Las aguas del Diablo (Lago Poyang)

 

POYANG, EL LAGO QUE SE COME VIVAS A LAS PERSONAS

las aguas del diablo

y sin que se vuelva a tener noticias de ellos; sin embargo, esta no es la única zona del mundo con extrañas anomalías y el lago Poyang, ubicado en la provincia de Jiangxi, en China y el tercer lago más grande del país, es catalogado por muchos como el Triángulo de las Bermudas oriental.

Y es que no es para menos pues, desde la década de los sesenta más de 200 embarcaciones, realmente grandes buques capaces de soportar cargas pesadas superiores a las 2000 toneladas, han sido engullidos por el lago dejando desde entonces más de 1600 personas desaparecidas, mismas que literalmente fueron tragadas vivas por las aguas. Alguna treintena de personas han logrado sobrevivir, pero han sucumbido ante la locura luego del episodio por salvar su vida.  lago de la muerte

Todavía no se dispone de una explicación convincente acerca del fenómeno que pudiera causar todo ello; sin embargo, se teoriza que podría tratarse de alguna alteración magnética lo que originara extrañas tormentas al punto de hacer naufragar los navíos, patrones de viento que se desencadenan súbitamente provocando remolinos o inclusive a fuerzas sobrenaturales.

Las aguas del Diablo (Lago Poyang)

Sin embargo, lo más increíble es que se han llevado a cabo expediciones al suelo del lago, pero no se ha encontrado absolutamente nada, y es como si los barcos se vaporizaran, sin dejar ningún rastro. Inclusive varios buzos que han osado introducirse al lago desaparecieron misteriosamente.

Y es que con justa razón el lago es conocido por los lugareños como las aguas de la muerte y, de acuerdo a una vieja leyenda, el fenómeno del lago sería causado por los miles de fantasmas de los muertos que dejó una de las mayores batallas navales de la historia cuando Zhu Yuanzhang se enfrentó a Chen Youliang, durante la dinastía Ming, originando miles de bajas.

Inclusive, en pleno fragor de la segunda guerra mundial el ejército naval japonés fue víctima cuando una de sus flotas desapareciera misteriosamente, lo que obligó a los mandos a cargo a suspender la travesía por el lago.

Las aguas del diablo

Inclusive en tiempo más reciente como el 2001, Wang Fangren, un pescador de la zona adviritó la forma intempestiva en la que el tiempo cambio, las aguas entraron en furia y amenazaba a varios barcos que debieron buscar orilla, aunque uno de ellos resultó en pérdida.

Por supuesto, todo esto ha generado toda una suerte de leyendas que van desde dragones voladores en la zona, criaturas épicas submarinas y hasta ovnis, algo que el turismo no ha tardado en aprovechar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *