hombre que era sumamente celoso

 

Había una vez un hombre que era sumamente celoso…
Vivía con su esposa en un Rancho y a pesar de que ella le demostraba su amor y no le daba motivos, por la mente del hombre pasaban negros pensamientos ya que no sabía controlar sus celos!
Un día le fue encomendado al hombre un trabajo y tuvo que ausentarse de su casa por algunos días…
El sabía que tenía que trabajar, pues eran pobres y necesitaban el dinero.

cASa-terror-maldita-vieja
La esposa se quedó tranquila en su casa haciendo su vida normal, pero aquel hombre no podía estar en paz imaginandose las peores cosas de su esposa.
Tal fue su desesperación que decidió regresar y “sorprender a su mujer con alguno de sus amantes”
Fueron horas las que el hombre caminó con la idea fija en su mente de terminar con la vida de su esposa, en su mente cruzaban imágenes de como terminaría con ella sin dejar rastro alguno de su crimen.
Tan absorto iva en sus pensamientos que perdió la noción del tiempo..
Hasta que empezó a desconocer el camino, se había perdido y empezaba a obscurecer.
Estaba solo en medio de la nada…
De pronto a lo lejos miró una casita de adobe abandonada, decidió detenerse y pasar ahí la noche.
Se sentía cansado y tenía frío, buscó un poco de leña y encedió una fogata, se sentó junto a la lumbre pero seguía con su idea fija en su mente ya hasta disfrutaba mirarse torturando a su esposa, hasta dejarla sin vida…
De pronto algo llamó su atención, ya era de noche y del otro lado de la lumbre estaba un niño que lo miraba fijamente!
Al verlo se sorprendió y le preguntó..
– Niño, qué haces tu aquí solo a éstas horas de la noche?
El pequeño esbozó una sonrisa diábolica y sarcásticamente le devolvió la pregunta.
– Y tú, qué haces aquí…?
En esos momentos se escuchó un estruendo y las llamas de la fogata se hicieron enormes al tiempo que se podía percibir un olor a azufre!
El hombre perdió el conocimiento y el niño desapareció.
Al día siguiente unos campesinos que pasaban cercas del lugar encontraron al hombre a varios metros de la casa abandonada, tenía su cuerpo lleno de golpes y su cara llena de rasguños, cuando el hombre recuperó el conocimiento estaba lleno de pánico!
Lo único que recordaba era que algo lo había arrastrado fuera de la casa por el camino hasta dejarlo sin sentido mientras escuchaba unas horribles carcajadas que lo dejaban paralizado.
Comprendió que había hecho mal…y ya cuando se sintió mejor, decidió ir con su esposa y pedirle perdón!
Le contó todo lo sucedido y le prometió cambiar y alejar de su mente los malos pensamientos…
Ella lo perdonó, le dijo que lo amaba y le ayudó a curar sus heridas.
Con el paso del tiempo sus heridas sanaron así como las de su mente dejó de ser un celoso obsesivo.
Aprendió la lección!
( Alma )

2 pensamientos sobre “hombre que era sumamente celoso”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *