Historias de Neyla (Alimentame)

 

Neyla, una joven madre de un bebe de apenas 2 años, y un pequeño perrito pekines, se mudo a un edificio de apartamentos en las afueras de la ciudad, ella era soltera, y como estaba recién divorciada, no podia pagar algo muy costoso, asi que este lugar le parecio perfecto. El edificio no era espectacular, pero estaba muy limpio y bien decorado, a los dias de estar ya viviendo alli, si le parecio algo extraño sus vecinos de los demas apartamentos, ya que eran muy retraidos, y apenas si la habian saludado, una vez al tomar el ascensor, una mujer de unos 50 años entro con ella, Neyla la saludo, pero la mujer solo la miro muy seriamente, y sin decir palabra se bajo en su piso, Neyla se dio cuenta que sus vecinos, no eran precisamente muy amigables que digamos.
Lo que si era algo curioso, es que en cada piso, de los 10 que tenia el edificio de apartamentos, habia por lo menos un bebe pequeño, algo raro, pero podria ser posible, Neyla tenia a su bebe en una habitacion junto con el perrito, mientras ella dormia en la otra, asi que decidio comprar uno de estos monitores para bebe, y de esa forma poder dormir, pero a la vez vigilar que a su hijo no le falte, ni le pase nada. Era uno de estos monitores modernos, incluso tenia una camarita, en la cual podia ver al bebe mientras dormia ademas de escucharlo.

Las primeras noches todo era normal, aveces el bebe lloraba como es comun, y ella se levantaba para dormirlo nuevamente, el perrito era muy bien portado y no hacia escandalo, pero una noche, el perrito empezo a ladrar sin motivo aparente, Neyla fue a la habitacion, y aunque seguia ladrando, como si advirtiera algo malo, el bebe dormia tranquilamente, al regresar a su habitacion, se escuchaban sonidos muy extraños en el monitor, como voces o susurros, que no eran del bebe, Neyla corrio a la habitacion, pero estaba bien, sin embargo tomo el monitor, y luego de unos segundos de silencio, escucho una voz muy ronca que le decia a alguien:
-Que esperas, alimentame…

La voz fue muy tenebrosa, pero parecia una conversacion que venia de otro apartamento, al parecer habian otros monitores, y las frecuencias estaban cruzadas. Al dia siguiente, Neyla escucho unos pasos afuera de su apartamento, abrio la puerta para asomarse, y vio como algunos de sus vecinos llevaban una pequeña caja, que parecia un ataud, esto la asusto mucho, al parecer un bebe habia muerto. Neyla vio que un tipo la miraba, y cerro rapidamente la puerta, ella no queria tener que saber nada de lo que pasaba, pero luego, tocaron a su puerta, al atender, era el mismo sujeto que la estaba mirando y le dijo:

-Como esta joven?

-Bien, quien es usted?…y que paso, algun bebe murio?

-Mi nombre no es importante creame, y bueno, referente a lo del bebe, parece que murio de eso que llaman muerte subita, solo lo encontraron muerto.

-Que horrible!!

-Veo que usted tambien tiene un bebe pequeño, me permite entrar a verlo?

-Bueno, solo un momento, la verdad estoy algo ocupada.

-No se preocupe solo sera un momento.

El misterioso hombre fue directamente a la habitacion donde estaba Kique, el hijito de Neyla, ella tambien fue detras de el, el hombre se apoyo en la cuna, y se quedo mirando fijamente a Kique sin pronunciar palabra, pero si tuvo in gesto terrorifico, y muy perturbador, lo cual hizo reaccionar a Neyla, ya que el sujeto se pasaba la lengua por los labios, como si deseara darle un mordisco a Kique que dormia en su cuna, al ver esto Neyla le dijo de mala manera:

-Pero porque hace eso?..le pido que se retire inmediatamente de mi apartamento, es usted un loco?

-Siento mucho mucho reaccion joven, ya me retiro…..tal vez un dia de estos regrese de noche, creame que soy muy diferente en la noche, que pase un buen dia.

Neyla tiro la puerta y se encerro en su apartamento.

Esa noche, mientras dormia, un sonido que venia del monitor la desperto, era el llanto de un bebe, voces de varias personas que parecian estar haciendo algun rezo en un idioma que ella no entendia, al tomar el monitor y ver la pantalla, sintio un escalofrio que recorrio su cuerpo, ya que en vez de ver a su bebe acostado en la cuna, estaba era la cara de aquel tipo que la habia visitado, sera que estaba en la habitacion?…el perro comenzo a ladrar, y Neyla corrio hacia la cuna, pero a pesar que el perro seguia ladrando mirando en direccion al techo, alli no habia nadie, y su bebe estaba bien. Sin embargo, los monitores se volvieron locos, se escuchaban varios bebes que lloraban, bebes que estaban en otros apartamentos, pero uno tras otro se iban quedando en silencio, mientras que esa horrible voz volvia a decir:

-Alimentenme…..ALIMENTENME…..

Neyla tomo a su bebe y se lo llevo a su habitacion, el bebe lloraba, pero ella no lo iba a dejar alli durmiendo solo, era claro que algo pasaba, el perrito se quedo ladrando en el cuarto del bebe y no dejaba de mirar para arriba, peri cuando Neyla pensaba que estaba segura con su bebe, fuertes golpes se escuchaban en su puerta, voces, rasguños, era como si una multitud quisiera entrar para tomar a su bebe.

-Alejense de mi apartamento…ya basta…..FUERAAAA…FUERAA..

Luego, derrepente, todo quedo en silencio, pero en la oscuridad de la noche, Neyla pudo ver una sombra cerca de la cuna del bebe, que por suerte ya estaba con ella en su habitacion, el perro seguia ladrando, ella cerro sus ojos con fuerza y rezaba para que todo terminara, hasta que al fin se quedo dormida.

A la mañana siguiente, Neyla deperto abrazada a su hijo, salio de su habitacion y camino hacia la del bebe, donde esa tetrica sombra se encontraba anoche, lo que Neyla vio la dejo petrificada por unos momentos, la habitacion, la cuna, las paredes, todo estaba destrozado, como si un animal muy fuerte y grande lo hubiera hecho, como si hubiera estado buscando algo, pero lo peor fue ver a su pobre perrito asesinado, con la entrañas afuera, y el mensaje escrito en la pared con la sangre del perro:

-DONDE ESCONDISTE AL BEBE?…DEBO ALIMENTARME….HASTA LA NOCHE-

Neyla temblaba de terror, pero tomo a su bebe, y salio corriendo lejos de aquel apartamento, era evidente que sea lo que fuera esa cosa, se alimentaba de bebes, y esa noche regresaria por el suyo, al salir, los vecinos estaban en los pasillos, tenian rostros con la mirada perdida, y todos miraban hacia el techo, por todas partes, parecian estar viendo algo que solo ellos conocian, Neyla salio a la calle con su bebe en brazos, al darse la vuelta mientras corria, logro divisar el misterioso hombre, y a los vecinos mirandola fijamente por las ventanas de todo el edificio.
Tal vez era una secta, tal vez aquel hombre, era mas que solo un hombre y se alimentaba de los bebes de todos los que alli vivian…
Lo unico seguro, es que Neyla logro escapar, dejando sus pertenencias, pero seguramente, salvando la vida de su bebe, y la ella misma.

Un pensamiento sobre “Historias de Neyla (Alimentame)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *