El oso maldito

Relato de terror anonimo enviado para compartir con toda la comunidad de historias de terror.

Esto me lo contaron mis papás…

El día que nací ya cuando nos íbamos a ir a la casa, ya ven que a veces lleva la gente regalos, bueno se empezaron a llevar los regalos y había un oso de peluche medio grande pero no sabían de quién era pero dijeron que alguien lo había mandado a el cuarto y dijeron el nombre y todo, ya pues se llevaron el oso.

Conforme yo iba creciendo no me daba cuenta pero ese oso me daba miedo siempre. Yo juraba que se movía pero mis papás decían que era un sueño.

Recuerdo poco pero como a los 5-6 años empecé a tener sueños en los que me salía de mi cuerpo, creo que se llama viaje astral pero los tenía muy seguidos. Les decía igual a mis papás y me dijeron que era normal y que no sé que, pero no me creían, un día ese oso se movió y hasta el momento es de los peores recuerdos que tengo, cada vez tuve mas miedo y cada vez hacia mas cosas, hablaba, caminaba, movía los ojos, parpadeaba como si fuera alguien normal.

Recuerdo que me decía que cerrara la puerta con seguro, me contaba cosas que el había hecho y que yo debía seguir sus pasos.

Siempre cada noche me despertaba, me pegaba, incluso tengo cicatrices en la espalda, todo mi cuarto se hacía negro, así dure como 3 años y mis papás nunca me creían porque el oso se subía a su lugar cuando venían ellos, pero llego un día donde ya estaba harto, tenia ya 10 años y no le puse seguro a la puerta entonces venían mis papás, yo los escuche y pedí que por fin se dieran cuenta de lo que les decía era verdad, entraron a mi cuarto y lo vieron como se movía, primero corrieron y me agarraron,en eso se fue toda la luz a la casa, mis sábanas se tiraron al piso con demasiada fuerza, y las cortinas de mi cuarto se arrancaron solas sin haber tenido una ventana abierta, se hizo un oscuro muy negro, estaba a lado de mis papás pero no los podía ver, después me llevaron a mi a la iglesia y por supuesto al oso, el oso no tenía nada de malo es un demonio el que lo controla, rompieron el vinculo con el oso pero hasta el momento ese demonio me sigue atormentando y haciendo difícil mi vida, ya 17 años con él, llega un momento donde lo veo y no me causa ninguna reacción, cada vez que hay algo malo cerca me sangra la nariz, vomito o me duele demasiado la cabeza, siempre me despierto todas las noches a las 3:33, no hay día que no lo haga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *