Enano de la Catedral Leyendas (Venezuela)

La leyenda que les cuento se centra en la Caracas de los “techos rojos” debido a que la capital aún conservaba sus techos de teja. Las personas vestían a la usansa española y luego a la francesa con la llegada de Antonio Guzmán Blanco al poder.

El Enano de la Catedral Leyendas venezolanas

Al mediodía la gente iba a misa y despues a conversar en la plaza mayor, acerca de cualquier tema en particular. Luego y años más adelante los caraqueños disfrutarían de los conciertos dados por la banda marcial de la ciudad. Caracas, a pesar de algunas cosas, era un paraíso en aquella época.

Pero las noches no eran para andar por ahí solo ni acompañado. Había que recojerse temprano porque Caracas era muy oscura, solo se podía iluminar con faroles de aceite de algún animal y había uno en cada casa de la ciudad. Sigue leyendo Enano de la Catedral Leyendas (Venezuela)

Los pies descalzos

La joven difunta avanzaba lenta, pero firmemente por el estrecho pasillo persiguiendo a su presa. Sus menudos pies descalzos caminaban sin hacer ruido alguno. Pronto llegó hasta la puerta de la amplia sala de autopsias, y la empujó con suavidad.

A pocos metros observó a través de sus aterradores ojos en blanco, que el joven estaba en el centro de la habitación, en la que había tres mesas de brillante acero pulido y todo tipo de instrumental médico para realizar las autopsias, y que blandía en su mano derecha un afilado bisturí como improvisada arma defensiva.

Sigue leyendo Los pies descalzos

Copos de nieve (Relato de misterio)

COPOS DE NIEVE
(Relato de misterio)

Era 21 de noviembre, faltaban cinco días para el Día de Acción de Gracias. Los copos de nieve caían despacio, blandamente, como si fueran blancas plumas de ganso, o de àngeles inmaculados.

Eran las cinco de la tarde y hacía frío. Bruce Daniels, el vagabundo, buscaba un lugar donde cobijarse y pasar la noche. Era un hombre de edad incierta, pues sus largos cabellos blancos y su barba sucia y descuidada le hacían parecer mayor de lo que era; pero debía tener más de sesenta años. Sus ropas estaban sucias y desgastadas. Colgada a la espalda llevaba una vieja mochila de color marrón oscuro. Sigue leyendo Copos de nieve (Relato de misterio)

Luz en el camino

Hola amigos del historias de terror, hoy estare compartiendo mi relato real.  Anonimo profavor.

Hola buenas tardes siempre leo sus historias y la verdad que es impresionante, esto me paso no hace mas de un año, con mi hermano fuimos a una localidad serca de donde vivimos llamada tulio, fuimos a dejar a un amigo de el que vivía allí y le hicimos el favor para que o fuera solo, nosotros lo acompañamos en la moto de mi hermano el camino hacia tulio es muy oscuro y tiene unas curvas bastante feas , Hubo varios accidentes. Sigue leyendo Luz en el camino

Relato basado en una experiencia real

 

SAMARA
Relato basado en una experiencia real de Rosa Isela Flores
Escrita y Adaptada por Eduardo Liñán

Mi relato comienza hace algunos años, soy mamá de 3 hijos, pero fue en el ultimo embarazo que pase por una terrible y triste experiencia, mi tercer hijo no me lo esperaba, mis primeros hijos eran ya grandecitos y fue una sorpresa para todos el que estuviera embarazada, mi mamá decía que era una bendición, yo era una persona ya madura y tenía miedo por las complicaciones que se presentarían y no estaba equivocada, el embarazo fue de alto riesgo y tuve muchos problemas que me llevaron en repetidas ocasiones a ser internada en el seguro social, tenía mucho miedo de perder a mi bebé, más que mi propia salud o bienestar, durante esos meses mi esposo y yo pasamos situaciones graves como familia, y para complicar más el panorama mi mamá estaba enferma gravemente, tenia diabetes e hipertensión, mientras que yo luchaba por la salud de mi hijo y la mía, mi mamá se aferraba a la vida, quería conocer a su nieta y eso la motivaba a seguir adelante a pesar de su enfermedad y mis problemas.

escalones-fantasma-negro

Sigue leyendo Relato basado en una experiencia real

La bruja

 

BRUJERIA 6
Relato ANONIMO basado en un hecho real
Escrito y adaptado por Eduardo Liñán

Hace algunos años vivía solo en una propiedad cerca de Andonegui, en la colonia Obrera, el lugar era agradable y aunque el cuarto era pequeño, tenia lo necesario para vivir, en la casa de junto, vivían unos viejecitos bastante amables, Don Porfirio y Doña Eduviges, que de tanto en tanto me invitaban a comer y por la tarde que llegaba de trabajar, siempre me invitaban café negro y pan, yo los ayudaba como podía, cuando iba al súper o al mercado les preguntaba si necesitaban algo, pintaba su casa y recogía su basura, ellos en cambio me trataban como a un hijo.
Sigue leyendo La bruja

Relato Anonimo basado en hechos reales

 

PERDIDO
Relato ANONIMO basado en un hecho real
escrito y adaptado por Eduardo Liñán

Un hecho que marco mi vida para siempre, sucedió durante el verano del 87, yo tendría unos 8 años y mi hermano Daniel tenía 6 años, era verano y como mis padres trabajaban no podían encargarse de nosotros , nos enviaban a casa mi abuela , ella tenía un gran terreno muy cerca de un ejido en Altamira llamado Lomas del Real, mi abuela criaba cerdos y pollos, nunca tuvo problemas en recibirnos pero no nos atendía y se desentendía de nosotros, casi siempre estaba ocupada atendiendo a los animales, en cierta forma nos agradaba aquello, hacíamos lo que queríamos, la única regla era que no podíamos alejarnos de la propiedad y no salir de los límites de la misma, eran terrenos casi deshabitados y había vecinos a lo lejos.

Nuestra rutina era levantarnos con el canto de los gallos, desayunar y alimentar a los pollos, después de eso, éramos libres, jugábamos con el perro, en una llanta que teníamos de columpio y a las escondidas, sin embargo pronto nos aburrimos, conforme pasaban los días, nuestros recorridos eran más lejos de la casa, a los límites de la propiedad, fue entonces que en una de esas incursiones descubrimos a lo lejos en un terreno vecino, una vieja casa de madera, estaba abandonada, las ventanas tapiadas y completamente enmontado.

La tentación por ir a aquel lugar fue abruptamente disuelta por el llamado de la abuela que nos mandaba llamar a lo lejos, regresamos esperando un regaño y nos lavamos para merendar, esa noche recuerdo que mi hermano y yo hablábamos de la casa abandonada, nos parecía un gran misterio y nuestra curiosidad aunada a un aburrimiento y ganas de aventuras nos obligaba a ir a aquel sitio y explorar, a pesar de la advertencia y la reprimenda de nuestra abuela.

El día siguiente paso lento y planeábamos visitar la casa, al caer la tarde cuando la abuela estuviera muy ocupada alimentando a los cerdos, al llegar el momento, inventamos el pretexto de ir a sacar agua a un pozo, vigilamos que estuviera distraída y corrimos a la cerca, pasamos por debajo de la alambrada y nos metimos con trabajo entre la mala hierba crecida, llegamos a la parte trasera de la casa abandonada, en donde había una vieja letrina. Notamos que a pesar de ser muy tarde estaba todo en silencio, algo raro ya que a esas horas escuchabas el graznido de los cuervos y aves que regresaban a las ramas de los árboles para pasar la noche, no se escuchaban ni siquiera grillos en el ambiente. Con ese silencio los nervios me invadieron y note que algo no estaba bien.

Le dije a mi hermano que debíamos volver, que regresaríamos en la mañana, ya que la obscuridad caía sobre nosotros, en ese momento con una cara de molestia me vio y me dijo que tenía que ir al baño, que no se podía aguantar la ganas de ir, le dije que corriéramos a la casa y me dijo que no podía, que lo tenía casi afuera, entonces pensamos en la letrina, estaba ahí y abandonada así que no había problema, el entró y cerró la puerta, mientras yo me quedé observando la casa, algo raro había en ella, me acerqué a las ventanas para ver si podía ver algo y noté que no había nada, solo abandono y tablas rotas, extrañamente vi a lo lejos una mecedora que parecía haber sido usada, no tenia rastros de polvo, la curiosidad me hizo ir a la parte de enfrente para ver mejor y el resultado fue el mismo, total abandono y sin embargo la puerta no estaba tapiada con tablas, solo las ventanas, pensé que quizás los dueños venían de tanto en tanto.
Estaba ya obscuro cuando fui por mi hermano, me tardé unos momentos así que ya debía haber terminado de hacer lo suyo, al llegar a la letrina toqué y pregunté que si ya había terminado, al no obtener respuesta, abrí la puerta de la letrina y vi con extrañeza que no estaba, comencé a gritarle pensando que quizás me había ido a buscar al no verme y rodee la casa, no había rastro de él, pensé que quizás había regresado a la casa y corrí. Al llegar ya mi abuela preparaba la cena, le pregunte por mi hermano y con cierto desinterés me dijo que no lo había visto, que andaba conmigo; yo corrí al cuarto a buscarlo, alrededor de la casa, y a los lugares donde comúnmente jugábamos, no estaba, fue entonces que un escalofrió seguido con un sentimiento de preocupación me recorrió la nuca y espalda, quizás había caído por el agujero de la letrina y estaba atrapado entre el excremento.
En ese momento le salieron alas a mi pies y corrí como nunca, pensando en mi hermano ahogándose entre la suciedad, llegué a la cerca, pasé por la alambrada y como pude fui a la letrina, llevaba una lámpara de mano y me asomé por el agujero, esperando ver un asqueroso cuadro con mi hermano lleno de mierda hasta el cuello y pidiendo ayuda, sin embargo cual sería mi sorpresa que no había suciedad y tampoco estaba mi hermano, en cambio había un montón de hierba crecida, denotando el abandono, ni siquiera pude ver las heces que supuestamente había arrojado mi hermano en su urgencia, estaba “limpio”.

Confundido y ya con miedo, grite lo más fuerte que pude, rodee de nuevo la casa e intente abrir la puerta principal sin éxito, me regrese a la casa de mi abuela, con la esperanza que ya Daniel estuviera ahí, llegue con el corazón saliéndoseme del pecho y mi abuela comenzó a regañarme y a preguntarme por mi hermano, sin saber que decir, le dije la verdad, que habíamos ido a la casa abandonada y que el entró en la letrina y que ya no lo volví a ver, mi abuela dibujo en su rostro un gesto de terror que nunca he podido olvidar y tan solo me pregunto

¿Que fueron a donde?

En eso dejo todo lo que estaba haciendo y salió corriendo, intenté irme tras de ella y se volteó con un gesto de severidad en su rostro y me grito como nunca lo había hecho

¡Regrésate, lávate y vete a dormir, cierra todo y no se te ocurra salir!

Pensando en la paliza que nos esperaba a mí y a mi hermano una vez que lo hallaran me dirigí a mi cuarto y me acosté pensando en que estaría haciendo Daniel o donde estaba. Sería la media noche que súbitamente abrieron la puerta del cuarto, era Daniel , un sentimiento de alegría me invadió al verlo parado en la puerta con el rostro pálido e inexpresivo, pensé que quizás mi abuela se lo había cuereado, y le pregunte

¿Donde estuviste, porque te fuiste? le reclame con firmeza
El mirándome me dijo algo que me dejo extrañado
¿Martín, porque te fuiste?

Antes responder, vi que se acostó en su cama con la mirada perdida y viéndome fijamente al rostro, me acomodé en mi cama para dormir pero antes de eso noté algo raro en mi hermano, estaba descalzo y tenía los pies llenos de lodo, no le di demasiada importancia sabía que era sucio y que a veces se acostaba sin bañar, entonces traté de dormir, agarraba el sueño cuando Daniel me hizo otra extraña pregunta que respondí por inercia y entre dientes, ya que el sueño me vencía.

Por la mañana desperté solo para darme cuenta de que la cama de Daniel estaba hecha, como si no hubiera dormido ahí, en eso escuché unas voces conocidas, eran mis padres, algo que me pareció raro ya que faltaba mucho para que regresaran por nosotros.

Al ir a la sala, vi que mi mama estaba sentada en el mueble llorando y mi abuela la intentaba consolar, mi padre estaba afuera fumándose un cigarro y hablando con unas personas, unos rancheros que comúnmente venían a visitar a mi abuela y unos vecinos.

¿Qué pasa? Pregunte con angustia

Mi mama al verme corrió a abrazarme y lloró con mas sentimiento, me besó y me miró con detenimiento y me dijo, vete al carro amor, sin entender que pasada, salí y mi papé se me quedó viendo con alivio, pero tenía el rostro desencajado, me dijo que me subiera al carro y los esperara ahí, de pronto lo supe por unos vecinos que platicaban cerca del vehículo.

Habían hallado la ropa de mi hermano a unos kilómetros de ahí, por un camino de tierra que llevaba a un ejido que se llamaba “Las Flores” estaba ensangrentada, rota y llena de lodo, pero de él no sabían nada, mi abuela lo había buscado toda la noche y los vecinos la ayudaron, entonces recordé la ultima pregunta que la noche anterior me hizo

¿Estoy vivo?

Nunca hallaron a Daniel, ni su cuerpo, ni un solo rastro de él, a excepción de su ropa, jamás volvimos a saber de él o de lo que le había pasado. Hasta la fecha sigue siendo un misterio.

Eduardo Liñán Mayo 2016

Relato de miedo Mi caso real

Hola, ¡Buenas noches a todos!..

Anteriormente el año pasado les había contando una historia sobre lo que muchos lectores denominaron a la bruja que se aparece en Cumbres San Agustín, algo así.. debido a los comentarios me da pena contarles algo que me tiene inquieta desde hace dos semanas, les pido de antemano a los administradores que mantengan mi anonimato porque me da mucha vergüenza que no me crean, Jajajaja.

Todo empezó porque mi mamá en la mañana me levantó para que fuera por unas cosas a la tienda para preparar la comida, entre que si quería ir y no pues fui, iba a comprar pechuga de pollo y $30 pesos de queso panela (aún lo recuerdo), fui a dos tiendas y no tenían lo que necesitaba, entonces decidí ir a una carnicería que está por mi casa, esa tiene poco que la abrieron ya que los dueños tuvieron problemas con sicarios y todo ese pedo, la gente cuenta que cuando la cerraron pues obviamente había un olor fétido a carne podrida por el motivo de ser carnicería, sin desviarme tanto del tema, fui hasta ahí y sólo me atendía una señora como de unos 55 años, y como abren tarde la tienda apenas estaban levantando las pesadas cortinas etc.

Cuando me pudo atender le pedí lo que ocupaba y me dijo que me esperara un momento que subiría a la bodega que tiene la planta alta de la carnicería, yo claro que le contesté amablemente que la esperaba que no tuviese cuidado ya que mi mamá me iba a chingar si no llegaba con las cosas, después de esto me quedé a contemplar la carnicería, es muy amplia ya que cuenta con abarrotes y todo eso, su pared blanca pero sucia de tierra, grasa y hasta manchas de sangre.. cuando entre todos esos jugos y todo lo que estaba viendo empecé a escuchar un quejido, yo pensaba que era la viejecita por lo que dije en voz alta: “¿Está bien oiga, ocupa ayuda?” a lo que nadie me respondió y se siguió escuchando lo mismo, a mi espalda, sentí que alguien corrió atrás de mi, pero tenía una velocidad descomunal, producto de eso se cayó una bolsa de croquetas, yo buscaba una explicación lógica y quise pensar que fue el aire, pero en realidad ya se me notaba hasta los poros el nerviosismo, se quedó en silencio hasta que volví a escuchar un quejido y cuando volteé se los juro por lo que más quiero, vi algo que jamás podré olvidar, una personita pequeña, media tal vez 1.30 cm, cabello despeinado, ojos desorbitados y muy sucio, quise pensar que era un niño, yo me quedé sin habla y cuando quise retroceder corrió horrible, pero para esto no se escuchaba que tuviese contacto con el piso, y pues ya no me pude contener, grité horrible y bajo la señora, ya andaba huyendo porque estaba bien asustadona, pero la señora me dijo: “Mija esperate,¿Que pasó estas bien? a lo que le dije que había visto algo y que ya me tenía que ir, ella bajo con lo que yo había pedido, y me miró con cara de susto, y me dijo vayase mija asi dejemelo no me pague pero no le vaya a decir a nadie lo que vio, luego nadie querrá venir, yo solo agarre las cosas y me fui, llegué a mi casa bien asustada y chequé la hora, no había pasado ni 10 min, todo fue tan rápido y enserio, no me drogo, no fumo ni nada que me apendeje, jamás voy a lograr comprender si esa cosa de verdad era humana, si era tal ve algún demonio o tan sólo una simple aparición.

Tampoco jamás de me va a olvidar la mirada de angustia y miedo que me regaló esa señora al decirle lo que había visto en su negocio, sólo espero que Dios la cuide de eso, perdón por escribir tanto, pero se me hacía justo explicarlo para ver si redactando alguien me pudiese ayudar, porque me siento bien pendeja sin poder dormir y sobretodo temerosa en mi propia casa de ver aquella cosa que vi en ese lugar.
La colonia es Valle de Santa Lucía y pues también mantendré en anonimato el nombre del negocio,trate de redactar lo mejor que pude pero no soy buena para esto, ojalá no les aburra tanto yo solo quiero respuestas, muchísimas gracias por leerme, saludos.

El oso maldito

Relato de terror anonimo enviado para compartir con toda la comunidad de historias de terror.

Esto me lo contaron mis papás…

El día que nací ya cuando nos íbamos a ir a la casa, ya ven que a veces lleva la gente regalos, bueno se empezaron a llevar los regalos y había un oso de peluche medio grande pero no sabían de quién era pero dijeron que alguien lo había mandado a el cuarto y dijeron el nombre y todo, ya pues se llevaron el oso.

Conforme yo iba creciendo no me daba cuenta pero ese oso me daba miedo siempre. Yo juraba que se movía pero mis papás decían que era un sueño.

Recuerdo poco pero como a los 5-6 años empecé a tener sueños en los que me salía de mi cuerpo, creo que se llama viaje astral pero los tenía muy seguidos. Les decía igual a mis papás y me dijeron que era normal y que no sé que, pero no me creían, un día ese oso se movió y hasta el momento es de los peores recuerdos que tengo, cada vez tuve mas miedo y cada vez hacia mas cosas, hablaba, caminaba, movía los ojos, parpadeaba como si fuera alguien normal.

Recuerdo que me decía que cerrara la puerta con seguro, me contaba cosas que el había hecho y que yo debía seguir sus pasos.

Siempre cada noche me despertaba, me pegaba, incluso tengo cicatrices en la espalda, todo mi cuarto se hacía negro, así dure como 3 años y mis papás nunca me creían porque el oso se subía a su lugar cuando venían ellos, pero llego un día donde ya estaba harto, tenia ya 10 años y no le puse seguro a la puerta entonces venían mis papás, yo los escuche y pedí que por fin se dieran cuenta de lo que les decía era verdad, entraron a mi cuarto y lo vieron como se movía, primero corrieron y me agarraron,en eso se fue toda la luz a la casa, mis sábanas se tiraron al piso con demasiada fuerza, y las cortinas de mi cuarto se arrancaron solas sin haber tenido una ventana abierta, se hizo un oscuro muy negro, estaba a lado de mis papás pero no los podía ver, después me llevaron a mi a la iglesia y por supuesto al oso, el oso no tenía nada de malo es un demonio el que lo controla, rompieron el vinculo con el oso pero hasta el momento ese demonio me sigue atormentando y haciendo difícil mi vida, ya 17 años con él, llega un momento donde lo veo y no me causa ninguna reacción, cada vez que hay algo malo cerca me sangra la nariz, vomito o me duele demasiado la cabeza, siempre me despierto todas las noches a las 3:33, no hay día que no lo haga.

Relaro de Escalofrio – Un fantasma en mi cuarto

Historia de terror enviada por:  Adriancito Peña

Hola que tal buenas noches les comparto este relato desde Toluca.
Bueno esto empezó hace unos 5 años más o menos cuando mi sobrina de esa edad le dijo a su mama que veía a una niña de blanco corriendo dentro de la casa y en el patio, mi hermana pensó que sólo era un juego de mi sobrina y no le dio importancia, con el pasar de los días mi sobrina seguía diciendo lo mismo, lo más raro de todo es que por las noches se escuchaban ruidos raros arriba de la casa como si una piedra o canica estuviera rodando de un lugar a otro, los perros ladraban, al salir a investigar no encontrábamos nada que originaria ese ruido.

Los meses pasaron y varias personas que venían a la casa familia y amigos nos contaban que tocaban, pero nadie salía sólo se escuchaba la risa de mi sobrina pero sabíamos nosotros que en la casa nadie estaba puesto que todos hacíamos nuestra actividades diarias.

Una ocasión ya pasado de las 10 pm llegue del trabajo y la casa estaba sola ya que mi familia se había ido a una fiesta me dispuse a dormir, ya en la cama el sueño me empezó a vencer pero en un momento sentí una mano en mi pecho supuse que ya habían regresado de la fiesta pero de repente sentí una mano helada tomando mi pie y me jaló de la cama me levanté con un miedo horrible prendí la luz pero no había nadie, pensé que fue sólo un sueño pero de pronto escuche unos pasos en el patio y en el techo, el mismo ruido de la canica, los perros aullaban y sentí una corriente de aire helada en el cuarto, me dio pavor sólo hice una oración y no supe en que momento me venció el sueño.

Al día siguiente le conté a mi hermana lo que paso y me dijo que cuando llegaron ella me vio en la puerta de la casa y cuando giró la cabeza ya me habia metido le dije que no supe en que momento habían llegado a casa.

Como al mes de eso regresaba a casa más o menos eran las 11 pm la calle sola, al llegar a casa vi que alguien estaba en el patio pero pensé que era mi abuelita puesto que la silueta era similar al buscar mis llaves para abrir y volver la cabeza no había nadie, abrí y pregunté por mi abuelita me comentó mi mamá que ya tenía una hora que se había dormido.

Nunca supe que fue lo que vi. En muchas ocaciones estando en el patio se escuchaban risas dentro de la casa; que abrían puertas de los cuartos; o tiraban cosas, al entrar la casa estaba normal pero en un tiempo la casa se sentía helada fue cuando buscamos una opinión, me comunique con una amiga que sabe sobre fenómenos y todo eso le comenté de la situación fue a la casa y nos dijo que alguien nos había hecho un trabajo, al hacer una limpia las cosas se normalizaron por un tiempo, mi amiga se mudó del Estado y fue a los 6 meses que todo regreso pero ya no era adentro de la casa si no afuera.

Los perros por la noche ladran y aullan hacia el techo y corren
alrededor de la casa como si vieran algo o a alguien.

Al pasar el tiempo tuvimos una gatita y pasaba que en las noches no salía de la casa veía la ventana que da al patio y gruñia después tuvo dos gatitas y una noche la gata salió y nunca la volvimos a ver nos quedamos con las dos gatitas y pasa lo mismo, en las noches ven la ventana y gruñen por un tiempo las cosas se calman pero después siguen pasos en el techo y ruidos raros fuera de la casa.

Espero les allá gustado el relato pues las cosas aun suelen pasar de vez en cuando.