Mis experiencia en Octubre

Relato enviado por correo

Esta que les contare son algunas experiencias que nos pasaron a mis compañeros de prepa y a mí en los años 2004-2007. Bueno he de mencionar que siempre nos ha gustado las cosas paranormales y extrañas incluso llegamos a ser algo morbosos en esos aspectos.
Todo comienza en el estado de Nayarit un pueblo llamado Guadalupe victoria, otros lo llaman la virocha.

Como era costumbre mis amigos y yo siempre nos gustaba contar historias de terror o contar anécdotas que nos pasaban, debes en cuando nos reuníamos en una casa de nosotros para ver alguna película de terror. He de mencionar que el mes que mas nos gustaba era el de octubre y noviembre por que se llegaban los días de brujas y de muertos, que para esas fechas siempre nos gustaba ir al monte y contar historias de terror frente a una fogata de fuego e incluso llegamos ir al cementerio por las noches de halloween o día de muertos con un videograbadora y una lámpara para ver que podíamos captar, la resolución de la cámara no era muy buena pero para ese tiempo eran pocos los que traían un celular con flash o de alta definición, bueno total que ciertas ocasiones nos llegaron a pasar cosas raras. Para esto entonces era un 31 de octubre día de brujas mis amigos Manuel, Eduardo y yo nos dirigimos al cementerio del pueblo ya alrededor de la media noche, debo aclarar que era mas el miedo en ese momento de toparnos con algún velador que de lo que pudiera ver o pasar dentro del cementerio.

Total que nos armamos de valor y entramos no fue mucho lo que caminamos cuando todos escuchamos un ruido en algún rincón del panteón era como que si alguien había abierto o cerrado alguna gaveta, en ese momento nos quedamos paralizados los tres no sabíamos que fue o que era ese ruido, yo en ese momento no pensé que fuera algo malo o algún fantasma si no que era algún velador que nos había encontrado y nos iba a regañar incluso a demandar, todos nos quedamos esperando que saldría de aquel rincón donde se escucho el ruido, recuerdo que yo traía la cámara, mi amigo Eduardo y Manuel traían unas lámparas de esas de baterías recargables ,cuando de pronto se escucha que viene algo y si, era un perro negro muy grande por cierto, pero lo mas curioso fue que ni siquiera trato de gruñirnos o a ser por atacarnos sin embargo este paso agachado justo enfrente de con nosotros y se perdió entre las tumbas, no lo pudimos grabar ya que yo al pensar que era el velador quien saldría de aquel rincón del panteón puse el lente de la cámara hacia abajo por respeto de aquella persona que saldría supuestamente. Después de eso salimos del panteón un poco asustados pero mas que nada con esa inquietud en nuestras cabezas, que asía un perro dentro de un cementerio a esas horas de la noche?, como pude el a ser ese ruido tan enorme que todos escuchamos? Esas dos preguntas jamás las pudimos resolver. hasta ahora ese perro jamás lo puedo olvidar.

Otra experiencia que nos paso en esas fechas fue cuando mis amigos Manuel, Eduardo y yo nos dirigíamos al puerto de san Blas en mi camioneta ya era de noche alrededor de las 10 pm íbamos con la intención de visitar la famosa contaduría de hay mismo donde se decía que hay asustaban, pues el cual dicha contaduría contaba con un panteón muy antiguo. Bueno les diré que no alcanzamos a llegar pues tan solo a unos kilómetros de llegar al puerto de san Blas justo a media carretera se nos apareció un toro muy enorme y cornudo color negro, sus ojos eran algo rojo y brillaban, no se si era por la luz misma de la camioneta que asían brillar y resaltar aquellos ojos del toro el cual por poco nos mataba pues yo iba a una velocidad algo recio impulsado de la música que traíamos y el ambiente de mis amigos era que iba emocionado por llegar, lo que me salvo ese día que iba yo por el carril contrario cosa que nunca asía pero al ver la carretera sola me dio por a ser algo no común, ir por el carril contrario, no se porque pero eso nos salvo, no se que nos haya pasado si yo hubiese ido por mi carril como debió de ser, no se por que ese toro estaba presente hay. Algunos dirán que es común en los pueblos o ranchos debes en cuando un toro o vaca se escape y ande vagando por la carretera, pero en un puerto como el de san Blas comúnmente no hay ganado, la gente se dedica a la pesca no al bobino.
Una tercera experiencia fue en casa de un amigo ese día pedí permiso a mis padres para poder dormir en casa de un amigo llamado Antoni, total que esa noche no podía faltar mis amigos de siempre Manuel y Eduardo, el plan era pasar una velada contando historias de terror, esta ves no hay mucho que contar solo que esa noche al final de terminar nuestros relatos he historias recuerdo que apagamos las luces para eso entonces nosotros habíamos juntado dos camas para a ser una sola, y a mi me toco dormir en una cama de esas que son de hilillo y que se doblan, que comúnmente se artizaban en los pueblos antes, petates o algo así no recuero bien como se llaman total que ya era pasado de las 12 de la noche cundo apagamos las luces, he de confesar que ese día todos nos acostamos con algo de miedo y ala ves pensativos ya que ese día hablamos el tema acerca de a nuestros padres que no les gustaba para nada la idea que nosotros anduviéramos de fisgones en los cementerios y cosas así, recuerdo my bien que mi abuela y mi padre me decían algún día se les va aparecer algo y van haber… nosotros estando a una edad de adolescencia no asíamos caso a todo eso que nos decían. En fin se llego el momento de apagar las luces para dormir y no tardo mas de tres minutos creo yo cuando muy claro sentí que una mano pasaba por debajo del catre tocando mis pies, se sentía una mano muy grande y ala ves fuerte que agarraba mis pies, en ese momento yo sin pensarlo grite, uno de mis amigos rápidamente prendió el foco ya que le quedaba el apagador muy cercas a un lado de la cama, todos se me quedaron viendo en ves de reírse que comúnmente eso es lo que ase uno cuando a otro le pasan cosas así. En este caso es como que supieran o sospecharan que algo malo andaba por el modo en que grite y mi cara pálida que tenia según ellos relataron, después de tranquilizarme en unos minutos les pude contar lo sucedido, fue así que después de que les conté nadie quiso apagar la luz esa noche durmiendo todos con ese pensamiento en la cabeza, y con ese temor que se fuese a presentar nuevamente, no a mi si no a otro de ellos por desobedecer a nuestros padres y meternos en cosas como profanado tumbas en el cementerio.
Pienso yo que todo aquel que se atreve a buscar mas allá de lo que no debemos, y por ser algo morbosos nos podemos topar con cosas no muy agradables que nos pueden dejar marcados para toda la vida, cosas que no pertenecen a este mundo. Espero contarles mas experiencias muy ´pronto que me han sucedido.

 

Dejar tus comentarios si este relato estubo bueno ó malo 

3 pensamientos sobre “Mis experiencia en Octubre”

  1. que malas historias es mas no son historias de terror parecen anécdotas que le pueden suceder a cualquier persona no suenan nada paranormales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *