Buenas historias de terror

Buenas historias de terror

Esta es una historia que me platicó mi abuelo hace tiempo, como ya sabemos la gente de las rancherías y comunidades tiende a ser muy tradicional entonces a mi parecer sus leyendas son de las mejores
Existió un hombre en aquellos años de los 60′ 70′ en san Francisco Villa de Arriaga, era muy tranquilo y bastante cercano a la iglesia, todos los días iva al templo, rezaba y cuando se acababan las velas decía “pa’l diablo” y tiraba el ultimo trocito de vela, el señor era muy humilde vivía en una casita de adobe y no tenía familiares cercanos la mayoría ya habían fallecido, solo era conocido por la gente de la comunidad.

Después de algunos años el hombre murió y para sorpresa de todos los que lo conocían tuvo un funeral elegantísimo, toda su casa se hayaba llena de flores y adornada, su caja era lujosa y el vestía un traje muy fino, se lo llevaron a enterrar en una carroza muy elegante y lo cargaron varios hombres muy elegantes, a una persona le pareció muy raro todo y le pregunto a uno de los hombres por qué si él era tan pobre había tenido un funeral carísimo, y el hombre le contesto con una sonriza maliciosa “porque gracias a él tuvimos luz allá abajo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *