Archivos de la categoría Experiencias de terror

4 Historia terrorificas reales cortas

Schtroumpfette
Buenas noches, mi nombre es Pedro y actualmente trabajo en el museo Marco, comencé hace solamente unas semanas y tengo un horario cómodo pues salgo a las 11 de la noche y la paga no está tan mal, lamentablemente pronto tendré que dejar este empleo y buscarme algo más ya que después de los sucesos que he presenciado no puedo quedarme más tiempo allí. Sigue leyendo 4 Historia terrorificas reales cortas

2 historias reales de miedo

Hola amigos de Historiasdeterror.Website, nuevamente compartiendo mi nuevo relato con todos ustedes.

Anónimo

Trabajé en bosque mágico solo por el verano de 2012… Los que recuerdan en ese tiempo la mansión del terror era muy diferente a la actual, ya que en esos tiempos no había máquinas ni efectos con pantallas o demás, en ese tiempo asustabamos con disfraces y golpeando paredes y gritando. Mi primer día fue justo en la mansión, cuando llegue recuerdo bien que me presentaron con los que iba a trabajar; eran 5 personas, 3 hombres y 2 mujeres, fue el día que más gente hubo , pues normalmente solo asustabamos 2 o 3 personas. Llegué y me mostraron toda la mansión. Sigue leyendo 2 historias reales de miedo

Sucesos paranormales reales

Soy de Nicaragua y tengo 21 años.
Hace 2 años conseguí un trabajo de medio tiempo (Niñera) me tocaba cuidar a dos niñas; Susana de 5 años y Gabriela de 9 años. El trabajo de niñera era super facil las niñas no me daban mucho problema que digamos. Hasta que hubo un cierto tiempo que las niñas comenzaron a tener un comportamiento extraño…Gabriela comenzó a contarme que por las noches cuando ella dormía “alguien” acariciaba su cabello, cabe decir que el cabello de ella era muy largo y bonito y que todas las noches le acariciaban el cabello, gabriela es una niña inteligente y ella sabia que no era su mama ni su papa quien acariciaba su cabello por las noches. Cuando ella me cuenta eso lo primero que pude pensar que eran duendes ya que no solo a ella la molestaban por las noches, si no que a Susana la menor también le hacían travesuras. En veces Susana me decía que ella arreglaba sus muñecas 3 veces y que esas 3 veces sus “amiguitos” se las desarreglaba. Sigue leyendo Sucesos paranormales reales

Pasajera

 

PASAJERA
Escrita por Eduardo Liñán.

Erika Sánchez era un estudiante de la carrera de Arquitectura en una reconocida universidad al norte de la ciudad. Como todos los días tenia que abordar en autobús muy temprano y aún a obscuras para poder llegar temprano a sus clases. Como cada mañana su rutina era la misma: Esperar el transporte, subir, y acomodarse en alguno de los asientos traseros para dormitar un poco en lo que llegaba a la escuela. Sigue leyendo Pasajera

Experiencias Sobrenaturales en hotel

EXPERIENCIAS SOBRENATURALES EN HOTEL

Todo ocurrió hace un par de años mientras cursaba la preparatoria, mi familia pensó que ya era hora de que me hiciera más responsable, por ese motivo Mi madre me consiguió un empleo como recepcionista en un hotel ubicado por el parque “5 de mayo”, Realmente no me sentía entusiasmado con el empleo ya que tenía un horario de 3:00 p.m. a 22:00 p.m., prácticamente perdía toda mi tarde encerrado en la recepción, todo transcurrió de forma normal el primer mes, cabe destacar que empecé a trabajar en el mes de octubre y la primera experiencia sucedió el día 1° de Noviembre. Sigue leyendo Experiencias Sobrenaturales en hotel

Noche fria y lluviosa

Anónimo

Que tal? Espero puedan publicar mi relato de manera anónima por favor.

En el año 2005, tenía yo 19 años y estudiaba en la Facultad; tenía una novia que vivía en la colonia vecina (un tanto conflictiva) y a la cual, de acuerdo a mis labores de la escuela, visitaba de manera frecuente.

Una fría y lluviosa noche de Noviembre,
(Viernes si la memoria no me falla) mis padres fueron a pasar la noche a una quinta que tienen en Juárez, N.L. y me dejaron a cargo de mi hermano menor (en ese entonces de 14 años). Cerca de las 10pm le dije que ya había cenado y que no se fuera a salir, asi que me escapé a casa de mi novia sin que mis padres supieran que iba a dejar solo a mi hermano. Para llegar a la casa de ella, es necesario cruzar un parque muy grande (5 cuadras se camina en total) y doblar a la izquierda y caminar otras tantas calles.

ciudad-miserio-nebro-oscuro

Al llegar a casa de ella, estuvimos platicando y el tiempo se pasó volando. Cuando miré mi teléfono me di cuenta que eran las 12:20 (mis padres llamaban a la media noche para asegurarse que ya estábamos en casa) asi que me despedí y salí caminando deprisa rumbo al parque. Al llegar a la acera del mismo, me percaté que había un poco de neblina y me entró temor de que pudieran asaltarme. Me deshice esas ideas y para distraerme comencé a silbar mientras caminaba tranquilamente pero con precaución y volteando a todas partes. Al llegar al último tramo del.parque a espaldas de una iglesia, alcancé a distinguir a un tipo sentado en el respaldo de una banca (el brillo de la luz mercurial más cercana apenas iluminaba a esta persona) y se veía que estaba fumando puesto que se iluminaba el cigarrillo encendido con cada.bocanada. No lo negaré, hice una pausa de milésimas de segundo, titubee y seguí caminando a un ritmo mas lento, preparándome para correr si le veía intenciones de acercarse a mi). Al pasar justo frente a la banca (una distancia de 15 metros) tuve la necesidad de voltear a verlo y el tipo solo se limitó a saludarme con la cabeza. Sigue leyendo Noche fria y lluviosa

Departamentos

“DEPARTAMENTOS” PARTE 1

Muy buenos días quisiera relatar una historia que nos sucedió a mis hermanos y a mí en unos DEPARTAMENTOS cerca de la Y griega, en la colonia Carranza, aquí en Monterrey N.L, me gustaría que fuera anónimo.

Recuerdo perfectamente que corría el año 1997 yo cursaba 6to año de primaria, vivíamos en un departamento en primera planta atravesando un pequeño pasillo, y es la foto que les adjunto, esos son los departamentos reales en la actualidad aunque nuestra historia ocurrió hace casi 20 años, desde que llegamos a vivir a ese lugar cosas extrañas empezaron a suceder, éramos mi hermana que entonces contaba con 17 años, mi hermano que tenía 12 años y yo de 10 años, estaba por cumplir los 11 y mi madre por supuesto que trabajaba siempre para sacarnos adelante.

departanmento-misterio

Mientras vivíamos en ese departamento había noches que simplemente no podíamos dormir debido a que escuchábamos ruidos constantes, pasos, había una ventana que daba para el pasillo/calle esa ventana era durísima no podíamos abrirla ni mis hermanos ni yo, pero en las madrugadas escuchábamos como la abrían y nosotros aterrorizados nos tapábamos hasta la cabeza, así como amanecía la ventana así se quedaba puesto que nadie la podíamos cerrar/abrir, si se quedaba abierta a la siguiente noche o dos noches después la cerraban y era muchísimo el ruido que hacía pero nosotros no teníamos valor para despertar a mi mama, en primera porque ella dormía sola en otro cuarto y nos daba miedo levantarnos y atravesar la pequeña salita para tocarle la puerta en medio de la obscuridad y en segunda porque ella nos tenía prohibido molestarla debido a que no creía en esas cosas y argumentaba que estaba cansada y tenía que trabajar, por lo cual solo nos tomábamos las manos, orábamos algunos salmos y nos quedábamos dormidos, había noches que no sucedía nada pero había noches que simplemente el ambiente era pesado y los ruidos eran demasiados, teníamos unos vasos de vidrio en una mesa, nuestros muebles eran humildes puesto que dependíamos de mi madre totalmente y ella con amor y esfuerzo nos sacaba adelante como podía, nunca nos faltó alimento y éramos felices con lo que teníamos, los trastes mi hermana los ponía a secar en una mesa del pequeño comedor que teníamos, boca abajo ponía unos vasos para que se escurrieran y pues bueno esos vasos se movían y arrastraban de un lado a otro por las noches, sé que suena loco pero esto realmente pasaba y esperábamos ansiosos que mi mama escuchara algo pero no sucedía y si ella llegaba a levantarse al baño en cuanto abría la puerta, los ruidos dejaban de escucharse, salía del baño, se metía a su cuarto y nada más cerraba su puerta minutos después empezaban los ruidos de nuevo, la cosa era insoportable, teníamos un reloj despertador que nos atormentaba, era de esos relojes negros con letras rojas, ciertas noches y ya estando dormidos nos despertaba el ruido de los botones eran horas donde los botones se aplastaban solos y el ruido nos atemorizaba.

En una ocasión mientras preparaba las cobijas donde iba a dormir de reojo vi a un señor alto, era una sombra negra y pude apreciar que tenía un sombrero, me asuste pero decidí no decirle a nadie, días después mi hermana mayor estaba platicando con mi madre y escuche que le decía: -Mama anoche soñé un señor de negro, con sombrero que era malo y estaba en esta casa, era tanto lo que le decíamos a mi mama que pasaban las cosas que un día decidió hablarlo con una vecina que tenía una tienda, la respuesta de la señora a lo relatado sorprendió a mi madre, ella le dijo:

-Me sorprende que tengan tanto tiempo viviendo en ese departamento, nadie aguanta allí vecina, todos los que se mudan no duran ni el mes y se van

Nosotros como no teníamos otro lugar a donde ir y ese lugar era económico pues duramos alrededor de 2 años viviendo allí, la vecina tiempo después le dijo a mi madre:

-Se cuenta que en ese departamento un hombre casado encontró a su esposa con su amante y la asesinó, allí mismo, pero no quería decirte para no asustarte

Para ese punto mi madre comenzaba a creer en las cosas que nos pasaban ya que a ella una noche se le sentaron en la cama y pensando que éramos nosotros pregunto ¿Qué paso mija? Nadie respondió, la cama se hundía sola, ella ve una sombra negra allí, pero escucha nuestras voces en el otro cuarto, ella empieza a orar y a pedirle a esa cosa que la dejara tranquila, no nos contó hasta mucho tiempo después porque no quería infundirnos más temor, debo confesar que con el tiempo nos llegamos a acostumbrar a esas cosas y aun así increíblemente podíamos dormir, pero hubo una situación que rebaso todo lo anterior, fue una noche y enseguida se los voy a relatar.

cuarto-oscuro

Mi madre mientras vivíamos en ese departamento para su fortuna conoció al amor de su vida, el hombre que más la amó y a amado desde entonces y a quién yo llamo “papa”, aún siguen juntos en la actualidad y creo que así será por el resto de sus vidas, él contaba con 3 hijos de su anterior matrimonio con los cuales hicimos gran amistad y nos decíamos ser hermanos y aún lo hacemos hasta el día de hoy, en una ocasión invitamos a dormir a nuestros medios hermanos al pequeño departamento puesto que mi mama y el aun no formalizaban ni vivían juntos, a pesar que ellos vivían en una casa mucho más hermosa y amplia nos la pasábamos felices en ese pequeño departamento escuchando canciones del Gran Silencio y jugando todo el día.

Una noche mis papas salieron a un compromiso (mi mama y mi padrastro) y nos dejaron en el departamento y todo transcurría normal, estábamos platicando y cenamos hasta que llegó la hora de dormir, nos acomodamos y mi hermana mayor dormiría en la cama de arriba de una litera que teníamos como siempre lo hacía, ella decidió dormirse más temprano debido a que tenía que levantarse por la mañana así que se retiró a dormir, en la sala nos quedamos platicando mi hermano, mi medio hermano, mi media hermana y yo, hicimos un tendido unos dormirían en el sillón, otros en la cama de debajo de la litera y otros en el tendido, cuando de pronto escuchamos el grito de mi hermana que se encontraba sola en la recámara, corrimos a ver qué pasaba y ella decía:

-¿Por qué me pegaron? ¡Van a ver!
-¿Qué paso? Nosotros asustados le preguntábamos

Mientras ella lloraba de dolor y cuando por fin se calmó nos contó que estando dormida comenzó a escuchar que le susurraban su nombre en el oído, ella pensando que se trataba de una broma de mi hermano, no le dio mucha importancia por lo que se volteó boca abajo para seguir durmiendo, cuando de pronto sintió un fuerte golpe detrás de su rodilla, en la corva, para cuando ella nos contaba esto nos mostró y tenía un moretón gigantesco, sinceramente el golpe había sido demasiado fuerte, sus venias se veían saltadas y con sangre, y nosotros éramos testigos que mi hermano no había ido a esa recamara ni mucho menos la había lastimado de tal forma, estábamos asombrados y asustados y deseábamos que llegaran nuestros padres, pero no llegaban, esto por supuesto nos quitó el sueño y empezamos todos a platicar, habíamos aprendido un salmo que leíamos antes de dormir para no tener temor (Salmo 4:8) nosotros conocíamos de Dios (mis hermanos de sangre y yo) puesto que habíamos pocos meses antes empezado a asistir a una iglesia cristiana, lo poco que habíamos aprendido de la biblia lo usábamos cuando estábamos asustados, como esa noche, sabíamos que Dios nos libraría de lo que fuera que hubiese en ese departamento y que por supuesto, no era bueno, seguíamos platicando y hablábamos de Dios y de lo que había pasado, no recuerdo exactamente que decíamos cuando de pronto estando en una de las recámaras un bote de esmalte se elevó por el aire y literalmente nos pasó rosando la cara a mí y a mi hermano y se estrelló en la pared, nos quedamos petrificados, por lo que nos pasamos a sentar a la sala que estaba frente a la puerta para esperar a mis papas, en eso de pronto uno de mis medios hermanos retando a lo sucedido dijo:

-Yo no tengo miedo y sea lo que sea a mí no me hace nada

Se pasó a la recamara y se acostó en la litera de abajo poco tiempo después escuchamos un grito y lo vemos salir corriendo de la recamara y llorando solo dijo:

-Vi al diablo

Todos nos quedamos asustados, nos sentamos y nos abrazamos, mi media hermana más pequeña de pronto tuvo un ataque de llanto no podíamos controlarla, se agachaba decía “tengo miedo” lloraba gritaba, la situación estaba totalmente fuera de control y nosotros solo estábamos allí, solos y abrazados pidiéndole a Dios que todo pasara, cuando de pronto se abre la puerta de la casa y eran nuestros papas, al ver la escena se quedaron sorprendidos

-¿Qué les pasa? ¿Por qué están llorando?

Todos hablábamos al mismo tiempo tratando de explicar lo sucedido, ellos no entendían muy bien y después de escucharnos no le dieron mucha importancia y nos enviaron a dormir, supongo que para no asustarnos más.

Tiempo después en otra ocasión que mis medios hermanos se quedaron a dormir en el departamento, mi medio hermano y yo estando acostados platicando en la sala a punto de dormir nos quedamos callados y de pronto él me dice:

-¿estás viendo lo mismo que yo?
– Le conteste: SI
-¿estás viendo al señor de negro con sombrero que nos está mirando en la cocina?
– Como pude le dije: SI

Nos tapamos hasta la cabeza hasta podernos dormir, esa y muchas cosas más pasaron en esos departamentos, a los cuales no volvería jamás, ni aunque me pagaran.