Mi realto caso de mi abuelo

Hola buena noche, aquí va una historia. No me paso a mi, sino a mi abuelo.
Mi abuelo materno, de nombre Reyes, es originario de Pánuco, Veracruz, el primer municipio del norte de Veracruz, el toda su vida ha vivido alla, por el año de 1980 trabajo de chofer en “El Ingenio” así le llaman a la fabrica de azúcar que se encuentra en Pánuco, el transportaba la caña de azúcar de los pastizales, recién cortada, al Ingenio.

carretera-blanco-negroi
Un día le toco trabajar hasta las 2 de la madrugada y acabando las personas de subir la carga al camión mi abuelo se dirigió directo al ingenio, para llegar hasta ese lugar el tenia que conducir por “El Bordo” así le llaman a una gran linea de tierra que esta elevada para que cuando se desborde el río sirva de camino, en fin, era la ruta mas rápida y a tales horas ya estaba cansado.

El me relató que el camino en tiempo duraba alrededor de 1 hora y media, y cuando el apenas llevaba unos 50 minutos aproximadamente, una de sus llantas del camión se poncha, no había nadie y el era el ultimo viaje, el estaba sobre “El Bordo” y a un costado estaba el río Pánuco, al otro lado pastizales grandes de pura Caña de azúcar.

El se baja del camión y empieza a quitar la llanta,acabando de poner la llanta, ya recibiendo la herramienta, ve a un niño, de aproximadamente unos 7 o 6 años y le pregunta a mi abuelo que si le ayudaba en algo, mi abuelo creía que era un niño de una casa que estaba a 1 kilometro aprox, que pertenecía al velador de los pastizales y su familia.

En fin, mi abuelo le dice que no que ya había acabado y que que hacia tan tarde afuera de casa, a lo que el infante le contesta que solo le iba a ayudar, mi abuelo le dice, “Mira, en el camión traigo un lonche, subete y ahorita nos lo echamos y te llevo a tu casa”

El niño solo contesto que si, mi abuelo dice que se acuerda claramente como el niño se subió al camión y cerro la puerta, hasta se sintió el movimiento del camión.
Mi abuelo ya con la llanta cambiada, la herramienta recibida se va y se sube al camión, ya eran como las 4 de la mañana, y nota que el niño no estaba, y que no vio ni escuchó cuando salio del camión.

Mi abuelo sin temerla arrancó y dice que paso por la casa del velador y estaba completamente sola, no había nadie, dice que no se bajo a tocar ni mucho menos, pero llegando a una base de control, (así le dicen a las pensiones de camiones alla) , asustado mi abuelo, se baja y les cuenta a las personas, la mayoría conocidos… Y una de las personas encargadas de la pensión, una mujer por cierto, le dice que talvez pudo haber sido uno de los niños que se le murió a la familia de ahí,( mi abuelo solo pudo pensar que era la familia del velador) que se le habían ahogado 2 de sus hijos en el río, que iba lleno de agua. Me cuenta mi abuelo que siempre que pasa por ahí, le hace una oración y se persigna, de vez en cuando deja una veladora en la casa y se retira… Ya no volvió a ver a la familia de esa casa, hasta la fecha no vive nadie ahí..
Enviada por Frank Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *