Mi relato de miedo El muñeco

Schtroumpfette

Hace varios años, unos 8 o 9 para ser más exacta, un ex me regaló un peluche de un gato negro con un suéter de calabaza, recuerdo que era una época cercana a Halloween; ese peluche en verdad es uno muy lindo, lo conservé aún después de haber cortado con esta persona y no por el significado sentimental sino porque realmente me gustaba.

A este peluche yo lo volví muy cercano a mí, en la casa siempre lo traía, era el único en mi cama y dormía con él, se dice que nunca debes jugar con muñecos después de las 7 y que no debes nunca de hacerte muy cercano de uno ya que hay seres que se aprovechan de esto para entrar en ellos, pero en aquel momento yo no lo sabía.

Tiempo después, unos cuantos meses, comencé a sentir un miedo inexplicable al muñeco de un día para otro, dejé de ponerlo en mi cama y lo puse encima de un librero que tenía al lado de la cama y donde estaban el resto de mis peluches pero esto sólo lo empeoró ya que podía sentir como si me viera directamente, se sentía el ambiente tenso en las noches y no me sentía para nada cómoda con él pero me gustaba tanto que no quería tirarlo.

Entre más lo alejaba de mí, entre más pensaba en que quizás tirarlo era una buena opción más miedo sentía, en las noches no podía ni dormir mirando hacia el librero porque presentía que lo vería moverse o hacer algo y una noche comenzaron los sueños; en estos siempre era lo mismo, soñaba que tiraba al muñeco pero este regresaba y me perseguía para hacerme daño, soñaba que cobraba vida e igual, me perseguía para matarme, que me hablaba con una voz grave y me amenazaba.

Nunca lo vi pero en más de una ocasión llegué a ver que cambiaba de posición y sé que nadie lo movía pues nadie entraba a mi cuarto y los sueños se hicieron cada vez más y más frecuentes al grado de convertirse en algo de todos las noches, ya no quería tirarlo pero no porque me gustara, sino porque sentía miedo de que volviese a aparecer en mi cuarto o sucediera algo peor.

Esto sucedió durante varios meses, casi llegando al año y luego un día los sueños y la sensación de terror desapareció, de la nada, no fue disminuyendo paulatinamente sino que simplemente desapareció.

El peluche técnicamente aún lo tengo pero no conmigo, está en una caja en casa de mi mamá quien vive en otro estado, lo más probable es que en un futuro me deshaga de él pero no por miedo sino por respeto a mi esposo.

Nunca supe bien qué originó todos estos sucesos ni que los paró pero si bien el miedo se fue jamás volví a ser tan cercana a ningún peluche y mucho menos a este en particular.

Me gustaría mostrarles una foto pero como mencioné, no lo tengo conmigo y la verdad quién sabe la caja en la que se encuentre.

Ojalá hayan disfrutado mi relato.

2 pensamientos sobre “Mi relato de miedo El muñeco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *