paso cuando vivía en casa de mamá.

Mi segundo relato es este: Un día estando en casa de mi hermana en guadalupe, al lado vivía una señora que hacía rituales en su patio y hacia levitación y un día dormida yo en casa de mi hermana que siento la mirada de algo y volteo hacia unas ventanas grandes y sin cortinas y veo que esta esa mujer viéndonos, no me dio miedo estaba más dormida que despierta,pero tenía el pelo alborotado y túnica negra, nunca nos hizo nada que yo supiera, yo dejé de darle importancia a la cosas porque si te clavas le das poder a las entidades.

Gracias por leerme y me gusta mucho leer las historia.
Saludos