Relatos de miedo para amigos

MARIANGULA

Relatos de miedo para amigos

Vivia en Ibarra una muchacha de nombre Mariangula.Era la mayor de tres hijos y por su caracter recio y mandon como de patron,sus labores de la casa se limitaban a impartir ordenes a sus hermanos.Le gustaba trepar arboles o jugar con los chicos del vecindario.No se llevaba con muchachas y nunca ponia un pie en la cocina.Era lo que la gente llama una carishina.Ademas pasaba la mayor parte del dia sola y a su antojo.


Sus progenitores trabajaban duro.La madre vendia tripa con puzun en un puesto del parque la Merced y el padre arreglaba zapatos en un pequeño taller ubicado por el mismo sector .
En una ocacion,antes de salir a las ventas en el famoso parque de Ibarra por sus puestos de comida al atardecer,la madre encargo a Mariangula que fuera al camal a comprar las tripas y el puzun para el proximo dia.Como a Mariangula le encantaba andar en la calle,la mujer no debio repetir dos veces la orden.Su hija guardo el dinero y salio de inmediato a cumplir con el mandado,loca de alegria.
Mariangula encontro en una esquina a varios amigos entretenidos en la plancha y sin pensarlo se metio a jugar con el dinero de su madre.Perdio las primeras partidas,pero confiada en recuperarse,continuo jugando.Cuando se dio cuenta, no le quedaba ni un centavo,preocupada se dirigio al camal a ver si las carniceras que la conocian pues solian acompañar a su madre,les fiaban las tripas.Se encamino hacia alla.Tomo la Juan Montalvo y llego al sector de San Francisco por el cementerio alli se topo con un cortejo funebre, ni bien vio pasar el ataud le pico la curiosidad por saber quien era el fallecido y entro al camposanto,mezclada entre los acompañantes,a los 5 minutos sabia que estaban sepultando a una mujer,sin embargo no sastifecha su inquietud se quedo hasta que metieron el feretro en un sepulcro a ras del suelo, e instalaron una tapa y la revirtieron con cemento en los filos,cuando no habia mas que ver salio del lugar .
Al llegar al camal invento la historia de que se le habia caido el dinero,pero las vendedoras no le creyeron y mucho menos quisieron fiarles,por el contrario un carnicero se burlo de ella,,,(si quieres librarte de una buena paliza,sera mejor que caves una tumba y robes las tripas de un muerto,la muchacha tomo el camino de regreso angustiada por el castigo que le esperaba.Volvio a pasar por el cementerio y al acordarse de la difunta se le ocurrio que las palabras del carnicero no eran del todo descabellada,se dirigio entonces a su casa,una vez alli tomo el cuchillo del zapatero de su padre y un martillo de punta, oculto todo en una bolsa pequeña y se fue al camposanto,a las seis,escucho el silbato del panteonero alertando a algun visitante que era hora de salir,5 minutos despues las puertas del cementeri se cerraron,Mariangula abandono su escondite y se encamino a la tumba,conseguir lo que necesitaba no fue facil,pero tampoco resulto tarea imposible,valiendose del martillo,removio el cemento fresco y desprendio la tapa del sepulcro,extrajo el feretro que estaba al ras del suelo,y se puso a cortar con el cuchillo,el tiempo transcurria,concluida en la tarea, guardo todod en la bolsa,volvio a meter el feretro y coloco la tapa, se apresuro a marcharse pues empezaba a oscurecer,tampoco le costo mucho trabajo salir del cementerio,trepo por un arbol pegado a una tapia y salto ala calle,llego a su casa pasada las 7 de la noche,entro con temor de que su padre ya hubiera regresado y al verla con las herramientas,empezara a hacer preguntas,dio un respiro de alivio cuando no lo hallo devolvio las cosas,alejo a sus hermanos de la cocina y se puso a cortar las tripas, antes de que llegara su madre y notara la forma extraña,cuando regresaron sus progenitores la encontraron atareada en las labores de la cocina, les invadio una profunda sastisfaccion ,cansada de trajinar de la tarde Mariangula se durmio temprano,por lo general tenia el sueño pesado,pero aquella noche,mas o menos a las doce,la despertaron los ladridos de los perros del vecindario,que parecia aullar espantados.La muchacha se tapo la cabeza con la almohada a fin de volver a dormir resultaba imposible dormir con esos aullidos, que cada vez se hacian mas fuertes, como si los perros ladraran a alguien que estaba cerca de su casa, un tanto nerviosa intento despertar a un hermano pequeño que tenia su cama al lado,mas el dormia tan profundamente que ni siquiera se movio,los perros aullaban cada vez mas cerca,tan cerca que de pronto se oyeronj unos pasos que caminabanj por el patio de la casa,asustada llamo en voz baja a sus padres,pero todo estaba oscuro y nadie de la familia,excepto ella,parecia escuchar los pasos,oyo luego que la puerta de la calle se habria y que alguien entraba.Mariangula se sentia sobrecogida del terror y tenia los pelos de punta,queria gritar con todas sus fuerzas pero la voz no le salia hubo un silencio siniestro que le helo la sangre,a continuacion escucho una voz pavorosa que decia Marianguuuuuuula

……..devuelveme las tripas y el puzun que te robaste de mi santa sepultura creyo morirse,con desesperacion se tapo con las cobijas y se puso a rezar a fin de ahuyentar a aquel ser de ultratumba que se aproximaba a la cama,la muchacha sudaba frio y sintio que una mano empezo a jalar las cobijas al tiempo que la voz insistia Marianguuuuuula,devuelveme las tripas y el puzun que te robaste de mi santa sepultura y de repente las mantas volaron de la cama de un solo jalon, la muchacha con el corazon a punto de reventarsele vio que la muerta,cercenada el estomago y los intestinos,la miraba con furia mientras repetia Marianguuuula Marianguuuuula devuelveme las tripas y el puzun que te robaste de mi santa sepultura esas fueron las ultimas palabras que escucho antes de que el corazon se le paralizara de horror al siguiente dia los padres hallaron el cuerpo de su hija sin vida ,mostraba en el rostro una exprecion indescriptible de espanto,ademas tenia el vientre destrozado,alguien le arranco los intestino y se los llevo……

  • Historias de miedo 
  • relatos de terror
  • Historias de terror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *