2 relatos Mexicanos de terror

Hoy les contaré algo que me paso hace muchos años aproximadamente 24 años…
Ese fin de semana mi mamá, mi hermana y mi hermano se habian ido a una fiesta a Puebla asi que no estarían por 2 días, mi papá que trabajaba en el ingenio azucarero de Casasano estaba en el turno de noche asi que después de acostarse un rato para dormir lo desperté a las 11 pm para que se fuera a trabajar, me dijo que le pusiera seguro por dentro a la puerta del zaguán y que temprano se lo quitara si seguía yo durmiendo él me gritaba desde la calle para que fuera a abrirle; estuve viendo la tele un rato hasta que acabó la programación me fui a dormir no sin antes revisar las 2 puertas estuvieran bien cerradas.

Estaba casi quedando dormido cuando oi afuera de mi ventana unas risitas como de niños, de verdad que no me dio miedo solo me pareció raro pero atribui eso a mi imaginación y que ya estaba medio dormido, en eso oi desde la calle una voz de mujer que me gritó “Fernandooo” juré que era la voz de mi mamá que me estaba gritando para que saliera a abrir el zaguán y aunque llevaba ella llave no podia entrar por haberle yo puesto el seguro por dentro, me imaginé que por alguna causa ya habian regresado a esa hora de la madrugada de Puebla, salí al patio pero no vi a nadie afuera en la calle, podia ver a la calle desde el patio porque no tenemos barda si no es malla ciclónica, caminé a medio patio para ver bien y de verdad no habia nadie igual pensé que era mi imaginación de que ya estaba quedando dormido que había oido me gritaron, aproveche que estaba en el patio y junto a un ciruelo me puse a orinar en ese momento oi nuevamente una voz de mujer pero ya no era un grito sino un susurro atrás de mi oido derecho que me decía “Fernandooo”muy suave pero a la vez sentí como el aliento pegó en mi nuca y oido, ahí si me dio mucho miedo y corrí para adentro hasta mi habitación, me tapé de pies a cabeza un rato cuando me descubro la cabeza veo que entra un ser brincando no muy alto (ahora le calculo 1 metro y medio de estatura) por la ventana entraba un poco de la luz del foco del poste de la calle asi que pude ver que era calvo, con unos ojos diabólicos, una sonrisa igual macabra y no se si eran colmillos pequeños o dientes podridos, no tenía camisa pero si pantalón y un cinturón con una hebilla cuadrada, entró brincando y mirándome con esa cara diabólica riendo, no teníamos en ese entonces puertas de madera eran solo cortinas de tela entre las habitaciones, me dió mucho pánico y sentí que grité muy recio y a la vez ningún sonido salio de mi garganta, intente prender la luz que el apagador estaba arriba de mi cama mas arriba de mi cabeza tiraba manotazos a la pared intentando hayar el interruptor pero no podia localizarlo siendo que en otras ocasiones que había querido prender la luz fácilmente doy con el, no así esta ocasión que no lo encontraba, volteo al otro lado de la cama donde no llegaba a alumbrar el foco de la calle y veo otro ser era como un monje que sostenía un quinque (lampara de petróleo) encendido pero muy tenue, alumbraba sus garras y parte de su nariz tenía la capucha puesta y tenia la cabeza agachada, sentí que el corazón se me quería salir del pecho cuando por fin localice el apagador y encendí la luz, teníamos lámparas ahorradoras esas en forma de dona que prenden un instante se apagan un segundo y vuelven a prender ya definitivamente, bueno pues al dar el flashazo el foco ese ser ni el otro estaban, al apagarse un momento vi que seguia ahi el monje en la oscuridad y al prender definitivamente el foco no había nada, asi acostado vi que en mi pecho el corazón latía muy fuerte marcando sobre la piel claramente los latidos muy acelerado…

Ya no dormí esa noche y por muchas noches más no dormia sólo lo hacía en la tarde o en el dia incluso en la secundaria me quedaba dormido por tantas noches de insomnio, a nadie de mi familia le conté esto en las noches me regañaba mi madre de que tenía toda la noche el foco prendido pero no le conté nada solo a mi hermana le conté una vez muchos años después y ella si me creyó porque en su habitación que nos comunicaba una puerta también varias veces la espantaron y esa habitación ahora es de mi padre que también ha visto muchas cosas ahi…

Mucho antes de todo esto cuando se iban a construir esos cuartos como ampliación de la casa había ahi un bordo de tierra que mi papá se puso a emparejar para hacer los cimientos exactamente ahi encontró unos huesos que parecía un fémur y un trozo de mandíbula pero no se donde los tiró o los habrá enterrado de nuevo…
De eso ya varios años y aunque no me ha dado miedo como esa vez cuando algo pasa todavía se me pone la piel chinita de recordar ese día…

 


 

Les contaré algo que pasó hace tiempo más o menos 4 años…
En ese tiempo tenía un radio taxi por lo regular trabajaba en la tarde, noche y madrugada; en una ocasión me mandó la radioperadora a un servicio a Casasano la hora no la recuerdo bien pero fue a primeras horas de la madrugada, el joven que requirió el servicio me dijo lo llevara a la colonia Zapata, al pasar la Quinta Loriffe vemos que va caminando una mujer en la misma dirección que ibamos nosotros osea de Casasano a Cuautlixco por asi decirlo, mi pasajero me dijo “párate junto a ella hay que llevarla”, esta mujer se veía bien con vestido color café cortito a media pierna, pelo un poco mas abajo de los hombros…

Comentamos que tal vez era una chica que trabajaba en un bar que acabamos de pasar 2 cuadras atrás y que ya habría salido de trabajar, me detuve junto a ella quedando la mujer justo al lado de mi pasajero, yo solo la veía del pecho para abajo por que el toldo de mi carro no me dejaba verla del cuello para arriba esto al ir yo manejando, mi pasajero le habló ella volteo a verlo y al instante él me gritó “acelera!! Acelera!!”

Arranqué rápido alejándonos de esa mujer que yo pensé el la conocía y me habrá dicho que me alejara para que no tuviera ningún conflicto ya habíamos avanzado unas 3 o 4 cuadras cuando me pregunto “la viste? Viste su rostro?” A lo cual contesté que no le vi la cara, el me dijo “la tenía quemada hecha carbón y se le veía los huesos de la cara y no tenía ojos”, de momento pensé que estaba alucinando este amigo pero después al paso del tiempo 2 amigos en ocasiones distintas y por separado me platicaron algo similar, la primera fue que un amigo salió de una fiesta por ahí cerca y caminó rumbo a su casa el vive por atras del COBAEM 04, al llegar igual a la altura de la Quinta Loriffe vio a una mujer que iba caminando adelante igual que el rumbo a Casasano, se veía muy guapa de espaldas y el apresuró el paso para alcanzarla y hacerle plática, al llegar a ella y hablarle volteó y le vió igual la cara de calaca sin ojos, el espantado corrió lo más que pudo hasta llegar a la entrada de Casasano donde hay una vírgen de Guadalupe…

El otro amigo que vive unas cuadras mas para arriba de la Quinta Loriffe sin saber ambas historias me contó una vez que salió tarde de trabajar como a las 2 de la madrugada al dirigirse a su casa en bicicleta a esa misma altura vio a una mujer de vestido caminando, el cruzó la carretera para agarrar ya camino a su casa que solo perdio de vista un instante a la mujer en lo que cruzaba y ya no la volvió a ver, que no había rastro de ella ni lugar donde se pudo haber metido en en tan solo un instante, cabe decir que este amigo es adorador de la santa muerte… Bueno esto es lo que puedo platicarles por el momento, historias que supe de propia voz de sus protagonistas siendo yo uno de ellos…

6 pensamientos sobre “2 relatos Mexicanos de terror”

  1. muy buena, me dejo en misterio la primera historia cuando hablas sobre los huesos que se encontraron antes de construir esa casa, a si que pudiera ser un ser que anda vagando su pena por desenterrar sus huesos

  2. por cierto quisiera comentar algo fuera del tema, como suben sus historias, porque yo no puedo digamos relato mi historia en word luego copeo y pego, pongo mis datos correo etc. le doy enviar y después de cierto tiempo me dise tu historia fue enviada pero nunca la he visto publicada en esta pagina , alguien que me pueda ayudar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *