Historias tenebrosas de miedo

Autor: Lucio Guerrero

https://www.facebook.com/lucio.guerrero3

Buen día a todos!! Hoy quiero compartirles nuevamente algunas de las cosas que pasan en mi casa, ya con anterioridad le he platicado de algunas cosas, como por ejemplo de una alma que habita en el segundo piso de la casa, que cuando había un cuarto siempre hacia recorrido completo por el pasillo y después llegaba al escalón de descanso del cuarto haciendo un ruido muy particular al pisar, o también cuando mi cuñado vio a una persona cruzar por el patio justo cuando todos salíamos a cenar y lo confundió conmigo, al grado de que lo siguió hasta el patio trasero pero, no encontró nada.

Hace poco les comente que están haciendo remodelaciones en la casa, en particular en la sala donde se ha llevado a cabo el sepelio de muchos de nuestros familiares y que por esos movimientos yo considero que se liberó mucha energía y por esa razón las manifestaciones se incrementaron, al grado de que llegamos a encontrar pequeñas huellas en la tierra que consideramos eran de un niño (todo esto ya lo comente en una publicación anterior). Las cosas que suceden en la casa no puedo decir que son del tipo aterradoras, causan algo de incomodidad y miedo también ya que no es algo natural, sin embargo, cuando uno no es versado en el tema o no está acostumbrado, si lo desconcierta por completo. Recuerdo una de mis primeras experiencias en ese aspecto hablando específicamente de mi casa, la primera de todas fue el encuentro con brujas, de ahí mi miedo enorme hacia estos seres, teníamos un árbol enorme, un mezquite que tenía más de 100 años cuando yo era pequeño, por allá de los 90’s, estaba en la parte trasera de la casa, mi madre siempre me mandaba a tirar la basura o cosas similares a ese patio trasero y cada vez que salía siempre se escuchaba el “chistar” de cosas que se movían en lo alto del árbol, parecían pájaros pero, por el tamaño lo dudo mucho, de hecho hace poco estaba recordando que aun cuando era un árbol grande y frondoso lo pájaros normales no se paraban mucho por ahí, era extraño. Este árbol se cayó a mediados de los 90’s en una temporada que hizo un aire descomunal en San Luis Potosí. Dejando en claro el contexto de mi casa ahora si prosigo a contar la historia del día de hoy.

Historias tenebrosas de miedo

Los trabajos de remodelación en la casa continúan, la sala dejo por completo de existir y debido a las necesidades de espacio se convirtió en una cochera, ya había comentado que en esta antigua sala velaron a muchos familiares y que quizá estos cambios movieron tanta energía hay acumulada y por eso las manifestaciones se han hecho más constantes, hace varios días uno de los albañiles comento que en el segundo piso de la casa había visto claramente como una persona paso de un lado a otro cuando en la casa solo se encontraba mi padre y este último se estaba bañando, por lo tanto él no había sido y mucho menos uno de sus compañeros ya que él se había quedado hasta el final, de hecho sin necesidad de que nadie le preguntará el expresó a la familia que en la casa se veían “cosas extrañas” a cualquier hora del día pero, lo más importante es que de todo lo que se manifestaba en la casa nada era malo, solo almas que vagaban por la misma.

Hace tan solo dos días el líder de los albañiles le conto a mi hermana que llegada la hora de la comida se dispusieron a sentarse sobre la sombra de un pequeño cuarto improvisado que tenemos en el segundo piso hasta el fondo de la casa, es una pequeña construcción de láminas y madera que cumple la función de almacén, regularmente por el tejaban que tiene este cuarto la sombra da todo el día y pues uno se puede sentar agradablemente ahí, este tejaban en esta un tanto alineado con lo que antes era el cuarto del segundo piso donde pernoctaban mis padres y tiempo después mi hermana, las historias de este cuarto son muchas pero, la más destacada es de una persona que camina por todo el pasillo al escalón de entrada al cuarto y al subir este ahí se quedaba sin moverse por un rato hasta que nuevamente continuaba su marcha, en fin, ese ruido era muy característico ya que el escalón era de madera y el ruido era muy claro. Los albañiles comían en su receso, era tres exactamente, cuando uno de ellos escucho claramente como alguien daba un brinco en lo que parecía un escalón de madera y corrí por el pasillo del antiguo cuarto, inmediatamente se levantó para tener la inclinación adecuada y poder observar quién había hecho esa acción y no vio a nadie, desconcertado se volvió a sentar y enseguida uno de sus compañeros le pregunto que qué había pasado, solo negó con la cabeza y lo que dijo a continuación fue lo que le dio un poco de miedo “¿tú también lo escuchaste?” afirmó desconcertado con la cabeza y enseguida volteo a ver a su tercer compañero y este dijo lo mismo “yo también lo escuché y parece un niño”.

Cabe mencionar que ninguno de los albañiles conoció el antiguo cuarto, mucho menos el escalón de madera y su peculiar sonido y sin embargo, el que conto la historia hace referencia a ese ruido en particular, lo único que no desconcierta a nosotros es que mencione lo del niño, porque mi hermana, unos primos, unos amigos y un servidor siempre escuchamos ese ruido y parece una persona de mayor peso. También mencionaron que no era la primera vez que escuchaban como alguien corría en el segundo piso, sin embargo, ellos pensaban, hasta que vieron que alguien camino en el segundo piso aun cuando no había nadie, de que se traba de los perros, lo malo que el único perro que anda en el segundo piso es un schnauzzer miniatura, no pesa nada.

Ese caminar en el segundo piso por parte de una persona de peso considerable lo he escuchado por años, desde que tengo memoria lo recuerdo, el arrastrar de pies, a veces corriendo y siempre con la misma mecánica, avanzar por todo el pasillo hasta la entrada del cuarto, subir el escalón y pocas veces, solo pocas veces escuchar como entraba al cuarto que durante mucho tiempo se mantuvo solo porque de verdad que a excepción de mis padres, a nadie le gustaba estar ahí por la presencia de alguien que siempre se sentía en la puerta del cuarto.

Nuevamente muchas gracias por tomarse el tiempo de leerme y debo decirles que el próximo 31 de octubre para celebrar esas fechas tan interesantes para algunos narraré lo que yo considero la historia que más miedo me ha dado, ¿experiencia personal o relato de algún conocido? No importa, solo espero la disfruten tanto como yo lo hare al escribirla, gracias!!

Historias de miedo terror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *