El camino hacia el terror (Relato Real)

Hola amigos esta semana con una nueva historia real publicada por Manuel rominguez disfrutalo.

La historia es acerca de 3 mujeres ellas siempre se turnaban para manejar ya que tenían que salir muy temprano de sus hogares para poder llegar antes de las 7 de la mañana a la primaria donde impartían clases, un día normal como cualquiera le toco a una de ellas conducir el auto aproximadamente a las 5 de la mañana se trasladaban (así que imagínense que tan largo era el viaje) como cualquier día le toco conducir el auto a una de ellas.

En el transcurso del camino la maestra comenta que se estaba durmiendo ya que había tenido una noche muy pesada y no lograba conciliar el sueño, decidió buscar una estación en la radio mientras las otras dos dormían una adelante como copiloto y la otra en el asientos de atrás, cuando de repente la maestra se concentró en buscar una buenas estación de radio y cuando levanto la vista estaba una vaca en medio de la carretera a sí que perdió el control del auto y se voltearon, dos de ellas se salvaron las que venían adelante con el cinturón de seguridad pero la chica que iba en la parte de atrás salió proyectada directo en el monte golpeándose la cabeza con una roca muy grande y perdiendo la vida.Minutos después, esta tragedia consterno a todo el poblado donde ellas vivían (de donde son mis abuelos y por eso conocemos esta historia y a sus familiares), ya que la chica había dejado a una niña de dos años y a un niño de apenas unos meses de nacido.

Pasaron aproximadamente unos años para que esta historia empezara a circular rumores en el poblado que todos los que viajaban en esa carretera siempre veían una chica sentada en la roca que les pedía raid pero por la hora y en medio de la nada, nadie se atrevía a detenerse para subirla ya que se les hacía muy raro ver a una mujer por la madrugada sola; o cuando decidían parar al momento de retroceder ya no a buscaban por ningún lado.

Y es aquí donde este mito o leyenda se volvió realidad, era un día normal las descargas de los traílles se hacían toda la noche empezaban a descargar aprox. Entre las 8 hasta las 3 de la mañana para que a las 5 salieran todos los camiones rumbo a sus destinos, un día no muy tarde uno de los tráilers que no era del poblado se atrasó ya venía muy rápido cuando el señor le cuenta a mi papa que ve a una chica como a las 10 de la noche llorando en la orilla de la carretera pidiendo aventón (el señor se decidió parar ya que no le vio nada extraño al contrario la chica era muy guapa y vestía muy bien se veía desesperada) el señor pensó que alguien la había dejado en el monte como una maldad ya que estaba muy asustada, el tráilero paro el camión y le pregunto qué le había pasado ella le comento que su auto se había salido del camino y había caminado mucho para llegar a la orilla de la carretera que estaba muy asustada por que sus amigas salieron a pedir ayuda y jamás regresaron por ella, solo le pedía un favor al señor que le diera un recado a sus bebes que los quería mucho y que pronto estaría de nuevo con ellos solo tenía que esperar que alguien la rescatara, el trailero dice que le insistió que la podía llevar al siguiente poblado aunque no iban en la misma dirección estaría más segura.

Ella le dijo que si llegaba al otro poblado que por favor que alguien que va a ese pueblo o si ve a sus amigas que vayan por ella, que ya se estaba haciendo más tarde y no habían regresado. El trailero le prometió que unos de sus amigos no tardaría en cargar y le pediría el favor que la llevara a su casa.

Cuando llego el señor al centro de carga todos estaban preocupados porque ya era más tarde de lo normal. Se dirigió a mi papa y le contó todo esto mi papa para justificarle la falta de su atraso mi papa estaba asustado le pidió que le describiera a la chica y le mostrara el recado que había escrito para sus hijos y sorpresa en la hoja no había nada todo estaba en blanco, así que le contaron al señor sobre esta persona que años atrás había fallecido y no importaba la hora siempre se aparecía, habían personas que al medio día la subían a su auto y cuando empezaban avanzar se daban cuenta que no era nadie.

No tardo mucho y el trailero se regresó a su estado dijo que jamás le había pasado esta situación y es que llevaba muchos años viajando de estado en estado.

Segunda historia real para compartir

Este es mi cuarto relato, estará un poco extenso pues para que comprendan tengo que explicar muy bien las cosas. Mi abuelito de joven era muy tomador y osado, y era muy común que se burlara cuando alguien le contaba experiencias paranormales. El rancho donde vive es separado por un arroyo, la parte donde está el campo de fútbol y que es por donde vive el, en el fondo; y la parte donde está el panteón y la entrada, la cual cuenta con un falso ( que es tipo portón de madera, entrada al rancho). Bueno el acostumbraba ir a tomar a un estanquillo allá en la parte de la entrada, y en una de esas ocasiones tomando con un compadre se desvelaron hasta las 3 am, su compadre se despidió y mi abuelo se fue unos 5 minutos después. Esa noche a el no le pasó nada. Al día siguiente se encontró a su compadre golpeado, con rasguños y moretones y antes de que mi abuelo preguntara que le había pasado, su compadre le dijo: “Ya ni la chingas, ayer después de salir del estanquillo iba a cruzar el arroyo y me paró el duende, me hizo muchas travesuras, me amarró con zacate y me tiró desde el puente al arroyo ( dicho puente tiene aprox. 2 metros de alto y el arroyo no está hondo) y cuando ibas pasando por el puente te grité y no me hiciste caso”.

Mi abuelo solo le dijo que no escuchó nada, después se carcajeó y le dijo seguramente estabas muy borracho, que chingados te va a andar parando un duende y si existiera me hace los mandados. Esa fue su gran equivocación. Poco después quizás una semana el tuvo que salir en su caballo a la ciudad a vender su cosecha (pimienta), aprovechado que estaba la feria se entretuvo allá, regresando a altas horas de la madrugada. Al llegar a el falso de su pueblo vio que alguien estaba sentado sobre el, era un ser pequeño, ropa muy fina, sombrero y zapatos, y tenía el camino lleno de espinas y ramas, creando una barrera difícil de pasar. Acto seguido el ser le comentó: “Así que tu eres el que no cree en mi, y según tu te hago los mandados”. Mi abuelo no comprendía las cosas hasta que recordó lo que le dijo a su compadre, bajó de su caballo y le dijo a mi si no me chingas, como pudo le intentó dar un fuetazo a el duende, pero éste se desvaneció y mi abuelo no supo donde quedó hasta que escuchó una carcajada volteó y vio al duende arriba de su caballo, y este muy alterado. Mi abuelo sólo cuenta que después de eso el duende lo perdió entre en monte con todo y caballo, lo amarró a un naranjo y lo azotó por un largo tiempo, en el cuál nunca dejó de recalcarle que era verdad lo que le pasaba y que nunca más lo volviera a retar, porque le iría mucho peor. Lo dejó ir pero sin su caballo, mi abuelo como pudo encontró camino y fue a la casa, llegó todo sangrado y con la camisa desgarrada, con una cara pálida y desencajada, no podía creer lo que le pasó, con una voz quebrada y lágrimas en los ojos de dijo a 2 de sus hijos, 8 y 6 años (de los cuáles el mayor es mi padre) que fueran a buscar al caballo. Mi papá me cuenta que cuando llegaron a el falso ahí estaba el caballo, pero demasiado inquieto y con miedo.
Mi abuelo les contó de esto después, porque si les hubiera dicho en el momento ni locos hubieran ido por el caballo. Creo que desde ese día tiene un cierto respeto por lo inexplicable o sobrenatural, pero fue a un alto precio. Buenas noches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *