La Llamada De La Muerte

La Llamada De La Muerte

Muchas veces la muerte es un tema que a muchos nos deja sin aliento. Esa sensación por saber que hay detrás de la muerte, ha provocado que muchos investigadores realicen todo tipo de hipótesis con tal de encontrar una respuesta, pero es cierto que nadie ha regresado de la muerte y nos cuente con certeza que es lo que se encuentra detrás de ella.

historias-de-terror-nuevas.w
la muerte

Así mismo desde que comenzamos a vivir, la gente nos suele llamar de distintas formas, a veces con apodos, a veces a gritos, por teléfono, etc. Pero, ¿Qué pasaría si, una de esas llamadas sea tan extraña cuya conclusión sea que es la misma muerte quien te llama?, esta historia lo demuestra…

Sucedió en una tarde de verano, Sonia y sus padres vivían en México; disfrutaban de sus vacaciones y decidieron ir a viajar a Panamá, ciudad que a la madre de Sonia le encantaba, porque era una de las ciudades que su amiga le recomendó visitar, al llegar y al viajar por el teleférico de la selva del parque metropolitano, Sonia estaba encantada por la gran cantidad de vegetación y animales hermosos que se encontraban en ese lugar, no dejaba de mirar aquellos árboles y aquellas aves hermosas tomando fotografías de recuerdo.

Después de viajar por el teleférico fueron a comer e ir al hotel a descansar después de un largo viaje.

Durante sus días de estancia Sonia de ya 19 años estaba muy entusiasmada por ir de viaje y de vez en cuando platicaba con sus amigos por las redes sociales.

Algo que a Sonia no le agradaba tanto eran aquellos rechinidos que de vez en cuando se escuchaban por el pasillo, ella al asomarse y no ver a nadie regresaba a su habitación, Mario su novio de vez en cuando le llamaba por teléfono y le preguntaba los días que se quedaría en Panamá, que aunque solo seria por tres semanas a Sonia le fascinaba la ciudad y quería quedarse a vivir allá, pero extrañaba a sus amigos, a su novio, a sus maestros de clase, a sus compañeros de su trabajo y sobre todo a su abuela que, desafortunadamente no pudo ir al viaje con ellos.

Una noche al estar Sonia hablando con Mario, la señal se interrumpió por una estática muy fuerte, provocando que arrojara el teléfono al piso, ella salió, recorrió el pasillo y de pronto la luz se apagó, ella comenzó a sentirse un poco incomoda, de pronto un escalofrío paso por sus brazos provocándole piel de gallina, ella respiraba lentamente y escuchaba pasos por el pasillo, al parecer era alguien muy alto, mujer de vestido negro antiguo y con un velo en su cara a lo cual le era imposible verla.

Sonia corrió de vuelta a su apartamento, y cuando sus padres regresaron de cenar Sonia les comentó que en el hotel ya hacía días que pasaban cosas raras a lo que sus padres acudieron con el encargado del hotel para saber la causa de las cosas que Sonia veía, el encargado del edificio no pudo saber con exactitud lo que pasaba a lo que dijo que mandaría de vez en cuando a un guardia para que vigilara si había algo fuera de lo normal.

Omar, el guardia, recorría los pasillos de vez en cuando, pero nunca podía observar nada, a lo que él se aburría y paseaba por el ascensor de arriba abajo. Una noche Sonia se despertó gritando, asegurando que aquella alta mujer que había visto en el pasillo la seguía y quería matarla, sus padres no sabían que hacer así que salieron a buscar a alguien que pudiera ayudarlos, a lo que una recamarera del hotel acudió inmediatamente, había escuchado aquellos gritos y se dirigió al apartamento donde se encontraba Sonia y sus padres. El padre de Sonia le comentó que solamente se trataba de un mal sueño.

Tres días después cuando los padres de Sonia no estaban, era medio día y Sonia se estaba en su recámara y de pronto sintió muchas ganas de ir al baño, una vez dentro escucho una voz ronca que la llamaba por su nombre:-¡¡Soniaaa!!!!!! ¡¡Soniaaaa!!!!!- ella se sintió un poco nerviosa y abrió poco a poco la puerta, y de pronto vio algo que la asustó, una sombra estaba en la puerta y al parecer se escuchaba que la tocaban muy fuertemente, a lo que ella preguntó:

-¿Quién es?-pero nadie le respondió, de pronto el cristal de la ventana que daba hacia la calle se rompió y ella salió corriendo hacia el ascensor, una vez al salir, chocó con la recamarera y esta le preguntó qué era lo que le había pasado a lo que Sonia le dijo que aquella mujer no la dejaba en paz, fue entonces cuando Gloria, la recamarera le dijo algo sobre una leyenda que existía en Panamá, la gente solía decir que si estabas solo en tu casa y escuchabas que alguien decía tu nombre no contestaras, pues era la muerte llamándote.

Sonia no le creyó y solamente le dijo que no exagerara a lo que Gloria le dijo que se cuidara mucho y que no contestara a menos que viera a la persona que le hablara, pues en ese edificio solía pasar muy seguido al igual que en otros lugares, como en sus casas ya que mucha gente atestiguaba que alguien llamaba pero nunca había nadie, Sonia solamente dijo que sí y regresó al apartamento.

Al llegar su padre le preguntó que había pasado con la ventana y ella le contesto que había sido un descuido suyo, su madre se había quedado abajo en el coche, Sonia le dijo a su padre que si eran ciertas las leyendas que la gente muy común solía contar, su padre le preguntó la razón por la cual le dijo eso, y le platicó lo que Gloria le había dicho, su padre le dijo que se tranquilizara y que todo estaría bien, momento después su abuela habló por teléfono y su padre le contesto, después de hablar un poco con la abuela, le pasó el teléfono para que hablara con ella, y al solo dirigirle un saludo, la llamada se interrumpió y una fuerte estática como aquella vez que hablaba con su novio, volvió a manifestarse pero esta vez también unos gritos le decían:

-¡¡¡¡Soniaaaa!!!!!!! ¡¡¡¡¡¡Soniaaaa!!!!!!!! -A lo que ella terminó con la llamada, su padre le pregunto qué era lo que la abuela le había dicho y Sonia mintiéndole, le dijo que estaba muy contenta de hablarles y que hablaría otro día, después su madre llegó y fueron a comer.

En la noche Sonia se quedó pensando en lo que Gloria le dijo, -¿Será verdad?- se preguntaba, -no no puede ser-. A la medianoche cuando sus padres ya estaban dormidos ella escuchó un viento que soplaba por la ventana, pero esta estaba cerrada, se levantó y buscó si su madre o su padre se habían levantado, de pronto escuchó la voz de su madre que la llamaba desde la otra habitación y ella le contesto que iba de inmediato, al entrar observo que estaban muy dormidos pero lo que vio la dejo sin habla, aquella mujer estaba junto a sus padres a un costado de la cama y mostraba una expresión terrorífica.

Sonia salió corriendo de la recámara y se escondió en el baño, en eso escuchó que su madre tocaba la puerta desesperada por saber que era lo que le había pasado, Sonia no abrió solamente se quedaba en la esquina de la tina, su madre le pregunto: -¿Qué ha pasado?- y Sonia le dijo:-¡¡Aléjate de mi!!-Sonia soy tu madre abre la puerta-, pero ella insistió en que de ninguna manera lo haría, -Mamá esa mujer está aquí me está buscando- pero su madre extrañada le preguntó -¿De quién hablas cariño?-, y Sonia con voz temblorosa le respondió:-La mujer alta, y en ese momento la voz cambió y le dijo en forma de pregunta:-¿Te refieres a mi?-, Sonia miró hacia el techo y observó que aquella mujer descendía lentamente por la pared.

Sonia gritó fuertemente provocando que sus padres se levantaran de golpe, pero al entrar al baño la madre de Sonia puso una cara de horror al ver a su hija muerta en la tina.

Su padre lloraba y le decía a su esposa que había cometido un gravísimo error al no creer lo que su hija le había dicho, ahora todo estaba perdido, pues la muerte logró su cometido, al regresar a Mexico, Sonia fue velada en su ciudad de nacimiento y sepultada, desde entonces sus padres se han preguntado por mucho tiempo lo que había pasado esa noche y si es verdad que la muerte se llevó a su hija, lo que sí es cierto es que la gente de panamá asegura que la leyenda urbana es cierta, pues si escuchas alguien llamándote y estás solo en casa, no le respondas, pues puede ser la muerte llamándote reclamando tu alma.

Un pensamiento sobre “La Llamada De La Muerte”

  1. Hola, soy de Panamá, y este enfoque de la leyenda es nuevo para mi, por lo que en la región donde vivo se cuenta no hay que responder si te llaman y estás solo, o si te llaman de noche aunque estés en compañía, porque las brujas están rondando y llamandote en espera de tu respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *