El espejo

EL ESPEJO  (Terror Psicológico)

Autor: Josué Gaito Rosenberger 

¿Quién era él? ¿Cuál era la razón de su existir? ¿Qué era lo que deseaba realmente? ¿Qué es lo que piensa al mirarme así?… Eran preguntas que siempre rondaban mi enmarañada mente junto con muchas otras más, a las cuales jamás pude encontrar una respuesta perfecta, para encajar en tal complejo rompecabezas de cuestionamientos existenciales.

Todo se encontraba en mi psiquis, pero a su vez aquella serie de interrogantes inconclusos se veía reflejado también en el otro sujeto, aquel que habita paralelamente en mi reflejo, en cada pequeño o gran espejo independientemente de su antigüedad o lugar que ocupe en el espacio, cada vez que veo hacia una superficie de agua u objetos en mi entorno, donde también parece poder pertenecer y observarme.

 

Siempre está ahí o allá, donde quiera que vaya..no puedo librarme de él ni de su aterradora mirada, que se filtra por entre medio de mis más profundos niveles de consciencia y subconsciencia, alterando la manera de percibir mi mundo….o nuestro mundo. Hay veces que quisiera indagarlo y así resolver el  gran misterio que me mantiene prisionero de un extraño yo..aquel que vive en el espejo, aquel que siendo yo no lo es para mi, de aquel cuyas maquinaciones me producen escalofríos en cada contacto visual, sincronizado tras cada parpadeo de ambos.¿Qué es lo que hace cuando no lo estoy viendo? ¿O cuando el no me está viendo? ¿A dónde va? O lo aún más escencial…¿A dónde voy cuando no me está viendo?.Será que ambos pertenecemos y somos dueños de nuestro otro yo..que somos parte de nuestro reflejo, y cada uno en necesario para el otro…

 

Estando frente a frente creo que está tramando algo, a cada instante, no puedo darle la espalda, ni pensar mi próximo movimiento. Esto tiene que acabar, tengo que encontrar una solución a este laberinto de opciones e interconexiones de posibilidades no resueltas..ya no hay salida más que el hecho irrefutable de que la supervivencia de uno  de los dos, es imperativa para poder continuar con lo que sea que deba ser.

 

¿Pero cómo adelantarme a lo que está por venir? ¿Cómo pensar sin que él piense lo mismo? ¿De qué manera actuar sin que actúe de idéntica forma a mi?¿O es acaso qué yo obro en consecuencia de sus decisiones y acciones? ¿Quién es dueño del otro y de sus propios pensamientos?.

 

Trato de observarme, o observarnos, desde afuera, una tercera persona, y imaginarme sin el otro..¿Cuáles son mis sueños y aspiraciones futuras? ¿Tengo otra vida además del ahora?. Las respuestas tampoco venían a mi, de ninguna manera..no hay forma posible para explicar tan anormal y desesperante situación real…o irreal.

Ya nada es lo que parece ser, no sé si existo en algún universo físico o soy solo parte de un sueño sin despertar de mi otro ser. Un infinito caos invade mi alma, con la incertidumbre de no saber quién va a desaparecer de los dos.

Mi reflejo continúa llevándome hacia los más recónditos rincones de mi yo interno, no sé que sucederá a cada segundo posterior a este. ¿Quién acabará con quién?. Busco pero no encuentro la respuesta al acertijo, y no hay manera de comprobar si mi contraparte está en el mismo nivel de razonamiento en el que estoy actualmente.

 

Resolví causarle dolor a costo del mío, tomé la hoja de una cuchilla para afeitar y comencé a escarbar lentamente en mi piel para insertarla, fui levantando poco a poco la piel en mi mejilla incrustando pausadamente el afilado objeto. Grité(gritamos) en medio de llanto y sufrimiento, pero debía (debíamos) continuar, la sangre brotaba de manera descendente a través de nuestros rostros, nuestras miradas continuaban fijas en el otro en todo momento, sintiendo en carne propia un horripilante sentimiento de terror que nos helaba la respiración. Diminutas y gélidas gotas de sudor recorrían nuestros cuerpos, naciendo desde la base del cuero cabelludo, dando una tortuosa sensación de que comenzabamos a congelarnos aceleradamente.

 

Los corazones parecían pausarce intermitentemente uno con el del otro a la vez, produciendo una tétrica melodía reverberando en cada límite de nuestras extremidades óseas, las mismas vibraciones sonoras, acopladas al unísono, escuchándose más y más fuerte cada vez…Era más difícil de padecerlo con el correr del tiempo, penetrando con el mencionado objeto punsante, en sus pieles, a una creciente profundidad.

 

¡Ahhhhhhhhh! Exclamaron en expresión de tanto suplicio. Y sin siquiera procesar la idea en su intelecto, cogió otra cuchilla y la clavó dentro de sus pupilas, justo en el centro…Y en medio de un mar de llanto y gemidos de aflicción, ambos golpearon fuertemente al otro de un puñetazo, destrozando el espejo en su totalidad. Todo desapareció tras ese suceso, yo desaparecía junto con la tenue luz que se degradaba segundo a segundo, sólo quedó penumbra, oscuridad y la nada absoluta..y en mi ser, o la ausencia del mismo, una última pregunta surgió de aquel vacío incomprensible…¿Cuál es mi nombre? Por primera y última vez conocía la respuesta a aquel interrogante…aquel que soy y siempre fui, mi única forma de existencia, si se le pudiera llamar así….tan solo un reflejo. FIN.

 

Facebook Fanpage: El Corredor De la Demencia   Wattpad:   http://my.w.tt/UiNb/xadkNAojKx

Un pensamiento sobre “El espejo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *